Granada CF

Escapar de la incertidumbre

César de la Hoz, Juan Carlos Real y Álvaro Giménez celebran la consecución de un gol. /R. I.
César de la Hoz, Juan Carlos Real y Álvaro Giménez celebran la consecución de un gol. / R. I.

El Almería pretende no pasar por la angustia de las tres temporadas anteriores, en la que debió jugarse la permanencia en la última jornada. La plantilla ha cambiado bastante, se han reforzado todas las líneas y el joven técnico Fran Fernández continúa al frente del banquillo

JULIO PIÑEROGRANADA

El Almería pretende no vivir otro año más de incertidumbre para salvar la categoría. Estas tres temporada anteriores resultaron angustiosas y debió esperar casi hasta la última jornada para conocer su futuro. Todo ese sufrimiento tras el descenso que llegó en 2015 se da por bien aprendido y con la idea de atinar mejor llevó a cabo durante el pasado verano la configuración de una plantilla más compensada.

La confianza la mantuvo en Fran Fernández, un técnico joven y que tiró del barco cuando Lucas Alcaraz optó por no continuar en la pasada campaña. El entrenador almeriense fue capaz de salvar al equipo y reconducir una situación complicada. Por eso los dirigentes no quisieron buscar más lejos y decidieron que siguiera al frente del banquillo. A partir de ahí había que montar un equipo ajustado a su estilo.

La plantilla se ha confeccionado a su imagen y semejanza. Todas las líneas del campo se han reforzado, pese a que la entidad almeriense dispuso de un tope salarial más bajo que el año anterior. La mayoría de las incorporaciones han llegado a coste cero, pero a pesar de eso y a diferencia de otros años, muchos han sido adquiridos en propiedad. Con ese sentimiento de pertenencia se confía en que sea mayor el rendimiento.

Son muchos los cambios. Hasta quince fichajes se han dado y dieciséis jugadores se marcharon. Los que se han incorporado son en gran parte futbolistas jóvenes con proyección y con ganas de crecer en ese proyecto renovado. Jugadores como los centrocampista Aguza, César de la Hoz y Arzura, los extremos Corpas y Luis Rioja, el mediapunta Juan Carlos Real y el delantero Álvaro Giménez, forman parte del grupo de los que se han sumado para esta temporada.

Numerosas bajas

Las bajas fueron numerosas. Se adoptó casi un borrón y cuenta nueva para intentar cambiar la dinámica. Salieron Pozo, Fidel, Joaquín, Lass, Rubén Alcaraz, Juan Muñoz, Pervis Estupiñán, Sulayman Marreh, Verza, Soleri, Marco Motta, Mandi, Tino Costa, Morcillo, Hichan y Javi Álamo. Muchos de ellos fueron importantes, pero la idea era dar otro rumbo y se consideró que lo mejor era acometer cambios para formar un proyecto nuevo.

El objetivo vuelve a ser el mismo en principio para el conjunto almeriense. Conseguir una permanencia tranquila es la meta a alcanzar. Ese camino no será fácil, aunque la experiencia de estos tres últimos años puede servir para evitar errores parecidos y que le llevaron a meterse en una zona peligrosa durante mucho tiempo. La afición almeriense ya está curtida en todo eso y cuenta con capacidad de sufrimiento después de todo lo vivido hasta ahora. Nadie quiere pasarlo mal hasta el último momento, como ha ocurrido en los últimos tiempos. En ningún momento se habla de ascenso.

Por el momento el Almería va mejor. En diez jornadas ha logrado distanciarse de las posiciones que conducen a Segunda B y está más cerca de la zona de privilegio. Aún es pronto para saber en qué zona se va a mover más durante la temporada, pero los síntomas por ahora son buenos. Ha ganado ya cuatro partidos y muestra más capacidad de gol que en la campaña anterior. De todos modos, será necesario esperar un poco más para determinar su potencial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos