Granada CF

El Nuevo Los Cármenes quiere vivir otro ascenso

Juan Alberto Ramón celebra el segundo de sus dos goles ante el Guadalajara, que encaminó el regreso a Segunda división B. //GONZÁLEZ MELERO
Juan Alberto Ramón celebra el segundo de sus dos goles ante el Guadalajara, que encaminó el regreso a Segunda división B. / /GONZÁLEZ MELERO

El Granada solo ha logrado un salto de categoría como local: de Tercera a Segunda B en el año 2006

Antonio Navarro
ANTONIO NAVARROGRANADA

Un vistazo al reloj. Un mensaje de whatsapp a un amigo. Una búsqueda en internet de la distancia que hay, caminando, del Nuevo Estadio Los Cármenes hasta la Fuente de las Batallas. El granadinismo contiene el aliento y ve pasar el tiempo de diferentes maneras en los días previos al Granada-Cádiz del próximo domingo.

Nadie espera que el conjunto gaditano se rinda fácilmente en la batalla que va a enfrentar a rojiblancos y amarillos sobre el césped de Los Cármenes a las siete en punto de la tarde, pero los muchachos que dirige Diego Martínez han dado a su parroquia suficientes motivos a lo largo del curso como para confiar en ellos y preparar una fiesta a lo grande por si el 26 de mayo acaba teniendo un feliz desenlace. Cada granadinista vive estos días con la esperanza de dar el salto a la primera, sin necesidad de tener que hacer más cuentas del ascenso ni antes del siguiente partido en Mallorca ni del último encuentro de Liga ante el Alcorcón. Ganar al Cádiz daría rienda suelta a la alegría en Los Cármenes, un escenario que solo ha visto un ascenso del Granada en sus 24 años de vida.

El coliseo del Zaidín se pondrá guapo para (intentar) acoger una nueva cita con la historia. En el viejo Los Cármenes el conjunto granadino jamás celebró un ascenso a ninguna categoría. Hubo partidos míticos y la afición rojiblanca vio desfilar por allí a algunos de los mejores futbolistas de la historia, como Cruyff o Maradona, pero saltos de categoría no hubo ninguno. Hasta que el equipo nazarí se trasladó en 1995 de la Avenida de Madrid hasta la calle Pintor Maldonado los seguidores rojiblancos festejaron cuatro ascensos a Primera logrados en Castellón (1941), Puente Genil (1957), Málaga (1966) y Palma de Mallorca (1968). En la década de los ochenta también pudieron celebrar los éxitos cosechados en Algeciras (ascenso a Segunda en la 82/83) y en Zaragoza (ascenso a Segunda en la 86/87), pero nunca habían vivido la experiencia de ascender en casa hasta el año 2006. El partido, el último de un apasionante 'play off' de ascenso a Segunda B, era uno de los más importantes en los 75 años de historia que celebraba el Granada en aquel entonces. La importancia de dar el salto desde Tercera a Segunda B a la conclusión de un Granada-Guadalajara fijado para el 25 de junio del citado 2006 se entiende mejor si se conoce el contexto en el que se disputó aquel encuentro.

El Granada había descendido administrativamente a Tercera División en el verano del 2002 y, durante cuatro temporadas consecutivas, jugó en la cuarta categoría del balompié nacional, especulándose constantemente con su desaparición debido a los problemas económicos que ahogaban a la entidad. La aparición de un nuevo club en la ciudad, el Granada Atlético, dificultaba aún más la supervivencia del 'histórico', al que alrededor de dos mil románticos del fútbol defendían ante quienes pensaban que el club saneado sería el que gozaría de éxito en los años siguientes y el Granada CF un enfermo al que había que darle una muerte digna. El Granada fracasó en las tres primeras fases de ascenso que disputó a Segunda B y el Granada Atlético hizo lo mismo en su primera, que lo enfrentó al Arcos CF. Aquel 2006, el Granada pasó por penaltis la primera ronda ante la Balompédica Linense y debía eliminar al Guadalajara en la segunda ronda para verse de nuevo en Segunda B y volver a demostrar su hegemonía en el fútbol provincial. El 1-0 de la ida dificultaba bastante la tarea de un equipo que presidía el empresario madrileño Paco Sanz y dirigía el técnico murciano José Víctor Rodríguez. Los Cármenes se llenó hasta la bandera y el duelo acabó con un 1-0 que dejaba la eliminatoria igualada. Tocó prórroga para dictaminar el ganador del ascenso. Juan Alberto Ramón, delantero que había firmado por el equipo principalmente por la amistad que le unía al presidente, marcó el 2-0 en el minuto 112 y Labella, delantero granadino criado en la cantera del club, anotó el 3-0 definitivo en la última jugada del partido. El Granada regateó su propia desaparición y puso sus miras en categorías más altas, ascendiendo a Segunda en Alcorcón (2010) y a Primera en Elche (2011). Mañana el club rojiblanco tiene otra buena oportunidad para resurgir, pero esa página de la historia aún está por escribir.

El último ascenso directo fue en 1987

El Granada podría poner fin este domingo a una racha de 32 años sin ascender directamente, evitando disputar las liguillas de ascenso y el 'play off' en el que derivó el fútbol a finales del siglo pasado. Fue en la campaña 1986-87, en la que los rojiblancos ascendieron en un partido de Liga. En aquella ocasión, a Segunda, tras vencer (0-2) al Aragón, filial del Zaragoza, con goles de Javi y Miguel. Curiosamente, el Granada pudo subir una semana antes en Los Cármenes, pero empató a cero ante el Ceuta. /F. R.