Granada CF

El mes de octubre eleva el listón

Álex Martínez persigue un balón en un entrenamiento //PV/GCF
Álex Martínez persigue un balón en un entrenamiento / /PV/GCF

El Granada tendrá que afrontarlo con la incertidumbre de no saber si le seguirán respetando las lesiones y sanciones como ha sucedido hasta ahora

ANTONIO NAVARRO GRANADA

Deja atrás el Granada un mes de septiembre casi perfecto en el que ha conseguido buenos resultados, ha ofrecido una buena imagen en todos sus encuentros –flojeando quizá durante algunos minutos en los que fue bastante inferior al Dépor en Riazor– y ha logrado conectar con su afición, a la que divierte como hace tiempo que no lo hacía ninguna otra plantilla.

Sin embargo, el calendario no concede tregua y lo pasado, pasado está. Aunque en Segunda división mirar la clasificación no siempre es lo más importante, no cabe duda de que el lugar en la tabla que ocupa cada equipo ayuda a evaluar su situación actual. Los granadinos ya han jugado y cosechado bastantes puntos ante cuatro de los últimos cinco clasificados pero este recién iniciado mes de octubre los obligará a verse las caras con equipos que han empezado mucho mejor el presente campeonato. Además de por la dificultad de cada partido, el técnico del equipo, Diego Martínez, corre el riesgo de padecer alguna plaga de lesiones o de sanciones, dos inconvenientes que en lo que va de Liga han respetado bastante al equipo rojiblanco. De hecho, si el entrenador del conjunto granadino ha podido repetir alineación en sus tres últimos encuentros es porque todos sus jugadores han podido estar disponibles a pesar de acabar algunos partidos con molestias, de las que han ido recuperándose a medida que avanzaba la nueva semana.

Durante el recientemente concluido mes de septiembre solo cuatro jugadores se han perdido algún encuentro por lesión y ninguno de ellos es, por ahora, irremplazable en los esquemas de Diego Martínez: Adri Castellano (inédito en Liga) se perdió el último duelo ante el Córdoba; Alberto Martín (sin minutos en las últimas cuatro jornadas) se ausentó por el mismo motivo el enfrentamiento ante el Extremadura en el Francisco de la Hera; Nico Aguirre (titular en un partido de siete) también se saltó el choque ante el Deportivo por una lesión leve mientras que Rodri (sustituto habitual de Adrián Ramos) no pudo actuar en la tercera y cuarta jornada ante Osasuna y Extremadura. En su último encuentro con los medios, el técnico Diego Martínez apuntó que la semana de entrenamientos ha sido «normal», pero dentro de la normalidad del conjunto rojiblanco entra el tener «jugadores entrenando aparte como todas las semanas» y personalizar «su carga de trabajo» por parte del cuerpo técnico, logrando así evitar que las molestias puedan convertirse en lesiones graves.

Ahora octubre trae consigo enfrentamientos que a priori son más exigentes y está por ver cual es el nivel que ofrece el equipo si se ve forzado a recurrir al fondo de armario. Su primer rival de este mes, el Reus, es a priori el más asequible que encontrarán en este camino hasta noviembre, en el que las emociones serán aún más fuertes.

El conjunto reusense posiblemente ha comenzado la Liga mejor de lo que se esperaba por su corta plantilla y por sus problemas económicos, que le impidieron inscribir a cuatro futbolistas para el presente campeonato por superar el límite salarial establecido por LaLiga. Aún así, los de Xavi Bartolo han sido un equipo competitivo y todos sus partidos en casa han sido muy igualados (han empatado ante Zaragoza y Nástic y cayeron por la mínima ante el Albacete Balompié). La seguridad en la portería del ex rojiblanco Edgar Badía, su rigidez defensiva y las ganas por brindarle la primera victoria en casa a su afición lo convierten en un equipo al que no conviene infravalorar porque, precisamente por ser uno de los más modestos de la categoría, su actual lugar en la clasificación –decimocuarto, con 8 puntos sumados de 21– habla muy bien del trabajo que viene realizando el debutante Xavi Bartolo.

Una vez que los rojiblancos hayan dejado atrás el enfrentamiento ante el Reus, recibirán a un histórico al que no se enfrentan desde la temporada 2012/13, en Primera división. El Real Mallorca visitará Los Cármenes tras purgar sus pecados en Segunda B a lo largo de la pasada campaña y tras un comienzo de curso más que interesante. Los pupilos de Vicente Moreno empezaron el año futbolístico como un ciclón y vencieron por idéntico resultado (1-0) al Osasuna, al Rayo Majadahonda (partido este disputado en el Wanda Metropolitano), al Cádiz y al Real Oviedo en Copa el Rey. Al igual que le sucedió al Reus, el Albacete se le atragantó en su propio feudo (derrota 1-3 en la quinta jornada) y por ese motivo han bajado algunas posiciones en la tabla, viviendo actualmente en el octavo lugar con 11 puntos, a dos de la promoción de ascenso a la máxima categoría.

El enfrentamiento ante el cuadro balear será el que preceda la visita de los rojiblancos a uno de sus campos talismanes: el Santo Domingo de Alcorcón. A pesar de que en el estadio del sur de Madrid el Granada ha vivido experiencias muy agradables en los últimos años, no se espera que la visita al equipo alfarero se parezca mucho a jugar al fútbol con los amigos en el recreo. El plantel que está campaña dirige Cristóbal Parralo es tremendamente fiable en casa, donde esta temporada no ha perdido ninguno de los cinco encuentros que ha disputado ante Sporting (1-1), Mallorca (1-0), Extremadura (1-0), Deportivo (1-0) y Real Oviedo (2-0). Los del sur de Madrid están colocados en estos momentos en la cuarta posición de la tabla con 14 puntos (los mismos que el Granada). Para la última semana de octubre quedará el derbi ante el Almería de Fran Fernández, que ahora es noveno y está a sólo tres puntos de la fase de ascenso.

 

Fotos

Vídeos