Granada CF

Víctor Díaz se convierte en el tercer jugador que alcanza los 50 partidos con el Granada

Víctor Díaz se convierte en el tercer jugador que alcanza los 50 partidos con el Granada
/LOF

El lateral completó medio centenar de partidos de Liga jugados como rojiblanco en el último duelo ante el Numancia

ANTONIO NAVARRO GRANADA

Es uno de los capitanes del equipo y uno de los fijos en todas las alineaciones de Diego Martínez. El lateral derecho Víctor Díaz pudo celebrar el pasado domingo que ya ha alcanzado la cifra de 50 partidos de Liga jugados con la camiseta del Granada, convirtiéndose así en el tercer jugador de la plantilla –tras Álex Martínez y Adrián Ramos– que consigue superar el medio centenar de partidos con el club.

Desde su llegada a la entidad en el verano de 2017, Víctor Díaz se ha ganado el respeto de sus compañeros y de sus rivales y el cariño de la afición rojiblanca. Fue intocable para Oltra –que lo alineó como titular en todos sus partidos al frente del Granada– y luego conservó su estatus de privilegio con Morilla, Portugal y ahora Diego Martínez.

El defensor hispalense se caracteriza por ser un futbolista disciplinado, solidario atrás y que no renuncia a ayudar en ataque, siendo uno de los jugadores que más centros de gol les brindó a los delanteros del pasado curso. Su comportamiento sobre el verde, habitualmente discreto pero efectivo, lo hace acaparar elogios por parte de sus técnicos, que ven en él a un futbolista que aporta tanto al equipo, que no merece ser apartado del once pese a que su principal competidor por el puesto, Quini, ha rendido a buen nivel en los partidos en los que ha sido necesaria su actuación.

Que Víctor Díaz es un seguro de vida lo refleja el hecho de que cuando el Granada necesitó un central en los primeros partidos de Liga de este curso Diego Martínez lo adaptó a esa posición y ofreció un rendimiento sobresaliente junto a Germán Sánchez. En la quinta jornada un recuperado José Antonio Martínez empezó a ser titular en su posición habitual, la de central, y Víctor Díaz regresó nuevamente a la banda derecha, siendo Quini el sacrificado en las alineaciones.

Uno de los mejores momentos como rojiblanco del jugador hispalense tuvo lugar en la séptima jornada, cuando en el minuto 28 del Reus-Granada se sacó de la chistera un misil tierra-aire que se convirtió en el 0-1 de su equipo, un trallazo desde fuera del área imparable para el guardameta Edgar Badía. Por contra, su principal lunar apareció en la décima jornada del campeonato, cuando llegó tarde a un balón dividido y realizó una entrada a destiempo a un jugador del Alcorcón, lo que le costó una expulsión que le impidió jugar el siguiente duelo. Esto motiva que lleve doce partidos de Liga disputados esta temporada y un total de 214 en las ocho campañas que acumula en la categoría de plata, donde también ha defendido las camisetas del Sevilla B, del Lugo, del Recreativo y del Leganés.

 

Fotos

Vídeos