Filial

El Recreativo vive un nuevo año navegando en aguas revueltas

Andrés García pelea un balón en el partido ante el UCAM Murcia. //A.A.
Andrés García pelea un balón en el partido ante el UCAM Murcia. / / A.A.

La distancia entre el cuarto y el undécimo es de tres puntos, la misma que el curso pasado a estas alturas de curso

A. NAVARRO GRANADA

Es una de las categorías más igualadas de España y este año se está volviendo a demostrar. Muy lejos quedaron aquellos tiempos en los que históricos como Granada, Málaga, Cádiz o Xerez se peleaban por las primeras plazas del Grupo IV de Segunda B y dejaban en tierra de nadie a aquellos equipos más modestos que luchaban por objetivos menores.

En la actual categoría de bronce ya no existe esa diferencia entre grandes y pequeños y todos pelean en condiciones de máxima igualdad, que pueden llevar a un equipo de estar luchando en la zona alta a hacerlo por no descender en apenas un mes. Lo sabe bien el Recreativo Granada porque ya vivió en un apretadísimo Grupo IV la temporada pasada y lo está volviendo a hacer en esta. La distancia que separa al cuarto clasificado, que es el Talavera, del undécimo, que es el Jumilla, es de solo tres puntos. Entre los talaveranos (que suman 16 unidades) y los murcianos (que suman 13) hay seis equipos que optan a entrar a la zona de promoción de ascenso este fin de semana: el San Fernando (16 puntos), el filial granadino (15), el Recreativo de Huelva (15), el Sanluqueño (15), el Cartagena (14) y la Balompédica Linense (14).

Una claro ejemplo de esta igualdad es que hace tan solo tres semanas el Recreativo Granada era líder de la categoría con 13 puntos, pero el equipo de Pedro Morilla acumula tres jornadas seguidas sin conocer la victoria y eso ha provocado no solo que baje hasta la sexta posición de la tabla sino que actualmente esté a cinco puntos del Melilla, que a pesar de caer goleado en Granada hasta ahora se está mostrando como el equipo más fiable del grupo con 20 puntos de veintisiete posibles.

La clasificación actual recuerda bastante a la del curso pasado, en la que la igualdad también era la nota predominante y el escenario previo a la décima jornada –la que se va a disputar el próximo fin de semana– era muy diferente al que quedó dibujado a la conclusión del campeonato. De hecho, el equipo que a estas alturas del curso lideraba la clasificación –el Écija– completó una mala segunda vuelta y acabó descendiendo a Tercera división. El filial rojiblanco, con su antigua denominación de Granada B, era el segundo clasificado con 17 puntos, dos más de los que suma ahora.

Junto a astigitanos y a granadinos ocupaban la zona de fase de ascenso otros dos equipos que al final tampoco la jugaron: el UCAM Murcia (con 17 puntos) y el Linense (con 15). Para encontrar al único equipo que terminó ascendiendo –el Extremadura– era necesario bajar la vista hasta el octavo puesto, lugar que los azulgranas ocupaban con 15 puntos en su casillero. El Badajoz, próximo rival del filial este domingo a las 11:30 horas, vivía en el mismo puesto que ahora: el decimosexto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos