Filial

El Recreativo Granada pone al Melilla contra las cuerdas

Juancho recibe la presión de un futbolista del Melilla durante el partido. /LOF
Juancho recibe la presión de un futbolista del Melilla durante el partido. / LOF

Los rojiblancos obtienen un punto en un partido poco vistoso en el que el filial fue de más a menos

M. A. GUILLÉN (OPTA) MELILLA

El Recreativo Granada logró obtener un punto de su visita al Estadio Álvarez Claro ante la UD Melilla en un partido poco vistoso y sin apenas ocasiones que tuvo dos partes bien diferenciadas, una primera en la que el conjunto nazarí pudo haber conseguido una ventaja superior a la obtenida finalmente antes de la llegada del tiempo de descanso, y una segunda donde los melillenses dominaron más, generando acercamientos suficientes como para conseguir empatar.

1 Melilla

Dani Barrio; Jilmar, Mario Hernández, Sufian, Richi; Chakla, Alfonso (Óscar García, min. 46), Héber Pena (Ruano, min. 84), Otegui, Menudo; Moha Traoré y Brian Martín (Igor, min. 76).

1 Recreativo Granada

Estévez; Eliseo, Neva, Héctor, Serrano, Yael (Cambil, min. 71), Juan Carlos (Espínola, min. 76), Andrés García, Ontiveros, Juancho y Buil (Rivas, min. 86).

GOLES
0-1, min. 28: Ontiveros. 1-1, min. 49: Héber Pena.
ÁRBITRO
David Cambronero. Amonestó a los locales Alfonso y Oscar García; y a Serrano, Héctor, Ontiveros y Yael por los visitantes.
INCIDENCIAS
Álvarez Claro. 1.500 espectadores.

El duelo comenzó con dos equipos que tardaron varios minutos en adaptarse a las condiciones del terreno de juego, en muy mal estado. En el minuto siete se vio la primera ocasión y sería local, con un chut lejano de Brian Martín que se marchó fuera por poco. El choque no avanzaba y se diluía en el centro del campo sin que ninguno de los dos equipos controlara por mucho tiempo la pelota ni generara peligro real en las áreas. La segunda reseñable llegaría superado el primer cuarto de hora y su protagonista fue el mismo, un incisivo Brian Martín que recibió un balón dentro del área escorado en el costado izquierdo y su disparo flojo lo atrapó Estévez.

La respuesta llegó con la primera llegada del conjunto granadino, que acabaría en la red, demostrando así el grupo de Pedro Morilla una gran pegada. Tras una jugada bien hilvanada por la banda derecha, con llegada hasta línea de fondo de un Jean Carlos que puso un gran balón al interior de la cocina local, al punto de penalti, Ontiveros estuvo muy listo y se adelantó a Sufian para marcar un bonito gol con la cabeza que ponía a los visitantes en franquía.

El gol no le sentó nada bien a los melillenses. Los unionistas tenían muchos problemas a la hora de hacer circular el balón y eso trajo consigo demasiados errores en el pase en forma de pérdidas, cuando no simples robos del oponente, que aprovechó su rival para, sin pensarlo demasiado, contragolpear con cierta inquietud, aunque siempre faltó algo de precisión en el último pase o en la finalización de los ataques. Así, sin demasiado buen fútbol, pero con ventaja para el Recreativo Granada, se llegó al descanso.

A la vuelta de los vestuarios el Melilla entró renovado y con un importante recambio ofensivo que enseguida se dejó notar, porque precisamente el recién entrado Óscar García al poco del reinició recibió un buen balón de Moha Traoré y, tras controlarlo en zona peligrosa, soltó un chut que, sin embargo, Estévez detuvo. Un susto que fue el preludió del empate, que llegaría antes de cumplirse el minuto cinco de la segunda parte. Gran internada de un activo Moha Traoré por el costado derecho y, tras apurar todo lo posible, puso la pelota para que Héber Pena, llegando con fuerza al remate, hiciera el empate.

La igualada dio ánimo a un conjunto local que tan sólo dos minutos más tarde provocó de nuevo el desasosiego. Una acción que además trajo no poca polémica enervando a la parroquia anfitriona, en un balón profundo al área para un Héber Pena que es derribado de forma muy clara. El colegiado decretó la pena máxima sin dudarlo un instante, pero ante las protestas de los jugadores visitantes decidió consultar con su asistente y, tras la conversación, decretó fuera de juego. Poco a poco el conjunto granadino se sacudió algo más el dominio local y el partido entró en una fase de mayor igualdad y pelea. Costó que se vieran siquiera ocasiones. Tan solo antes de la hora un tiro lejano desde la frontal del granadino Andrés García que se marchó fuera rozando el palo.

La parte final del encuentro fue sorprendentemente plácida, sin agobios, dejando la sensación de que los dos equipos se conformaron con las tablas definitivas.

Morilla: «Las ocasiones más claras han sido nuestras»

El entrenador del conjunto granadino comentó que ha sido un 'buen partido' ante un 'rival duro'. «Creo que ha sido un partido competido. Ya lo dije cuando ganamos holgadamente en nuestro campo, que el resultado había sido engañoso. El Melilla es uno de los gallos de la categoría y hoy lo ha demostrado. Aún así, creo que nosotros hemos estado más cerca de la victoria y hay que felicitar a los chavales porque no hay que olvidar que somos un equipo filial».

A juicio de Pedro Morilla, han planteado un partido que le ha causado problemas a su rival. «El Melilla es bueno en la elaboración de juego y nosotros les hemos cortocircuitado. Las ocasiones más claras han sido nuestras, pero no las hemos metido y nos vamos con ese sinsabor. No sé qué problemas habrá, pero el terreno de juego estaba mal. Para ver buenos partidos en Segunda B se tienen que dar las condiciones. Creo que los dos equipos salen, en principio, con un planteamiento de hacer buen juego, pero no ha podido ser. «El Melilla ha tenido siete u ocho minutos en los que han dado más sensación de peligro, pero nosotros no nos hemos hundido y hemos mostrado siempre competitivos».