Árbitro

Tres expulsiones con Díaz de Mera como árbitro y sólo un triunfo en cinco partidos

Tres expulsiones con Díaz de Mera como árbitro y sólo un triunfo en cinco partidos
J. M. B.

El curso pasado dirigió las derrotas con el Sevilla Atlético y Sporting, el empate en Reus y la victoria con el Tenerife en la que echó a Sergio Peña por perder tiempo

RAFAEL LAMELAS

Isidro Díaz de Mera Escuderos, árbitro castellano-manchego que dirigió el partido Alcorcón-Granada, ha generado una gran controversia en el entorno rojiblanco. Entre la propia plantilla del equipo hubo varios mensajes que criticaron la labor del colegiado a través de sus redes sociales personales. «¡Ante esto no podemos hacer nada! Solo estar orgulloso de pertenecer a este equipazo», aportó Álex Martínez, autor del penalti que propició el tanto del triunfo alfarero. «Solo nos queda seguir trabajando y preparar el siguiente partido con nuestra afición», se resignó Vadillo, ilustrando su mensaje con la acción en la que Eddy Silvestre le toda por detrás y le derriba, en la falta no pitada que acabó con el pisotón del exrojiblanco en la barriga del gaditano.

Los que hablaron para la televisión, como Germán, y los que pasaron por zona mixta, caso de Quini, reiteraron sus quejas por las decisiones claves de Díaz de Mera. Seguramente el grupo tiene razón en la tacada de Eddy, aunque no queda claro si el árbitro pudo apreciar bien la acción. Menos discutible es la expulsión de Víctor Díaz, por más que el lateral lamente su resbalón. Entra a destiempo, con la plantilla por delante, a una altura peligrosa, con Nono ya orientado hacia otro lado y el balón lejos. De la misma manera, aunque Álex Martínez tiene motivos de cabreo por el empujón previo de Casadesús en la secuencia del penalti, nada justifica que extendiera su brazo y que tocara el balón con la mano. Si quería evidencia la carga, debió dejarse caer.

Varios manotazos en la cara a Germán y Martínez aumentaron los motivos de lamento nazarí. Y es que no han tenido mucha suerte con Díaz de Mera como colegiado. Tres expulsiones y sólo una victoria en cinco partidos con él como juez reflejan una trayectoria poco propicia, con alguna polémica más.

Fue testigo, la campaña pasada, de aquella derrota en casa ante el Sevilla Atlético (2-1), en la que expulsó a Montoro por una entrada por detrás con los tacos sobre Carmona. Ahí acertó.

También estuvo en el 0-0 de Reus. Fue un encuentro tosco, sin fallos gruesos de interpretación, si bien escamoteó una posible falta sobre Ramos que casi convierte Lekic en gol. No tuvo mucho más.

Más lío tuvo en el único triunfo del Granada con él. Fue aquel en el que interpretó que Sergio Peña perdía el tiempo durante su sustitución, cuando los rojiblancos vencían por 1-0 al Tenerife. Díaz de Mera fue tiquismiquis y le enseñó una amarilla. Era la segunda y lo expulsó. Aun sufriendo en inferioridad, los nazaríes ganaron.

En la segunda vuelta le tocó el Sporting-Granada. Tuvo una negligencia en el segundo tanto local. No señaló falta en un avance nazarí y, acto seguido, concedió un córner a Jony ante Víctor Díaz, cuando el extremo había sido el último en tocar. Barba empujó a Chico Flores justo antes de cabecear a gol. Otro empujón, el de Casadesús con Álex, acarreó el penalti este sábado. En El Molinón se complicó llegar a la jornada final con opciones remotas de 'play off'. En Alcorcón, la pugna por el liderato. Allí estaba Díaz de Mera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos