Granada CF

La traba de fichar 'suplentes'

Los jugadores del Granada celebran la victoria ante el Oviedo/Pepe Marín
Los jugadores del Granada celebran la victoria ante el Oviedo / Pepe Marín

El Granada no ve fácil mejorar el once tipo y esto dificulta su poder de atracción pese a ser líder | La previsión es completar la plantilla con dos llegadas, pero dependerá de lo que se ponga a tiro al final

Rafael Lamelas
RAFAEL LAMELASGranada

A falta de una jornada por disputarse, el Granada tiene grandes posibilidades de acabar 2018 como líder de Segunda división. Ganando en Tenerife lo aseguraría, mientras que con un empate o una derrota tendría que esperar a lo que hagan Deportivo y Málaga. Llegar en esa posición privilegiada le daría una aureola de atracción de cara al periodo de fichajes de invierno, que se abre el 1 de enero. Hay un sentir mayoritario en el ambiente de que reforzar la plantilla es necesario para completar el grupo y tener opciones suficientes en caso de que aparezcan problemas físicos o sanciones durante la segunda vuelta. Sin embargo, el proceso no es fácil porque el club acude al mercado sin la necesidad de cubrir una plaza de titular. En el análisis, los dirigentes opinan que es complicado mejorar a los componentes del once tipo que maneja Diego Martínez. Salvo en ese puesto abierto en la mediapunta, que se suelen repartir Antonio Puertas y Fede Vico, las otras diez demarcaciones han tenido estabilidad mientras ha habido salud. En la propuesta marco sólo ha entrado Quini en el lateral izquierdo desde la lesión de Álex Martínez en La Rosaleda.

La convalecencia del sevillano despertó la impresión de que tendría que venir un futbolista para este flanco, al coincidir con la baja de la otra opción natural, Adri Castellano. Pero Quini ha aprobado en estas dos últimas citas, ante el Nástic y el Oviedo. No se proyecta con el mismo acierto en ataque que el habitual, pero ha actuado con corrección atrás, sin complicarse la vida. Adri ha de estar con el grupo tras las vacaciones navideñas, aunque necesite una puesta a punto para ser alternativa. Carlos Neva, del filial, sigue en la antesala. El balance en la cúpula de mando es que quizás sea más interesante traer un central que un lateral. La cuestión es que Germán y Martínez parecen inamovibles, por lo que tendría que asumir un papel secundario al menos inicialmente. La posible salida de Pablo Vázquez podría inclinar esta búsqueda.

El Granada ha observado perfiles para su retaguardia, aunque de momento no ha habido un movimiento rotundo que le decante por algún nombre de los que tiene sobre la mesa. Los que seleccionan prevén no incorporar a alguien sin estar seguros de que vendrá a sumar no sólo en lo deportivo, sino también en lo humano. El criterio de no romper el grupo actual y su competitividad interna prevalece sobre todo lo demás. La aparente normalización en el Reus podría alejar la salida de futbolistas como Catena, que era del agrado de la cúpula.

Revulsivos en ataque

Es en la vanguardia donde está puesto el otro ojo de los observadores. Aunque una de las claves del rendimiento rojiblanco es el pique sano entre los que actúan de mediocampo en adelante, más pronto que tarde puede haber mermas si alguien sufre algún contratiempo que le mande a la enfermería. También está lo de Pozo, que ha empezado a entrar en los planes de España sub 21 y esto afectaría a distintos momentos del calendario, con especial incidencia en el tramo final del curso, sobre todo en el caso de disputar la fase de ascenso.

En los dos últimos partidos, Fede Vico y Rodri han ejercido de revulsivos, con Juancho en el banquillo como última bala. En esta rotación podrían entrar dos de los futbolistas que más gustan a la dirección deportiva y que entran dentro de su lista de intereses. Por un lado, Dani Ojeda, extremo del Leganés que venía de no jugar últimamente, pero que sí lo hizo en la segunda parte de su partido ante el Celta de Vigo en Balaídos el pasado viernes. Por otro, Borja Lasso, que sigue sin entrar en los planes de Pablo Machín en el Sevilla, aunque tendrá que resolver su situación contractual primero, al acabar su vínculo con los hispalenses en junio de 2019. Otro futbolista que respondería al rol de atacante polivalente es Ivi. El madrileño, cedido en el Valladolid por el Levante, apenas cuenta en Liga para Sergio González, pero de momento los pucelanos insisten en su continuidad.

A pesar de la evidente dependencia que el Granada tiene de Ángel Montoro en el centro del campo, tampoco parece muy factible que los rojiblancos busquen un sustituto parecido. Si aterrizara Borja Lasso, en un momento podría adaptarse a este papel para el que los nazaríes manejan otros pivotes en nómina, como Nico Aguirre, Alberto Martín o José González, aunque ninguno tenga la portentosa capacidad de distribución del valenciano. Enero tiene que ser el mes clave para comprobar si Fran Rico se puede sumar a la dinámica tras varios meses entrenando en solitario para chequear el estado de su rodilla. Una articulación que todavía le molesta, aunque esto ya era normal en el pasado. El gallego se acostumbró a jugar con un punto de dolor que jamás se disipó y sueña con volver a competir en 2019. Recuperando un ritmo adecuado, sí podría ser ese desahogo perfecto para Montoro. De ahí que en el Granada se mantenga la apuesta por los volantes actuales a la espera de que el de Portonovo esté listo.

Uno atrás, otro delante. Con cierta polivalencia ambos, sin ningún tinte tóxico que enturbie al vestuario, con ánimo de sumar y competir frente a compañeros que ahora mismo tienen la confianza total del míster. Perfiles nada sencillos de hallar, más allá de la inversión económica con la que se les quiera seducir. Ahí está la habilidad en los despachos. No serán muchos, pero sí parece que selectos.

 

Fotos

Vídeos