La crónica

Una tediosa visita que deja un punto

Antonio Puertas, que tuvo la ocasión más clara para los granadinos, pelea por el balón en un centro./JOSÉ MIGUEL BALDOMERO
Antonio Puertas, que tuvo la ocasión más clara para los granadinos, pelea por el balón en un centro. / JOSÉ MIGUEL BALDOMERO

Empate sin goles del Granada en su salida al Martínez Valero en un partido de ritmo cansino y sin apenas opciones de gol

Rafael Lamelas
RAFAEL LAMELASEnviado especial a Elche

Habrá que recordar al ínclito Joaquín Caparrós cuando decía aquello de que un punto es la hostia fuera de casa para dar por buena la tediosa visita del Granada a Elche en el debut liguero. Un punto acerca a los 50, la frontera imaginaria de la salvación en Segunda, el objetivo inicial de todos y por ahora el más ajustado a los rigores de esta nueva versión de los rojiblancos aún por engrasar y sin apenas purpurina. En una tarde soporífera, con un césped maltrecho y algunas fases con ritmo de perro pachón, los de Diego Martínez amarraron un empate que pudieron mejorar si Puertas llega a tener más tino en dos lances, uno en cada parte, y que se les pudo escapar en el tramo final si los briosos ilicitanos sacan petróleo de algunas acometidas directas o a balón parado. El veteranísimo Nino no hizo sonar la sirena de milagro.

Es pronto para calificar a este Granada que tiene bastantes caras nuevas y que aún le quedan fichajes por hacer. Desde luego, en principio hay que descolgarle cualquier cartel de favorito al salto de categoría. Por ahora es un conjunto en formación, bastante aplicado en defensa, sin fallos groseros, subsanando alguna pifia en la salida del balón. Con un ramillete de futbolistas en ataque a los que les falta acoplamiento, pero que son capaces de dar algún susto si mejoran su entendimiento, aunque no marcan todavía esa diferencia que distingue a las escuadras peleonas de las que se cargan de optimismo. Este equipo necesita invocar al gol, bien preciado que ha costado encontrar durante la preparación veraniega, y lo malo es que Adrián Ramos sigue sin estar. No ha tenido percances lesivos esta pretemporada, su mente parece despejada de pájaros que le canten por una huida a otros lugares, pero sus piernas siguen sin responder. Se resbala, llega tarde por décimas y los zagueros le derrotan en los forcejeos. Su paisano Neider debió alucinar con el bajonazo actual del colombiano. Nunca se caracterizó por su arrojo y sin un gran abastecimiento apenas se busca las habichuelas en el remate, su mejor suerte. Mucho ha de mejorar para postularse al trono de los mejores delanteros del campeonato. Tendrá que poner muchísimo de su parte. Debe de transformarse. De la mejora arriba queda pendiente que el sufrimiento se perpetúe o que la esperanza de cotas mayores aparezca.

0 Elche CF

José Juan; Tekio, Gonzalo Verdú, Neyder Lozano, Manu; Xavi Torres (Chuca, m. 73), Josan (Nino, m. 64), Javi Flores, Gonzalo Villar, Iván Sánchez y Sory Kaba (Benja, m. 64).

0 Granada CF

Rui Silva; Quini, Víctor Díaz, Germán Sánchez, Álex Martínez; Nico Aguirre (Alberto Martín, m. 62), Ángel Montoro, Antonio Puertas, Vadillo; Fede Vico (José Antonio González, m. 78); y Adrián Ramos (Rodri, m. 60)

árbitro
Santiago Varón Aceitón (comité balear). Amonestó a los locales Gonzalo Villar (m. 40) y Gonzalo Villar (m. 76); y a los visitante Nico Aguirre (m. 18), Quini (m. 81) y Álex Martínez (m. 92).
incidencias
Partido correspondiente a la jornada 1 de LaLiga 1|2|3, disputado en el estadio Martínez Valero, ante 11025 espectadores.
Desplazamiento
Unos 350 rojiblancos se movilizaron para acudir al encuentro. Muchos de ellos en el viaje organizador por el 'G19'.
Viajeros
Miembros de la peña del Granada en Barcelona aprovecharon para bajar hasta tierras ilicitanas.
Directiva
El consejero Pepe Macanás, el director general Antonio Fernández Monterrubio estuvieron en el palco.

La lista rojiblanca cobijaba a cinco futbolistas que jugaron en el filial la temporada pasada pero al final ninguno fue titular. Quien tenía todos los visos, Pablo Vázquez, se quedó también en el banquillo. A Diego Martínez quizás le preocupó su inexperiencia, pues sólo tuvo algunos minutos de vuelo profesional en Segunda durante su cesión en el Alcorcón en la segunda vuelta del ejercicio pasado, o tal vez el celo del entrenador vino por la incidencia en el juego ofensivo de los ilicitanos de Sory Kaba, un auténtico incordio que se las hizo pasar canutas a Germán Sánchez. El caso es que se decantó por Víctor Díaz como central, que cuajó un partido notable, entonado en la protección y con apenas un error de pase que luego se subsanó. Quini se desenvolvió por el lateral y llegó a la vanguardia con frecuencia, aunque le costó meter centros en condiciones.

Por lo demás, el Granada se desplegó con lo previsto. Dos mediocentros, con Aguirre desatascando tuberías y dando algunos martillazos a destiempo que casi le llevan a cometer un penalti dejando el brazo en la cara de Javi Flores y que le supuso una amarilla temprana al cazar a Josan en una arrancada en la media que iba aumentando su peligro por momentos. El argentino es un tipo duro que no arruga el gesto cuando tiene que buscar una solución agresiva. De depósito anda justo pero esto variará con el paso de las jornadas.

Montoro se quedó de delineante, trazando puentes hacia los costados, con los tres mediapuntas en constante intercambio de posiciones, el sello coral con el que este equipo quiere hacer olvidar algunas individuales pasadas, con la alargada sombra de Machís extendiéndose en el horizonte. Vadillo, Fede Vico y Puertas actuaron de nómadas y jamás reposaron más de lo necesario en un sector. De perfiles intrépidos aunque a veces atolondrados, los tres intentaron contribuir al ataque, pero les faltó garbo al serpentear entre los enemigos. Vadillo penetró mejor, Vico intentó asociarse, pero les queda tiempo para comprenderse. Puertas puso todo de su parte, sabe que tiene unas semanas jugosas para no bajarse de la titularidad y aunque fue el que estuvo más cerca de marcar, también se le observó mayor falta de confianza en sus débiles finalizaciones. Si consigue salir de la sequía puede que resurja de la nebulosa en la que cayó el año pasado y que todavía le envuelve parte de la mente.

Sory, el punta del Elche, va a dar mucha guerra en Segunda, categoría que le viene que ni pintada. Sus compañeros le buscan entre las nubes. Él salta como nadie y pelea como pocos. Con algo de calma en los disparos empezará a apuntar muescas en el revólver. Vivo ante el error ajeno, aprovechó alguna pifia de Germán en la salida para atronar ante Rui Silva. Salió indemne el meta luso, firme durante todo el choque, con alguna duda en esféricos cruzados, pero con su primera puerta a cero adornando su pared.

En la otra meta anduvo José Juan, protagonista del primer ascenso del Granada en la secuencia con Quique Pina de presidente y testigo del segundo precisamente en Elche. Siguiendo los dictados del mítico Palop, el gallego baja un kilo de peso cada campaña y se mantiene con capacidad para seguir trabajando de lo que más le gusta. Sacó un balón peligrosísimo a lanzamiento de Álex Martínez en la primera mitad y luego se anticipó en cada córner que intentó cabecear el conjunto nazarí.

Al Granada se le hizo largo cada acto, que enfocó mal en sus conclusiones. Al Elche no le faltó valentía pero sí calidad diferencial, a pesar de que Josan y Javi Flores generaron inestabilidad. Sin embargo, fue Puertas quien marró una opción estupenda en un contragolpe que capitalizó. Vadillo centró, Ramos dejó el esférico atrás y el almeriense no fue capaz de chutar de lleno. Sory deparó el último susto antes del descanso en un fallo de Germán que solventó Rui Silva sin despeinarse.

Ramos siguió en clara decadencia tras el descanso y les sustituyó Rodri, que se ofreció más entre líneas. Alberto Martín también generó criterio reemplazando a Aguirre, armando un 4-3-3 solvente por los costados, con Vadillo incisivo.

Pacheta quiso avivar el fuego de los suyos con el ingreso de Nino y Benja. Más madera para atacar en tromba. Sin embargo, fueron los rojiblancos quienes perdonaron en una intervención entre Vadillo, Quini y Rodri, que retrasó para que Puertas disparara mal con el interior del pie. El esférico le traicionó. Debutó José González y casi disfruta del estreno soñado con un gol, pero su tiro lo expulsó José Juan. A base de faltas a la olla el Elche acarició el triunfo. El canterano rojiblanco taponó una buena acción rechazada de Nino.

El punto volvió en el autobús para Granada, con un equipo que presumió de esmoquin en su día, pero que ahora luce un mono de trabajo. Veremos hasta dónde lleva la humildad y la faena.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos