Granada CF

Una pretemporada ideal

La plantilla del Granada CF se presentó en los prolegómenos del partido del viernes, con el que cerró su pretemporada. /ALFREDO AGUILAR
La plantilla del Granada CF se presentó en los prolegómenos del partido del viernes, con el que cerró su pretemporada. / ALFREDO AGUILAR

El Granada cierra su preparación estival con un pleno de victorias y solo dos goles encajados

CHEMA RUIZ ESPAÑAGRANADA

Se acabó la pretemporada. El Granada cerró la preparación para su regreso a Primera división y lo hizo de la mejor manera posible. El conjunto rojiblanco sumó ante el Sevilla su séptimo triunfo estival, el segundo ante un rival de la categoría, lo que supone un pleno en este periodo. Además, Diego Martínez pudo comprobar cómo su equipo empieza a reflejar sobre el césped lo trabajado a diario.

Junto al cuadro hispalense, el Reading inglés, el Jaén, el Alcorcón, el Almería, Las Palmas y Valladolid han quedado en la cuneta tras el paso de los del plantel nazarí, o lo que es lo mismo, los rojiblancos se han impuesto a cuatro equipos de Segunda división, un par de Primera y otro de Tercera. Durante estos siete encuentros, el club granadino solo ha encajado dos goles, curiosamente ante los dos equipos con los que se enfrentará este año en Liga, mientras que ha anotado once. Rentabilidad máxima.

En este sentido, empatan Soldado, Puertas y Ramón Azeez como máximos artilleros de la pretemporada, con dos tantos cada uno. Germán, Ramos, Machís, Fede Vico, Víctor Díaz y el desahuciado Rodri completan la lista de goleadores. Por el lado contrario, Rui Silva y Aarón Escandell se han repartido las dos muescas recibidas.

Pero estos datos no son más que el resultado de un conglomerado de intangibles que constituyen la esencia de este Granada. Como sucedió el año pasado, el equipo se arma desde la defensa, con Domingos Duarte y Neyder Lozano como nuevos pilares para sostener la muralla. Se unen a esta tarea los integrantes del resto de líneas del esquema rojiblanco, sea cual sea el dibujo que este presente, por medio de una asfixiante presión muy ordenada con la que Diego Martínez pretende incomodar a todos sus rivales. Aquí juega un papel fundamental el centro del campo, que se construye, una vez más, en torno a Montoro. Yan Eteki emerge como su pareja ideal tras lo visto durante la preparación, aunque aún queda por ver si el equipo juega con dos o con tres hombres en esta franja. De todos los sistemas probados, es el habitual 1-4-2-3-1 el que mejor resultado ha dado al equipo, si bien su variante con dos puntas pareció por momentos la opción predilecta del técnico rojiblanco. El trivote, alternativa por la que optó frente al Sevilla como simulacro de la primera jornada liguera, podría haber quedado descartado ante la falta de fluidez que mostró el equipo.

Sea como fuere, las piezas, un año más, encajan y ofrecen buenas sensaciones, lo que para el entrenador vigués supone el verdadero éxito de la pretemporada. No obstante, pide refuerzos, necesarios en distintas zonas, consciente del reto que se le avecina en menos de una semana. Será entonces, en el Estadio de la Cerámica y con puntos ya en juego, cuando se podrá comprobar si lo visto en los simulacros se traslada a la competición.