Granada CF

El nuevo año trae nuevos desafíos para Fede Vico en la mediapunta rojiblanca

El nuevo año trae nuevos desafíos para Fede Vico en la mediapunta rojiblanca

El atacante alcanzó en Tenerife los 150 partidos jugados en Segunda división

ANTONIO NAVARRO GRANADA

Si hay una posición en el Granada CF que a día de hoy impida a los aficionados rojiblancos saberse de carrerilla el once titular de su equipo en cada partido esa es la mediapunta. Por detrás del 'nueve', el colombiano Adrián Ramos, habitan tres figuras que tienen complicado ganarse el puesto en el equipo porque son cuatro los futbolistas dispuestos a luchar por él y cuyos números demuestran la dificultad que entraña para el técnico Diego Martínez el tener que elegir a uno u otro para cada partido.

En el último duelo del campeonato liguero que el conjunto rojiblanco disputó ante el Club Deportivo Tenerife uno de estos cuatro candidatos a estar en los onces titulares del Granada, Fede Vico, alcanzó una cifra redonda en su particular historial dentro de la Liga española: la de 150 partidos jugados en Segunda división.

El mediapunta debutó en la categoría de plata con la camiseta del equipo de su tierra, el Córdoba, y desde la campaña 2013/14 (en la que emigró a Bélgica con 60 partidos jugados y ocho goles anotados) ha tenido tiempo de retornar a España, jugar en la élite con el conjunto califal y regresar a Segunda para militar en el Albacete (13 partidos jugados), en el Lugo (58) y en el Granada (19). Al margen de todos estos encuentros, cabe recordar que fue internacional con la selección española tanto en categoría sub19 como en la sub20.

Buena temporada

A Fede Vico esta temporada las cosas le están saliendo bastante bien. Ha participado en todos los encuentros de Liga (en 14 de ellos lo ha hecho en condición de titular y en otros cinco lo ha hecho saliendo desde el banquillo) y ha marcado dos goles: uno lo firmó ante el Córdoba en la séptima jornada –logrado con la pierna izquierda a pase de Vadillo– y el otro ante el Real Zaragoza en la duodécima jornada al aprovechar un rechace en el interior del área, batiendo al meta rival Cristian Álvarez desde una posición desde la que tenía poco ángulo.

Además de esos tantos, ha repartido cuatro pases de gol, lo que lo convierte en el segundo máximo asistente del equipo por detrás de Vadillo, que acumula cinco. También ha recuperado 56 balones (una media de 2,95 por partido) y tiene un 81% de precisión de pase.

Su compromiso, su vocación ofensiva y su juego entre líneas -con capacidad para ofrecer pases letales como demostró en el último partido de los granadinos en casa ante el Real Oviedo, en el que le dio un genial balón a Ramos para que éste marcara el gol decisivo- le han posibilitado contar con la confianza de su técnico y tener la oportunidad de luchar por algunos de los retos más importantes de su carrera: superar los 33 partidos jugados en una misma temporada (récord que estableció con el Córdoba en el curso 2012/13), los seis goles que anotó aquella campaña y quién sabe si pelear por el objetivo más ambicioso de todos: un ascenso a la máxima categoría con la elástica rojiblanca horizontal.

Por el momento las cosas le van bien y el propio futbolista reconoce que quisiera continuar en la misma línea. En su última comparecencia ante los medios, el martes previo al duelo que los granadinos disputaron en el Heliodoro Rodríguez López, el jugador subrayó que al año 2019 le pide que «en lo personal siga todo como en 2018, que me ha ido muy bien, y en lo colectivo lo que le pido es que mantengamos nuestra buena racha».