Granada CF

Un sistema defensivo eficiente basado en la solidaridad colectiva

Once que jugó de inicio ante el Nástic/LOF
Once que jugó de inicio ante el Nástic / LOF

Jugadores como Vadillo o Pozo, poco habituados a las labores de contención, se están entregando al máximo por la causa del grupo

Camilo Álvarez
CAMILO ÁLVAREZGranada

Para quien viera el partido del pasado sábado entre el Nástic de Tarragona y el Granada quizá pensaría que jugadores como Vadillo, Puertas o Adrián Ramos estuvieron por debajo de su nivel. Se podría haber incluido a Pozo si no fuera porque marcó el gol de la victoria. Los cuatro, con el refuerzo en la segunda parte de Fede Vico, estaban llamados a marcar las diferencias. A ser protagonistas. Pero en el Nou Estadio, como una semana antes había ocurrido en Málaga, tocaba jugar a otra cosa. Ambos partidos se resolvieron por marcadores apretados en partidos de muy pocas ocasiones. Era imprescindible la eficacia para asestar el golpe de gracia y la concentración defensiva para que no se escapara la victoria.

Que el Granada sea el segundo equipo menos goleado de la categoría (igualado con el Dépor), con 12 tantos en 17 partidos, tan solo superado por el Alcorcón (9), no es casualidad. En este aspecto influyen muchos factores, entre ellos el gran momento de su portero, Rui Silva, que en cada partido suele tener al menos una intervención de mucho mérito. También la compenetración de una defensa en la que Víctor Díaz, Germán, Martínez y Álex Martínez conforman una línea de cuatro que se recita de memoria y que rinde siempre. El lateral izquierdo se ha caído del esquema por causas de fuerza mayor pero Quini se ha acoplado al carril zurdo a la perfección sin que nadie pueda apenas notar que es diestro.

San Emeterio ejerce de dique de contención para filtrar su paso fronterizo apoyado por Montoro, que no rehuye las tareas defensivas. No acaba aquí la cosa, el frente de ataque se solidariza en este trabajo menos agradecido sin reparos. Ver a Pozo acabando algunos partidos, como el de Tarragona, de lateral ya no es algo que sorprenda. Si por algo se ha ganado un puesto en el 'once' es porque aporta en todos los campos. Igual que Vadillo, que también se vacía en defensa. O Ramos, quien además de ser el primero en activar el sistema de presión, es un enorme activo en la defensa de acciones a balón parado y parece tener un imán instalado en su cabeza para atraer la pelota y despejarla de su área.

De los 17 partidos disputados hasta la fecha, el Granada ha conseguido acabar ocho sin encajar un solo gol. Esa es, sin duda, una de las claves para sumar a estas alturas diez victorias, cuatro empates y sólo tres derrotas.

Dinámicas

Casi todos los exponentes defensivos de la actual plantilla pertenecen al curso anterior, aunque algunos de ellos, como Rui Silva o Germán, no eran titulares y tuvieron pocas oportunidades de reivindicarse. De fuera llegaron este verano dos elementos que se han insertado a la perfección: Martínez y San Emeterio. Ambos llegaron de equipos descendidos (Barça B y Sevilla Atlético) que encajaron muchos goles. Nadie lo diría.

 

Fotos

Vídeos