ideal.es
Viernes, 4 julio 2014
claros
Hoy 13 / 22 || Mañana 13 / 28 |
más información sobre el tiempo

Canal Rojiblanco

Actualidad
PROMOCIÓN ÚNICA E IRREPETIBLE
Mitos rojiblancos como Porta, Izcoa o Vicente jalonan la mejor época de un equipo que terminó la década en Segunda División
6 de marzo de 2010
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El Granada temible de los setenta
El delantero Berrocal muestra la camiseta del Granada CF de la década de los 70 que IDEAL pondrá mañana a la venta en su kiosko. :: G. MOLERO
M. PEDREIRA.-

El Granada ha atravesado en su larga historia periodos de gloria pero también trances decepcionantes. Los segundos bien vale recordarlos para no volver a incurrir en los mismos errores. Los primeros, en cambio, ayudan a mantener viva la llama del sentimiento en la creencia de que siempre es posible reverdecer esos laureles, por oscuro que pinte el horizonte. La final de Copa de 1959 ha quedado para la historia como el mayor logro del club, la ocasión en que más cerca se estuvo nunca de lograr un título. Sin embargo, apenas existen dudas sobre cuál ha sido la mejor época rojiblanca, el tiempo donde se fraguaron los mayores mitos y las victorias más sonadas, la etapa en que la ciudad más orgullosa se sintió de su equipo: los años setenta.

Aquella década 'post beatles' conoció el esplendor del Granada pero también su primer paso hacia la postración. Bajo la batuta del presidente Cándido Gómez Álvarez, el equipo rojiblanco permaneció durante ocho temporadas en Primera División (sumando también algunas campañas de los sesenta) y llegó a clasificarse dos veces en la sexta plaza. Aquella posición le habría abierto ahora la puerta de las competiciones europeas. Entonces bastó para colmar de satisfacción a los aficionados, que llenaban las gradas del viejo Los Cármenes para aplaudir a sus ídolos y ver cómo se le subían a las barbas a los mejores equipos de entonces.

Los años setenta son los de Porta, aquel delantero aragonés cuyo incomparable olfato para el gol lo convirtió en 'Pichichi' de Primera, los de los porteros Ñito e Izcoa, los temibles defensas Fernández y Aguirre Suárez, el preciosismo de Vicente o Parits y hasta el exotismo de Echecopar. En el banco, Joseíto, la vieja gloria del Madrid de Di Stefano que marcó una época al frente del Granada. Otra de las constantes que marcó a aquel Granada de los años setenta fue que hizo de Los Cármenes un feudo inexpugnable. Un botón de muestra. En la temporada 71/72, con Porta y Barrios en la delantera, sólo se perdió un encuentro en casa, ante el Barcelona. La siguiente campaña puede considerarse como la de más éxito del club en Primera División en la Liga regular, que llegó a contar con más de ocho mil socios.

Como recuerda el historiador rojiblanco Antonio Lasso, Joseíto que ya conocía la plantilla, la reforzó con diez jugadores foráneos y dos del Recreativo. Entre los fichajes de este año se trajo al eficaz portero Javier Izcoa que tantos años estaría en el Granada y al argentino Aguirre Suárez, procedente del Estudiantes de la Plata y hasta aquel momento el más caro de los jugadores traídos a Granada. La mezcla de los jugadores que ya estaban en plantilla y los llegados en esta temporada, todo ello, unido a la sabiduría de Joseíto, dio quizá el mejor equipo de todos los tiempos y, sin duda, la mejor clasificación obtenida hasta entonces. No se nos puede olvidar aquella clásica alineación que tantos triunfos dio al Granada y que la formaban: Izcoa o Ñito; De la Cruz, Aguirre Suárez Falito, Jaén Fernández; Lasa, Porta Barrios, Fontenla y Vicente.

Porta, 'Pichichi'

Porta obtuvo el 'Pichichi' al proclamarse máximo goleador de la Liga en Primera División con 20 goles. Sin duda fue la temporada que más sonó el Granada a escala nacional, unas veces por sus lucidas actuaciones -en esta temporada se venció en cuatro partidos seguidos al Atlético de Bilbao (5-1) al Barcelona (2-0), al Real Madrid (2-1) y al Sevilla (3-0)- y otras veces por la fama que adquirió aquella defensa formada por Aguirre Suárez y el paraguayo Pedro Fernández, que literalmente sembraron el terror en todos los campos por donde pasaban.

La campaña siguiente registra como novedad la primera ocasión en que cambió el sentido de las rayas de la camiseta, que pasaron de verticales a horizontales, un cambio promovido por Candi para que los aficionados distinguieran a su equipo en los partidos televisados en blanco y negro. Los años setenta conocieron también la época de los jugadores sudamericanos (Montero Castillo, Escobar, Aguirre Suárez, Echecopar, Fernández, Maciel, Cabral, Gómez y Oruezábal), la creación del trofeo Granada y la primera gira del equipo por el extranjero. En 1975-76 llegó Miguel Muñoz con la vitola de haber entrenado al Real Madrid de las cinco copas de Europa. y sepultó al Granada en Segunda, de la que no lo sacaron ni los posteriores presidentes (Salvador Muñoz y Manuel Anel) de la década gloriosa.

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

PROXIMOS PARTIDOS

Documento sin título
MULTIMEDIA
Canal Granada CF _Ideal