Granada CF

El gol ya no es un problema

Fede Vico celebra su gol ante el Córdoba/Pepe MarínGráfico
Fede Vico celebra su gol ante el Córdoba / Pepe Marín

Todos los futbolistas de ataque del Granada han marcado ya en las siete jornadas disputadas hasta la fecha

Camilo Álvarez
CAMILO ÁLVAREZGranada

El gol, una de las asignaturas pendientes del Granada en las últimas temporadas, parece no ser un problema esta. El curso anterior no registró malos números, sobre todo mientras José Luis Oltra estuvo sentado en el banquillo, aunque sí mostró falta de recursos en su esquema para abordar la portería contraria. El equipo rojiblanco, de la mano de Diego Martínez, ha conseguido la estabilidad ofensiva gracias a su trabajo y a la respuesta tan positiva que ha recibido de sus jugadores. Todos los hombres de la zona de ataque han logrado marcar ya, y eso que solo se han disputado siete jornadas esta temporada. En la lista están incluidos los menos habituales, que también están sabiendo aprovechar las oportunidades, aunque sean más escasas que las de sus compañeros.

El pasado fin de semana ante el Córdoba dos nuevos futbolistas se unieron a la nómina de goleadores. Fede Vico, titular en todos los partidos, había hecho cosas interesantes sobre el campo pero todavía no se había visto premiado con el gol, algo que ocurrió precisamente ante el equipo que le vio nacer futbolísticamente, el de su tierra. Se quedó en una diana, aunque tuvo abundancia de ocasiones y de gran calidad para haber sumado algún que otro tanto más. No fue el único en estrenarse en esta faceta, ya que también Rodri lo hizo. El sevillano salió en los minutos finales para dar descanso a un agotado Ramos, algo que se ha repetido en las últimas jornadas. Esta vez, además de trabajo en la presión, completó de la mejor manera un contragolpe de manual en el descuento para evitar un sufrimiento innecesario en los instantes finales.

Aquel día Álvaro Vadillo obtuvo premio a su trabajo con un buen gol fabricado en acción personal por Adrián Ramos y culminado por el de Puerto Real. El gaditano ya había conseguido marcar ante el Osasuna y es uno de los futbolistas que más lo están intentando con sus remates. El extremo, además de aportar el último pase, también es un futbolista con capacidad goleadora que siempre tiene la intención de perfilarse para buscar el disparo, una tremenda amenaza.

Pero sin duda la gran referencia ofensiva de la temporada, hasta la fecha, está siendo sorprendentemente Antonio Puertas, que ya ha conseguido cinco goles tras siete jornadas transcurridas. El almeriense logró dos dobletes consecutivos ante Extremadura y Rayo Majadahonda que le auparon a los primeros puestos en la pelea por el 'pichichi'. En las dos últimas jornadas no ha conseguido marcar pero mantiene siempre ese espíritu combativo. Frente al Córdoba pasó de aniquilador a asistente de Rodri, papel en que el se ha desenvuelto mejor a lo largo de su carrera.

También a Adrián Ramos se le da bien eso de servir a los demás. Ya lleva dos asistencias esta temporada, la última el pasado sábado. El cafetero, a pesar de ser delantero centro, nunca se ha destacado como un gran goleador. Sus puntos fuertes pasan por otros derroteros, aunque también sabe finalizar. Sólo un gol en lo que va de curso, aunque buenas actuaciones y sobre todo una actitud que dista mucho de la ofrecida la campaña pasada, en la que nunca llegó a encontrarse del todo. Su trabajo en favor del equipo, tanto con el balón como sin él, está siendo fundamental para que el ataque rojiblanco sea el más peligroso de la categoría. Se siente cómodo porque esta campaña los que le rodean también buscan la asociación permanente y cuentan con una gran movilidad que genera espacios y alternativas constantes en el juego.

Para agitar a las masas y a los contrincantes, Diego Martínez está utilizando al joven Alejandro Pozo. Su rendimiento está siendo algo más intermitente, lógico teniendo en cuenta su edad (19 años) y su papel de revulsivo, que no siempre casa con el partido en el que le toque jugar. Frente al Extremadura sí que ejerció de estímulo para el equipo cuando lo estaba pasando peor. Para acabar de tranquilizar, se sacó de la manga una jugada de talento personal que acabó con un gran gol. Importante tanto para asentar la victoria en Almendralejo y para hacerle estrenarse con la camiseta del Granada.

A la fiesta anotadora se han sumado Montoro –por dos veces– y José Antonio Martínez, aunque su papel no es el de marcar. Un equipo necesita del aporte de todos y a través de la estrategia también se están engordando las cifras.

Líder

El Granada es el equipo que más goles ha marcado hasta la fecha, 14. Eso le otorga una media de dos tantos por encuentro, que no está nada mal. Gran culpa de ello la tiene un sistema de juego en el que los talentos se sienten libres para crear, aunque todos tienen bien clara su hoja de ruta. La movilidad de los hombres de arriba está siendo fundamental. Aunque todos parten de inicio con una posición prefijada, las permutas son constantes. Ramos puede aparecer por cualquiera de las dos bandas –su asistencia a Vadillo ante el Córdoba se generó en una acción individual partiendo de la banda derecha–, aunque sea la referencia como 'nueve'. Vadillo, Fede Vico y Puertas también van alternando sus puestos para desestabilizar a las defensas rivales. A la vista de los números personales y colectivos, queda constancia de que lo están consiguiendo.

El hecho de contar con una plantilla más corta que la del año pasado está haciendo que todos se sientan partícipes. A eso se une un cambio de mentalidad en la plantilla. Aunque sigue habiendo referentes, como en cualquier equipo, las figuras han dejado paso al colectivo. El estilo atacante del Granada la temporada pasada se basó en la capacidad de Darwin Machís de generar. Le acompañaron Joselu y Pedro en el primer tramo pero se quedaron por el camino.

El venezolano, sobrado para la categoría de plata, era el que decidía el éxito o el fracaso colectivo con su inspiración. 14 goles anotados tienen mucho peso. Cuando el ahora jugador de Udinese no estuvo el Granada no supo reaccionar. Para colmo, tras la sanción de cuatro partidos tras su expulsión en Oviedo, nunca volvió a ser el mismo. Le pudo la responsabilidad y el Granada se desmoronó.

 

Fotos

Vídeos