Granada CF

El premio al futbolista que más kilómetros y más rápido corrió

Fede Vico celebra su gol ante el Córdoba, el primero de la temporada./PEPE MARÍN
Fede Vico celebra su gol ante el Córdoba, el primero de la temporada. / PEPE MARÍN

Fede Vico celebró su primer gol con el Granada ante el equipo de su tierra, en el que creció y se hizo futbolista profesional

Camilo Álvarez
CAMILO ÁLVAREZ

No podía ser ante otro. La motivación de saber que no solo los de casa iban a estar pendientes de tus movimientos, también los de fuera te miran con lupa. Así debía sentirse Fede Vico, un futbolista que a sus 24 años ha vivido demasiadas experiencias sin encontrar un sitio en el que estabilizar su carrera. Ocurre con cierta frecuencia entre quienes inician su vida profesional con demasiada precocidad. Apuntar muy alto a veces se vuelve en contra. Vico, nacido en Córdoba capital hace 24 años, debutó con el primer equipo de su casa en partido oficial con tan solo 16 años, de la mano del granadino Lucas Alcaraz, en Segunda división.

Con 18 años ya era la referencia del conjunto blanquiverde, así que el Anderlech se lo llevó a Bélgica para ofrecerle un mejor futuro. Entonces comenzó su peregrinar de equipo en equipo que le llevó al Ostende, también belga, de vuelta al Córdoba, Albacete y dos años en el Lugo, desde donde ha aterrizado ahora en Granada cedido por el Leganés y con una opción de compra si el conjunto rojiblanco acaba ascendiendo.

Su papel en el conjunto de Diego Martínez ha sido protagonista desde el inicio. Es el mediapunta que da sentido al trabajo del centro del campo para formalizar las acciones de ataque, siempre con la movilidad de los hombres de arriba que otorga el técnico gallego. Comenzó el curso en mejor estado de forma que sus compañeros de ataque pero con la puesta a punto de hombres como Vadillo, Ramos o Puertas, o con la irrupción de Pozo para agitar los partidos en las segundas partes, Vico ha quedado un poco diluido.

Sin embargo, su entrenador nunca lo ha dejado en el banquillo, aunque tampoco ha acabado un partido. Quizá sea por el tremendo desgaste del cordobés, que no escatima ningún esfuerzo mientras esté en el césped. La prueba más gráfica de este extremo es que ayer, ante el Córdoba, fue el futbolista que más kilómetros recorrió del Granada (10,7), empatado con Puertas. Con la diferencia de que Vico no jugó todos los minutos porque fue sustituido en el 73, mientras que su compañero estuvo veinte minutos más en el campo. También fue el más rápido (7,9 km/h).

Por el equipo

Cuesta encontrar jugadores que hagan un trabajo sucio en una zona del campo claramente ofensiva como la que ocupa Fede Vico en el Granada. Sin embargo, en muchas ocasiones le ha tocado sacrificarse y esa labor pasa algo más desapercibida para casi todo el mundo menos para Diego Martínez. Ante el Deportivo, por ejemplo, tuvo que adaptarse a un rol de obrero y no de artista para apoyar en el centro del campo ante un rival peligroso en la zona de creación.

Ayer el contrincante ofrecía una resistencia distinta y Fede Vico pudo desatarse. Marcó su primer gol de la temporada al recoger un centro en el segundo palo que no había podido aprovechar Adrián Ramos. Lo celebró sin remilgos. Dos minutos después se encontró de nuevo con todo a su favor para marcar pero falló delante del portero. Un intento más desde la frontal, un lanzamiento al larguero y una asistencia a Ramos que tampoco el cafetero aprovechó se fueron sumando a su hoja de ruta.

En la segunda parte el físico ya no le ayudaba como en la primera y el partido entró en una fase distinta que no le ayudó a brillar como lo había hecho. Nico Aguirre lo sustituyó en el minuto 73. Se fue agradecido por los aplausos, cansado y satisfecho con su trabajo.

 

Fotos

Vídeos