Granada CF

Mujeres que llevan las riendas rojiblancas

Paula de la Peña se hace un selfi junto a sus compañeros sobre el césped de Los Cármenes. /F. R.
Paula de la Peña se hace un selfi junto a sus compañeros sobre el césped de Los Cármenes. / F. R.

El Granada es uno de los cuatro clubes de Segunda que tiene directora de comunicación y cuenta con tres mujeres en su comité de dirección, que es paritario

RAFAEL LAMELASGRANADA

No hace mucho, el papel de la mujer en la órbita del fútbol se limitaba a espacios restringidos: secretariado, limpieza y administración en niveles secundarios. Esto ha ido cambiando y aunque todavía quedan por derribar muros en la pura gestión deportiva, ya no suena ajeno el hecho de que ellas aparezcan en puestos de responsabilidad. El Granada es uno de los cuatro clubes de Segunda que tiene una directora de comunicación. Los otros son el Oviedo, con Laura González; el Málaga, con Beatriz Jiménez; y el Alcorcón, con Rocío Jiménez. Paula de la Peña, que desempeña esta función en el seno rojiblanco, las amplía al dirigir relaciones externas y desarrollo. No es la única mujer con peso en la entidad. La dirección financiera y la de recursos humanos recaen en Ana Carballo y María José Villanueva, respectivamente. Entre los mandos intermedios se encuentra Enca Giménez, gestora de proyectos de la Fundación GCF 1931

Carballo y Villanueva, junto a De la Peña, forman parte del comité de dirección del Granada, que es paritario y se completa con tres hombres de la casa: el director general, Antonio Fernández Monterrubio; el director de intraestructuras, Antonio Rodríguez; y el gerente deportivo, Fran Sánchez.

«Lo mío es todavía algo anecdótico», observa De la Peña, pues en Primera sólo ocurre con Huesca, Getafe y Eibar. La escuadra vasca es emblemática en este sentido pues tiene presidenta, Amaia Gorostiza, y una mayoría de mujeres en puestos de dirección. «Todas toman decisiones, pero nos falta mucho por hacer para que las cosas se normalicen».

María Sánchez, que trabaja en el departamento de De la Peña como coordinadora de medios, certifica que se ha evolucionado y que los futbolistas acatan sin problemas las indicaciones que se establecen, «porque este grupo es maravilloso», aunque no siempre fue así. En su día tuvo problemas con personas reticentes a que trabajara en zonas comunes. Resistencias que han ido cediendo, aunque haya funciones, como la dirección deportiva o el 'scouting', en el que no haya mujeres. «Nosotras tenemos tres entrenadoras y contamos con tres mujeres que han sido o son árbitros. Es cuestión de tiempo que veamos a mujeres dirigiendo un partido en Primera o en la parcela de fichajes», argumenta De la Peña, que pone de ejemplo a Silvia Dorschnerova, la delegada de la selección española, «una persona que se hace valer, que no está ahí por mera equidad. Yo soy feminista, pero no quiero privilegios», abunda, aunque sí insiste en la necesidad de proteger la conciliación y que se respeten las decisiones personales. «En esto del fútbol la soltería está mal vista, como si nos metiéramos en esto a buscar pareja, o el estigma de que si decidimos ser madres tengamos que dejarlo. También hace daño el tópico del desconocimiento sobre el deporte o el de la cara bonita. Queremos que se enjuicie nuestra capacidad, nada más», prosigue.

Mari Carmen Zurita, hoy en el femenino, fue la primera mujer directiva del equipo

Dentro de la estructura administrativa del Granada, las mujeres representan algo más del 30%. La brecha salarial está diluida en estos ámbitos, aunque es sideral entre los futbolistas masculinos y femeninos. Lo sabe bien otra pionera, Mari Carmen Rodríguez Zurita, que se convirtió en enero en la representante institucional de las segundas, directiva del Granada en la temporada 89-90. «Salió hasta en TV», comenta sobre aquella decisión de Murado.

Aficionada rojiblanca «de toda la vida», nunca le ha tocado percibir el machismo, pero sí es consciente de que antes se despreciaban sus conocimientos por ser mujer. «Ahora, donde me siento, me preguntan todo porque dicen que soy la que más sabe», bromea. El fútbol femenino está en auge, pero aún es complicado vivir de ello para sus practicantes, «por eso no paran de formarse. Su nivel en esto es superior al de cualquier equipo de chicos. Son unas luchadoras natas», regala.

Mari Carmen Zurita.
Mari Carmen Zurita. / Z/GCF