Rodri, Adrián Ramos y el 'síndrome Giroud'

Los arietes del Granada llevan muchas jornadas sin marcar, aunque en el cuerpo técnico se sigue valorando su capacidad para generar opciones que aprovechan sus compañeros

Rodri, Adrián Ramos y el 'síndrome Giroud'
P. MARÍN
RAFAEL LAMELASGRANADA

Oliver Giroud es el delantero centro titular de la selección francesa, vigente campeona del mundo, y no marcó un solo tanto en el torneo disputado en Rusia. Su caso recuerda al del ariete del combinado que consiguió la anterior estrella para Francia, Stéphane Guivarc'h, que tampoco vio puerta en la competición en la que fueron anfitriones y ganadores. Sus casos contrastan con el estereotipo de goleador con el que se etiqueta al futbolista que actúa más adelantado dentro de la cultura popular de este deporte. Tanto Didier Deschamps como Aimé Jacquet en 1998 les defendieron a capa y espada, destacando que su trabajo, a veces oscuro, potenciaba a los hombres de segunda línea. Mbappé o Griezmann en 'les bleus' actuales, y Zidane o Henry entonces.

Algo así debe de pensar Diego Martínez de Adrián Ramos y Rodri. La sequía del colombiano dura desde la jornada tres. La del soriano –criado en Sevilla–, desde la siete. A punto de abordar la fecha trece, se siguen repartiendo los minutos en ataque, aunque sin besar la red. Ya lo hacen por ellos otros compañeros, porque la vanguardia rojiblanca habita en la contradicción. Los más avanzados no marcan, pero el equipo es el que más dianas ha conseguido por ahora en Segunda división.

Crece el debate en el ambiente acerca de la necesidad de que el Granada se refuerce con un delantero, aunque no está claro qué perfil buscará la entidad. Todavía quedan semanas para el mercado de invierno y nadie puede descartar que en este plazo algunos de los puntas de la plantilla rompa a celebrar con pleno protagonismo. El análisis ha de ir un poco más allá, porque parece claro que los mecanismos ofensivos funcionan bien con la alternancia de Ramos y Rodri. Uno, con mejor capacidad aérea, ejerciendo de boya. El otro, por su rapidez en el desmarque y la apertura de espacios.

Quizás el club pueda contemplar la llegada de un elemento distinto, que aporte velocidad y caída a los costados, más que un rematador puro. Alguien que abra opciones por si los Pozo, Vadillo, Vico y Puertas empiezan a caer por los avatares de la temporada. La cuestión estará en el aire hasta finales de diciembre.

La preocupación de Hongla

Martín Hongla ha sido llamado por Camerún sub 23 para la próxima ventana de internacionales. El futbolista es un fijo en los planes del filial, en el que se quedó tras cambiar su régimen de propiedad este verano. Sus intereses ya no pertenecen sólo a Gino Pozzo, sino que el Granada se beneficiaría del 50% de una venta futura. Sin embargo, el central –o pivote– no ha subido a entrenarse con el primer equipo. Lo hacen en ocasiones otros compañeros, como Eliseo, Neva o Marín, pero no él. Esto crispa a uno de sus representantes, que ya mostró su cabreo cuando se truncó la salida de Hongla a Ucrania, y que no parece contento con que su pupilo no se ejercite con los 'mayores'. Fuentes de la dirección explican que esta decisión es técnica y corresponde a Diego Martínez, al que de momento se le pueden discutir pocas determinaciones.

Belenguer y el Tondela

Se anunció hace meses, pero el nombramiento efectivo se consuma esta próxima semana. David Belenguer, socio de John Jiang en el grupo Hope, que gestiona el Granada, pasará a presidir el Tondela en una maniobra prevista pues el modesto conjunto portugués ya estaba bajo la gestión de esta empresa. En Hope andan contentos porque el Chongqing Lifan prácticamente ha amarrado la salvación –dependería de sí mismo si gana o empata con el colista en la última jornada–. En Parma se sigue esperando la reacción de Jiang tras perder el 30% del equipo italiano. Aquella aventura invita a pensar que pronto se deshará del resto de las acciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos