Entrevista

Ike Uche tratará de convertir en silencio lo que un día fue euforia

Ike Uche tratará de convertir en silencio lo que un día fue euforia
RAMÓN L. PÉREZ

El ariete del Nástic fue autor en Granada de uno de los goles más bonitos, el que acabó con 35 años sin cantar un gol en Primera

FRAN RODRÍGUEZGRANADA

Cuando Ikechukwu Uche (Lagos, Nigeria 1984) nació hace más de 35 años, lo hizo lejos de Andalucía y de Granada. Mucho más aún de Ferrol, donde se hizo por primera vez un nombre en España. Sin embargo, la región más sureña de la península hispánica y él estaban destinados a encontrarse. Cuando nació en Lagos, Ike Uche no sabía que necesitaría del 'Decano' del fútbol español para brillar (fue pichichi con el Recreativo de Huelva) y que otro club andaluz, el Granada, necesitaría de él para devolver el rugido de Primera a unas gargantas enmudecidas por el paso del tiempo. Tanto como 35 años.

Ike Uche regresa a Granada con la elástica del Nástic de Tarragona. Lo hace además en una semana de una urgencia tremebunda, con los tarraconenses jugándose poco menos que el aire y ante una escuadra rojiblanca obligada a ganar para mantener sus aspiraciones de 'seguir arriba'. Nadie se atreve a hablar de luchas por el ascenso, aferrados a un 'pasito a pasito' tan acertado como efectivo. El delantero nigeriano, desde la lejanía, sí ve con muchas opciones de ascenso al Granada. «Están ahí arriba y lo han luchado a lo largo de toda la temporada. Aunque la categoría es muy difícil. No va a ser fácil de aquí al final, pero yo creo que sí tienen opciones».

Ya centrados en la extrema situación que atraviesa deportivamente el Nástic, Uche confiesa que «no es la situación que queremos, pero así es el fútbol. Tenemos que seguir trabajando y hacerlo bien el domingo». Tras llegar hace casi tres años, el ariete ha vivido temporadas muy distintas. «Estoy bien aquí. Cada año es diferente y esta temporada seguiremos luchando hasta el final. La clave está en minimizar los errores y no pensar más allá del partido del domingo. Esperemos que salga todo bien». El vestuario grana es consciente de lo difícil que es obtener algo positivo de Los Cármenes. «Sabemos la temporada que están haciendo, ahí arriba y tienen buenos futbolistas. No va a ser fácil con su afición, que siempre está apoyándoles», dice antes de apuntar que «iremos a lo nuestro, con mentalidad de sacar algo positivo. En esta categoría cualquiera puede ganar a cualquiera. Tenemos que estar bien en todas las líneas, ser sólidos porque ellos destacan de arriba a abajo y en la delantera tienen jugadores muy rápidos».

Destaca Uche el apoyo de una afición que no sabe bien cómo le recibirá. «Creo que será un recibimiento normal», explica antes de abrir el baúl de los recuerdos. «Sólo estuve un año, pero estoy muy satisfecho de haber pasado por el Granada, haber defendido a ese club. Es uno de los mejores de la categoría y lo están demostrando». No puede restar orgullo en su respuesta cuando se le pregunta por aquel testarazo ante el Villarreal, primer gol del Granada en Primera tras siete lustros en la oscuridad. «La verdad es que es un honor», explica el nigeriano, que aún no se ha planteado cómo reaccionaría si vuelve a anotar un tanto en Los Cármenes, esta vez defendiendo otros colores. «Es difícil. No lo había pensado, pero lo primero es salir concentrados para ganar».

Sí recuerda con entusiasmo los dos partidos de la pasada temporada, en la que los tarraconenses vencieron al Granada tanto en el Nou Estadi como a los pies de la Alhambra. Él participó activamente anotando dos goles en Cataluña. «En líneas generales hicimos dos grandes partidos, pero ahora estamos en el presente y allí no va a ser fácil para nosotros. Pero tampoco para ellos, los dos equipos necesitamos sumar, nosotros para salir de abajo».

Cuestionado por su relación con algunos excompañeros de su época nazarí, Uche recuerda a Fran Rico y al ahora delegado, Manuel Lucena. «Nos saludamos si nos vemos, allí me encontré con buena gente y disfruté mucho». Disfrutó, entre otras cosas, de ser el autor de un gol maravilloso. Algo que tardó 35 años en ocurrir. Uche se alzó sobre camisas amarillas, casi como sostenido por la historia, para rematar a la escuadra un centro preciso de Siqueira. Con ese tanto al Villarreal, el de Lagos arrancó la voz a una grada que no recordaba lo que era cantar un gol de Primera. Apenas consiguió anotar dos goles más, cifra escasa para el delantero del regreso a la élite, pero aquel consigue despertar aún hoy la alegría en el recuerdo del filipino y la honra en el nigeriano.

Sería más tarde en Castellón, ya en las filas del Villarreal, cuando Uche retomaría el buen arte de hacer goles (40 en tres temporadas) hasta que cruzó el charco para jugar en México. Tras un solo encuentro volvió a Andalucía, Málaga, donde no cuajó. Este domingo regresará a Los Cármenes, a aquel fondo del marcador donde entró en la historia, para tratar de cerrar el círculo y anotar ante la misma grada para, en esta ocasión, dejarla muda. El nigeriano es la mayor amenaza de un equipo que está falto de sus goles lejos de casa. Uche espera cumplir la 'Ley del ex' .

PINCHE AQUÍ PARA CONSEGUIR ENTRADAS PARA EL GRANADA-NÁSTIC A BUEN PRECIO.