Granada CF

El misterio del peinado de los canteranos

José Antonio y Juancho (primero y segundo por la izquierda), lucen rapado/C. G. Q.
José Antonio y Juancho (primero y segundo por la izquierda), lucen rapado / C. G. Q.

Durante la pretemporada, Adri Castellano, José Antonio González y Juancho, han aparecido con el pelo rapado. Tiene un motivo

CÉSAR GUISADOGranada

«Es una historia muy bacana», decía Ramos entre risas. «Me ha tocado raparme, pero bueno, el pelo crece», apuntaba Juancho, algo resignado, pasándose su mano derecha por la coronilla. Conforme han ido pasando los días de pretemporada, varios jugadores jóvenes del Granada han ido apareciendo en los partidos con el pelo muy corto. Rapados, sin ningún estilo estético, simplemente han pasado por la tiranía de la máquina de afeitar.

Un misterio resuelto. Consecuencias de la buena sintonía de este vestuario, del buen ambiente que se respira entre jugadores. El que sube al primer equipo tiene que hacerlo rompiendo el hielo. Desembarazándose de la timidez para entrar con buen pie en el grupo. Y a veces tocó cantar o bailar o lo que fuera. Y si no te atreves, pasas por la peluquería.

Adrián Castellano y José Antonio González ya llegaron a Alicante con un corte de pelo muy propio para el verano. Se pudo comprobar en el encuentro ante el Extremadura, en el Marbella Football Center. Y el último en sorprender fue Juancho, quien lucía este 'look' ante el Getafe. Esto deja una pregunta en el aire, ¿Qué tal cantan Andrés, Lejárraga, Pablo Vázquez y Escandell?

Son fórmulas para la cohesión. Por supuesto, quienes se sentaron en la silla del barbero lo hicieron de agrado. Las risas, las charlas en confianza, los gestos de complicidad han sido la tónica general de la plantilla durante el 'stage' en Campoamor. Los veteranos han sido de gran ayuda. Allí los grupos han sido heterogéneos y esta es una buena señal y una diferencia apreciable con otras temporadas pasadas no muy lejanas, con una imagen muy distinta del vestuario.

También han sido frecuentes, durante las largas horas en el hotel, los torneos de videojuegos. La edición FIFA del Mundial ha reinado y los goles de Messi y Neymar se han cantado con fuerza en las habitaciones del Real Club de Golf de Campoamor. Ha habido tiempo para todo, para el trabajo concienzudo durante las prácticas y para el descanso. Para la asimilación de los conceptos y el esparcimiento. Y por supuesto para otra labor de la que también ha estado muy pendiente el cuerpo técnico: la de hacer grupo. Misión cumplida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos