Granada CF

El 'pasito a pasito' aplicado a Pozo

Pozo pasa la pelota en el partido ante el Mallorca/Alfredo Aguilar
Pozo pasa la pelota en el partido ante el Mallorca / Alfredo Aguilar

El extremo sevillano va quemando etapas y ya está asentado en el 'once' sumando goles y asistencias

CAMILO ÁLVAREZGranada

El club asumió tras el fracaso de la temporada pasada que elevar en exceso las expectativas es algo muy peligroso. Para esta temporada, en la que además ha perdido muchos recursos, tenía claro que el mensaje iba a ser muy distinto. Se ha impuesto el lema de 'pasito a pasito'. Le está funcionando. Ese mismo mensaje parece habérselo grabado a fuego Alejandro Pozo, un futbolista precoz con talento desbordante que en un primer equipo de una ciudad con muchos años de fútbol está aprendiendo a gestionar su juego y sus emociones.

El de Huévar del Aljarafe está quemando etapas con mucha rapidez siguiendo una hoja de ruta diseñada por su entrenador. Diego Martínez lo conoce muy bien porque lo hizo debutar en el Sevilla Atlético. En Granada empezó como revulsivo. Así anotó uno de los mejores goles hasta la fecha en Segunda esta temporada en Extremadura. Contra el Reus logró su primera titularidad en Liga –ya lo había sido en Copa–. Allí no logró marcar pero sí dio una asistencia a Puertas que permitió lograr la victoria. Existía la duda sobre si su entrenador mantendría una semana después al sevillano en el 'once' o apostaría de nuevo por Vico. Le dio continuidad y, a la vista está, no se equivocó.

Cuando el talento se une pueden surgir cosas maravillosas. Vadillo y Pozo se encontraron sobre el césped de Los Cármenes y de ambos nació un gol para enmarcar. Pozo se marchó del campo a pocos minutos del final ante el Mallorca ovacionado y con su nombre retumbando en el estadio del Zaidín. Ya se ha ganado a la hinchada granadinista, desde luego.

Tras el partido, ante los micrófonos de Movistar Plus, el futbolista del Granada aseguró que «aquí se demuestra, en el campo, que somos una familia, es lo que queremos transmitir fuera. Hoy otros tres puntos que nos vienen muy bien». Sobre su gol, relató que «yo se la pido (a Vadillo), me la da de tacón y yo la quiero poner ahí en la escuadra». No podía ser de otra manera, estaba «muy contento por el gol, pero sobre todo por ayudar al equipo a conseguir los puntos, que es lo más importante». Ante la insistencia del entrevistador en recuperar el bello tanto, Pozo explicó que «he tenido suerte que me ha salido ahí y ojalá puedan entrar muchos más este año, que será muy bueno para el equipo». Se lo dedicó a su novia, que «está todos los días conmigo, me ayuda, así que para ella».

Con los brazos abiertos

Alejandro Pozo llegó al Granada varias semanas después de que se acordara su cesión. Él sabía que tenía que buscar un club en Segunda para seguir creciendo antes de dar el paso al primer equipo del Sevilla y eligió un proyecto que le atrajo desde el principio. Pero su salida del conjunto de Nervión no fue tan sencilla como cabría esperar. El director deportivo del Sevilla, Joaquín Caparrós, un viejo conocido en Granada, donde entrenó en la temporada 2014/15 con muy malos resultados, lo veía con capacidad suficiente para estar ya a las órdenes de Pablo Machín, sin embargo, fue el técnico soriano el que decidió que era mejor que sumara una experiencia en un equipo profesional con cierta exigencia pero menos potencial que un equipo que va líder en Primera división.

La confianza que el club sevillano tiene puesta en Alejandro Pozo es evidente. También la apuesta que Joaquín Caparrós, desde que ostenta su actual cargo, quiere hacer en la entidad para volver a poblar la primera plantilla de jugadores llegados directamente de su cantera. El seguimiento a la evolución de Pozo es constante y cuentan con él para la próxima temporada. En su contrato de cesión no figura ninguna opción de compra, muestra de que se trata sólo de un alto en su carrera sevillista para coger más impulso y asentarse en la élite ya con todos los argumentos encima de la mesa.

Ahora es la afición del Granada quien disfruta de su fútbol sin complejos y lleno de ilusión. Sabedora de que su paso por Los Cármenes es efímero, quiere que se le exprima al máximo para lograr los objetivos. Por ahora el joven de 19 años está respondiendo de la mejor manera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos