Granada CF

Pocos fichajes y la misma exigencia

Pocos fichajes y la misma exigencia
LaLiga 123

El Zaragoza ha apostado por la continuidad para buscar el ascenso. Tras irse Natxo González contrató a Imanol Idiakez, que fue destituido por los malos resultados, y le sustituyó Lucas Alcaraz

JULIO PIÑEROGRANADA

El Zaragoza es por historia uno de los equipos grandes en Segunda. Sus 58 temporadas en Primera así lo atestiguan. Una ciudad con hambre de fútbol y que es capaz de superar los 25.000 abonados. Con esos antecedentes, su aspiración cada vez que inicia una temporada en la categoría de plata no puede ser otro que luchar desde el principio por el ascenso, por mucho que en ocasiones se haya visto limitado por el tope salarial.

El pasado curso vivió muchos momentos de altibajos en la primera vuelta, pero aprendió a adaptarse al estilo que impuso Natxo González y con paciencia reaccionó con fuerza en la segunda vuelta y hasta tuvo oportunidades de meterse en la pelea por el ascenso directo, pese a las dudas que transmitió en los primeros meses de competición. Acabó en el tercer puesto, el mejor para afrontar los 'play off' por el ascenso, pero el Numancia truncó su objetivo en la primera eliminatoria.

Al finaliza la pasada temporada Natxo González optó por no continuar. Rompió su vinculación con el club para aceptar hacerse cargo del recién descendido Deportivo, que iba a contar a priori con un proyecto ambicioso. Fue el momento de buscar un técnico nuevo y el elegido fue Imanol Idiakez, un entrenador con experiencia en varios equipos de Segunda B y en las dos últimas temporadas con un paso por el AEK Larnaca, con el que ganó la Copa de Chipre y fue segundo en la competición liguera.

Ese bagaje resultó suficiente para volver a ilusionar a la afición maña después de la decepción vivida en la lucha final por el ascenso. El objetivo tenía que volver a ser estar arriba desde el principio. El comienzo fue muy bueno. En las cuatro primeras jornadas ya contaba con dos victorias, una de ellas por goleada en el Carlos Tartiere frente al Oviedo, y el equipo se mantenía invicto. Pero a partir de la quinta jornada comenzó a desinflarse y el entrenador vasco fue destituido.

La dirección deportiva, encabezada por Lalo Arantegui, decidió apostar por un técnico de mucha experiencia y el elegido fue el granadino Lucas Alcaraz. Se le vio como el técnico idóneo para revertir la situación. Acaba de aterrizar en un proyecto ambicioso y su misión será cambiar la dinámica, pese a que en el debut no pudo obtener puntos en la visita frente al Elche, si bien tiene mucho tiempo por delante.

En el verano y a diferencia de los años anteriores, la entidad maña optó por dar continuidad a gran parte de la plantilla. Hubo muy pocos fichajes. Se incorporaron James Igbekeme, Diego Aguirre, Jeison Medina, Álex Muñoz, Marc Gual y Álvaro Vázquez. Solo seis fichajes para intentar reforzar los puestos más debilitados para volver a configurar un proyecto ambicioso.

Continuaron jugadores como el portero Cristian Álvarez, uno de los pilares fundamentales de la campaña pasada. La marcha más sonada fue la de Borja Iglesias, que tras su gran temporada fue traspasado al Espanyol por parte del Celta. También se fueron Mikel González, Jesús Alfaro, Aleix Febas, Oyarzun y Vinicius Araujo. Una apuesta por la continuidad, que por el momento no ha funcionado, pero queda mucho por jugar y el Zaragoza ya sabe lo que es remontar una situación adversa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos