Granada CF

«En Segunda si no eres un equipo por encima de las individualidades lo vas a pasar mal»

Vadillo está acostumbrado a pelear por conseguir sus objetivos, así que el lema del club lo trae interiorizado/Pepe Marín
Vadillo está acostumbrado a pelear por conseguir sus objetivos, así que el lema del club lo trae interiorizado / Pepe Marín

El gaditano asegura que la clave del éxito está en «disfrutar» de la categoría sin dejarte llevar por la presión del objetivo constantemente

Camilo Álvarez
CAMILO ÁLVAREZGranada

Tras el entrenamiento, Álvaro Vadillo (Puerto Real, Cádiz, 1996) estuvo durante más de una hora tratándose con el fisioterapeuta en las instalaciones interiores del Granada. Un fuerte vendaje en su tobillo derecho daba fe de ello. El esguince que sufrió en Extremadura sigue sin estar recuperado. No hizo falta que se infiltrara para jugar ante el Rayo Majadahonda, con el vendaje es suficiente. Estará, si no surgen complicaciones, en La Coruña, donde espera mantener el gran nivel exhibido hasta ahora en Granada. Con su complicado historial de lesiones, sólo le pide a la temporada salud, del resto ya se encarga él.

Una buena semana tras los últimos resultados...

–Muy contento con la victoria y con los resultados, quitando el de Copa, con tres victorias consecutivas en Liga. Así se afronta mucho mejor la semana, mucho más tranquilos, y sobre todo con mucha más confianza.

¿Cuál está siendo la clave del éxito hasta la fecha?

–El míster insiste en que, sobre todo, debemos ser un equipo por encima de las individualidades. Esa es una de las claves. Se está demostrando en el campo que somos un equipo solidario y que vamos todos a una. Por ahora nos está dando resultado.

¿Cómo es el trato personal de Diego Martínez con los jugadores?

–El trato con los jugadores, tanto con los que venimos participando más, con los que juegan menos, es muy cercano, muy pendiente, muy cariñoso. Cuando tiene que ser exigente, lo es y mucho, pero se está mostrando muy cercano con todos.

¿Y su forma de trabajar?

–Está enfocado a ser un equipo, con lo que eso significa. Ser compactos, solidarios en el campo. En Segunda división si no eres un equipo por encima de las individualidades lo vas a pasar muy mal. Ese es el camino en el que estamos.

El Granada se está mostrando muy fuerte pero Riazor es ya una plaza de primer nivel.

–Está claro que el Dépor es uno de los favoritos a todo. Viene de Primera división, ha hecho un proyecto con muy buenos jugadores, pero nosotros sabemos cuáles son nuestras virtudes, vamos a La Coruña a conseguir los tres puntos.

Usted, que llega tras conseguir un ascenso a Primera, sabe cuál es el camino hacia el éxito...

–Si tuviera que destacar algo que hicimos el año pasado fue el objetivo de disfrutar el camino. Disfrutar la competición, el próximo entrenamiento, el próximo partido. Eso se veía en el campo. El Huesca era un equipo que disfrutaba, nos divertíamos muchísimo en el campo, y eso se notaba. Fue fundamental.

Lo que quedó claro es que un ascenso no depende tanto de los recursos económicos.

–Ya lo demostramos nosotros en el Huesca el año pasado. También en su día el Girona, el Leganés, el Eibar... Presupuestos bajos pero teniendo las cosas claras, siendo, aunque suene repetitivo, un equipo por encima de todo, y disfrutar del camino sin ponerte ninguna presión.

En Granada pasó todo lo contrario la temporada pasada y esta el único objetivo es el siguiente partido.

–Creo que hacemos bien. El equipo que baja de Primera división tiene la presión de ascender cuanto antes. Yo he vivido dos ascensos, uno con el Betis y el último con el Huesca. Con los dos lo conseguimos pero la presión que tenía en el Betis hizo que no lo disfrutara tanto como lo hice en Huesca.

¿A quién ve más fuerte en la categoría en este inicio de Liga?

–Aparte de nosotros, que estamos teniendo un buen arranque, el Málaga solo ha conseguido victorias, Las Palmas tiene muy buen equipo... Sólo llevamos cinco jornadas; el año pasado a estas alturas el Huesca llevaba cinco puntos y acabó logrando el ascenso directo. Esto acaba de empezar, la clasificación es anecdótica porque queda muchísimo todavía.

Cuando surge la posibilidad de venir al Granada, ¿habla con algún antiguo compañero que está en el club para que le asesorara?

–Hablé con Álex Martínez –con el que coincidí en el Betis– sobre todo. Me habló maravillas de la ciudad, del club, de todo en general. Tuve varias propuestas de equipos de Segunda división pero me decanté por el Granada porque creía que era la mejor.

¿Fue una decepción conseguir el ascenso con el Huesca y que no contarán con usted para Primera división?

–Sinceramente sí, porque estuve allí dos años, que coincidieron con los dos mejores años de su historia tras el ascenso, pero esto es fútbol. No se me dio el premio de continuar, decidieron así y busqué la mejor opción, que fue la del Granada.

La charla con Varela

Debutó en Primera en Los Cármenes con 16 años. Quién le iba a decir que unos años después jugaría como local en este estadio.

–El otro día justamente lo estuve hablando con Varela, que ahora está en el Rayo Majadahonda, que es de aquí –de Atarfe– y con el que coincidí en el Betis. ¿Quién me iba a decir a mí cuando debuté aquí que estaría ahora disfrutando en Granada? En los dos meses que llevo aquí estoy muy contento.

En muy poco tiempo se ha ganado el cariño de la afición.

–Sí, pero soy consciente de que cómo es la afición andaluza en general (risas). Estamos haciendo las cosas bien, el equipo al completo e individualmente me están saliendo las cosas bien. Estoy muy a gusto fuera del campo y eso se ve reflejado dentro. Pero tengo los pies en el suelo porque muy probablemente vengan rachas malas y tengo que estar igual de concentrado y enfocado en el objetivo.

Su carrera comenzó muy pronto con expectativas muy altas, pero aparecieron lesiones graves que la frenaron...

–Ciertas lesiones, pero también, a toro pasado y aunque parezca ventajista ahora, era muy joven, la inmadurez, todo se me vino un poco encima. Y dos lesiones de gravedad que cortaron mi trayectoria. Ahora pensar en eso es una tontería. En su día lo asumí, analicé qué hice mal en esos años para corregirlo y creo que me están dando frutos ahora.

¿Cómo recuerda aquella primera lesión en el Bernabéu con Sergio Ramos?

–El balón estaba ya fuera del campo, Sergio Ramos vino a chocar pero yo no me lo esperaba. Fue algo totalmente fortuito, no fue ni mucho menos intencionado, pero tuve la mala suerte de que me lesioné. La otra que tuve a día de hoy ni me acuerdo de ella. En su día fue difícil de asumir porque te corta la proyección. Pero también te ayuda muchísimo a valorar lo que es le fútbol, poder entrenar, disfrutar de cada entrenamiento. Me ha dado bastante experiencia pasar por eso.

¿Sufrir dos lesiones tan graves provoca cierta psicosis?

–Quizá al principio te da un poco de cosa. Pero soy una persona segura de sí misma, de que estoy haciendo bien las cosas, estoy fortaleciendo mi musculatura para que no vuelva a pasar. Estoy tranquilo.

¿Cuáles son sus metas a partir de ahora?

–Dada mi experiencia, es no lesionarme. Siempre comento en mi entorno que si la salud me respeta voy a hacer buen año. Es lo único que pido, tener buena salud. Estoy haciendo las cosas programadas en los entrenamientos con los fisios para que esté bien físicamente y así seguro que ofreceré un buen rendimiento.

Volver a Primera división siempre es un objetivo.

–El objetivo colectivo todos sabemos cuál es, que es la permanencia en la categoría, pero siempre con ambición.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos