Granada CF

Dos tropiezos rojiblancos con el mismo Nástic

Alberto Martín, durante el Nástic-Granada del pasado año. /LOF
Alberto Martín, durante el Nástic-Granada del pasado año. / LOF

El Rayo Vallecano, ahora en Primera, también ganó al Granada en casa y fuera | Los más destacados del equipo catalán fueron dos ex, Uche en Cataluña y Dimitrievski en el partido de Los Cármenes. En ambos faltó Montoro

FRAN RODRÍGUEZGRANADA

En la vida y en el fútbol se dan en ocasiones las mismas circunstancias y, por ende, valen los mismos dichos. Que el hombre, como especie, tropiece varias veces en la misma piedra es tan palpable como que hay ciertos equipos que tienen tomada la medida a otros. Es lo que ocurrió en los últimos Nástic-Granada y Granada-Nástic, cuando el equipo nazarí fue incapaz de sumar un punto de los seis que la temporada puso sobre el tapete para granas y rojiblancos.

Este negativo dato deja al Nástic como el único equipo de la actual categoría de plata que venció el año pasado sus dos encuentros ante el Granada. También lo consiguió el Rayo Vallecano, que ya no milita en la segunda liga del fútbol español. Ante los demás conjuntos hubo un toma y daca constante en los duelos directos de los nazaríes. Estuvo cerca el Sevilla Atlético de Pozo y San Emeterio de obtener seis de seis ante los de rojiblanco horizontal, pero el empate en la Ciudad Deportiva José Ramón Cisneros lo echó por tierra.

Ante el cuadro catalán hubo sorpresa en ambos partidos. En el primero, algo menos por el clima socio político en el que se llevó a cabo el encuentro y por la condición de local de los de Tarragona. El equipo de Oltra no supo meterse en el encuentro, que se disputó entre semana, y sufrió el dominio de los locales. El marcador se desniveló pronto, con dos goles en apenas cinco minutos. En las dos ocasiones, el autor de los tantos fue Ikechukwu Uche. El nigeriano que anotará el gol del regreso granadino a Primera actúo en esta ocasión como verdugo, haciendo más negra aún si cabe la noche a Saunier, Menosse y el meta, Javi Varas.

Puertas, actual pichichi del Granada, obtuvo la titularidad en el Nou Estadi, al igual que Pierre Kunde, pero ninguno la aprovechó para cambiar radicalmente un estatus algo anclado al banquillo, si bien el camerunés lo haría más tarde. A pesar de la impotente sensación que quedó tras la derrota en el bando filipino, cabe destacar que el pinchazo en Tarragona fue la única mancha en una serie de siete partidos de la que se ganaron seis (tres antes del partido en Cataluña y tres a posteriori). Sin embargo, el encuentro sí que adelantaría algunos de los problemas con los que tuvo que lidiar fuera de casa el Granada en una temporada que acabó en decepción mayúscula al no alcanzar siquiera el 'play off' de ascenso a Primera.

En la vuelta el escenario ya era distinto. Los nervios habían crecido tras la derrota en Lugo y una victoria en Los Cármenes ante el Nástic se antojaba necesaria y balsámica. En esta ocasión no fue Uche el que acaparó los focos en la derrota del Granada, sino otro ex. El macedonio Stole Dimitrievski se confirmó como uno de los mejores guardametas de Segunda con un clínic en Los Cármenes, aquel campo en el que defendía cada dos domingos la camiseta del Granada B. El portero detuvo cualquier ocasión de peligro de los locales y se mostró muy seguro por arriba cuando los rojiblancos ejercieron el asedio más atosigante sobre el Nástic. Machís, para colmo de males, erró el penalti que habría significado un empate insuficiente. Con la dolorosa derrota en la maleta, los de Oltra viajaron a Oviedo, donde se volvió a perder y se destituyó al técnico valenciano.

La pieza que faltaba

El mediocentro valenciano fue el único de los titulares con Oltra que no jugó ni en el Nou Estadi, ni en el feudo rojiblanco. En la primera vuelta se quedó en el banquillo, mientras que en la segunda no fue parte de la convocatoria. Curiosamente, su participación está en duda de nuevo ante el Nástic por su maltrecho tobillo. Mal haría el Granada en confiarse ante el colista, pues La Liga 1|2|3 siempre guarda sorpresas, giros de guión, como aquel segundo tropiezo ante una piedra grana.

 

Fotos

Vídeos