Granada CF

Una revancha a medias para Antonio Puertas

Puertas, dispuesto a marcar el gol del Granada en Tenerife/Lof
Puertas, dispuesto a marcar el gol del Granada en Tenerife / Lof

El almeriense se reencontraba con Oltra, un entrenador que demostró poca confianza en el mediapunta la temporada pasada

Camilo Álvarez
CAMILO ÁLVAREZGranada

En una entrevista para IDEAL esta misma semana, José Luis Oltra admitía que quizá le faltó algo de confianza en Antonio Puertas para que rindiera. El valenciano aseguró que no le sorprendía su rendimiento y que el año anterior necesitó una continuidad que no tuvo para alcanzar su mejor nivel. El futbolista recién llegado del Almería tampoco puso todo el fútbol sobre la mesa para despejar las dudas que le generó en la primera vuelta y que acabaron por condenarle tras el mercado de invierno, cuando quedó relegado a un segundo plano evidente.

Esta temporada las cosas le están yendo mucho mejor a Puertas, a pesar de que ha experimentado un evidente bajón en su rendimiento. En su particular calendario quedó marcada la visita a Tenerife desde que en la sexta jornada Oltra se convirtió en técnico chicharrero. Tenía ganas de demostrarle en sus narices que se equivocó con él.

Llegó el día y Diego Martínez lo colocó en el campo desde el principio para que el de Benahadux ejecutara su revancha. No tardó mucho en hacerlo. Diez minutos habían transcurrido cuando Fede Vico le cedió la pelota en el área y, con un hábil movimiento, anotó el primer gol del partido. Su celebración, llevándose la mano a la oreja, podría interpretarse como un gesto reivindicativo. Sólo él lo sabe. El caso es que Puertas estuvo bastante activo en la primera parte, aunque tampoco tuvo un papel excesivamente destacado.

Tras el descanso su concurso fue testimonial, pues apenas entró en contacto con el balón. Además, ya por entonces había visto una tarjeta amarilla, por lo que su entrenador actual, Diego Martínez, decidió que fuera el 'diez' el primero en ser sustituido. Entró Montoro dos minutos superada la hora de juego para dar estabilidad al centro del campo ante la intensidad impuesta por el conjunto local. Tocaba un partido de más brega y ahí Puertas se pierde pese a que tiene cuerpo para ello.

Como transcurrió el partido, el almeriense esperaba poder celebrar en la casa de Oltra una victoria con su sello, pero Joao Rodríguez le quitó ese privilegio en el tiempo de descuento.

Papel destacado

Fue en el día en el que Nico Aguirre apareció por sorpresa en el equipo titular en detrimento de un Montoro que no ha podido completar todos los entrenamientos de la semana por un asunto personal. Con el argentino en el campo el estilo cambió obligatoriamente, pero el rendimiento coral no se vio afectado. Aguirre destacó más en su labor en la presión que con la pelota. Tan arriba fue a recuperar la pelota que el gol granadinista llegó cuando el ex del Chongqing Lifan se llevó un balón sobre la línea de fondo del Tenerife que cedió a Vico para que asistiera a Puertas.

Mantuvo esa entrega hasta que se le vio que no le quedaba mucha más gasolina. 79 minutos de trabajo en el centro del campo en un partido con unas características muy acordes al argentino, pues con el marcador a favor desde el minuto diez un gregario así en la medular se antojaba necesario.

El de Chabás se ha acostumbrado a un papel conservador en las segundas partes para aguantar resultados, pero cuando Montoro no ha estado disponible o al cien por cien, como en este caso, ha sido el recurso utilizado por Diego Martínez y siempre ha cumplido. El de Tenerife es su tercer partido como titular, tras haber actuado de inicio ante el Elche en la primera jornada de Liga, cuando San Emeterio todavía no había hecho oficial su fichaje por el Granada, y contra el Numancia en la decimotercera jornada, en la que Montoro fue baja por sanción. A ello suma una nueva titularidad en el partido de Copa, también en el Martínez Valero de Elche.

En total, ha jugado hasta la fecha once partidos de los diecinueve disputados, acumulados en 350 minutos. Un papel secundario que asume con naturalidad y responsabilidad. Cuando juega suma y cuando no también lo hace desde fuera.