Granada-Córdoba

Sandoval: «No he sentido más vergüenza en toda mi vida»

Sandoval: «No he sentido más vergüenza en toda mi vida»
PEPE MARÍN

El entrenador cordobesista se presentó abatido en la sala de prensa de Los Cármenes y lamentó la poca actitud de sus jugadores

FRAN RODRÍGUEZ GRANADA

José Ramón Sandoval compareció después de que su equipo, el Córdoba, cayera derrotado en Los Cármenes con un resultado de 4-2. Al no puntuar, el equipo blanquiverde continuará cerrando la tabla de Segunda. El técnico fue más que claro con la situación que atraviesa su conjunto y pidió actitud, honor y orgullo a los suyos para revertirla.

Primera parte:

«He sentido vergüenza por primera vez como entrenador. Si la primera parte acaba 6-0 perdiendo no hay ningún problema. Nuestro portero ha sido el mejor del partido y eso lo dice todo. Había un equipo mejor y mayor, parecíamos benjamines. Nos ganaban en todo, en la carrera, disputas, paredes, segundas jugadas. Tener que hacer un cambio en el minuto 15 ó 20 ya dice mucho. En el descanso les dije que era para haber cambiado a los once, pero no se puede hacer. Los jugadores tienen una penitencia que tras el descanso se ha visto, pero es que no me sirve. Tenemos que dar un golpe en la mesa y defender el escudo con honor y dignidad. Esta semana previa saqué pecho por lo que vi en los entrenamientos . No lo entiendo. Lo hablamos, que íbamos colistas y de no hacerlo por nosotros, sino por nuestras familias. Hay que asumir responsabilidades, y yo el primero que soy el máximo responsable. Pero no podemos arrastrar el escudo»

- Regreso a Granada:

«Venir a una de mis casas futbolísticas y tener a esta carta de presentacion... Me voy humillado. Aquí -en su etapa en Granada- se vio que perdíamos pero defendíamos el escudo. Podemos poner muchas excusas, el sistema, los cambios o el presupuesto, pero cuando rueda el balón y estamos once para once, el orgullo está por encima de todo. No puede ser que le diéramos el balón y ni siquiera intentáramos ir detrás de ellos. Espero que esto sea un antes y un después porque me siento muy dolido»

- Falta de actitud y de fe:

«En Granada saben que lo imposoble lo hago posible y quiero transmitírselo a mis jugadores, pero basta ya. Ya han participado todos los jugadores de la plantilla, incluso el portero del juvenil. Este era nuestra segundo once más completo, ya que la semana pasada estuvimos muy bien. Teníamos fe en ganar este partido, sabíamos los puntos débiles del Granada, pero es que no hemos dado dos pases. Esto es muy grave, el fútbol es un deporte de equipo y todos tenemos que estar ahí y no mirar hacia el lado cuando un compañero falla. A Carlos -Abad- le ha llegado una avalancha de ocasiones y veía a los compañeros descolgados. Si yo llego a ser Carlos, salgo en las noticias. Esto es una crítica para todos, empezando por mí y hasta el que se ha quedado en Córdoba. Es cosa de todos, porque si entrenamos con intensidad hay que jugar igual. Y casi hacemos ¡uy! Qué engaño de partido si hubiéramos empatado, nos llevaríamos un punto y nos engañaríamos a nosotros mismos. Hay que analizar y decirle a la gente las cosas bien claras»

«Tengo que defender el escudo como sea. Venimos de salvar al equipo con dignidad y fe, luchando hasta el último minuto cada balón. Me daba envidia ver al Granada con 3-1, yendo con todo y compitiendo el balón para que no lo sacaramos el jugado. Eso es el fútbol. Déjate de fe, porque tenemos que hacer eso. Mirarnos el ombligo y saber que al fútbol se juega compitiendo»

-Cambio de Piovaccari:

«No puedo ver a un jugador al que le he repetido mil veces que no diera facilidad al rival para sacar el balón por dentro no hacerlo y tener que repetírselo. Él no puede ir con un guión y los otros diez con otro. Eric ha salido y se ha dejado la vida. Hay que seguir construyendo»

-Mensaje a la afición:

«No hemos sentido más verguenza en un terreno de juego nunca. Todos. Los jugadores y yo. Al llegar al vestuario en el descanso aquello era un caos. Al final hay que poner posibilidades para cambiar esto. Me gusta la gente que reacciona, habla con el compañero y que no mira para el lado. Sabíamos que jugamos con un 4-3-3, con bandas cambiadas y buscando superioridad por dentro, abriendo el juego con los laterales. Sabíamos también los puntos débiles del Granada y que ellos jugaban por dentro. En el fútbol está todo hecho y sabíamos que eran letales en las transiciones defensa-ataque. Si hay un duelo corriendo y le dejas llegar al área y tirar, las posibilidadrs de gol son muchas. El fútbol también se juega sin balón: ocupar el espacio que deja el defensa si este sale, parar el juego con una falta táctica... Son cosas comprensivas»

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos