Granada CF

La media hora maldita

La media hora maldita
/LOF

Los cuatro goles que ha encajado el Granada en Liga han llegado bien entrada la segunda parte

Antonio Navarro
ANTONIO NAVARROGRANADA

Es el periodo decisivo, en el que se decide todo lo trabajado durante la semana, y por el momento se está convirtiendo una fase de los partidos 'maldita' para el Granada. La última media hora de los encuentros aclara siempre el marcador final y aunque al conjunto granadino no le han marcado demasiados tantos –acumula tres puertas a cero y tres partidos en los que sí ha recibido– el sentir una muesca cuando un duelo va camino de expirar es un contratiempo al que no siempre se le puede encontrar solución.

Tres de los cuatro tantos que han encajado los pupilos de Diego Martínez han llegado en este lapso de tiempo y el cuarto, el recibido en Almendralejo ante el Extremadura Unión Deportiva, fue encajado en el minuto 59, por lo que técnicamente no llegó en la última media hora de partido, pero sí bien entrada la segunda mitad.

Los granadinos eran un equipo muy sólido en defensa hasta que el pasado lunes perdieron su condición de segundo equipo menos goleado de LaLiga 1|2|3 debido a los dos tantos encajados ante el Deportivo en el estadio de Riazor, ambos firmados por Quique González.

Lo curioso es que esos goles llegaron «cuando mejor estábamos» en palabras de Víctor Díaz, que opinó tras el partido que su equipo fue mejor en la segunda parte que en la primera. «En la primera parte nos ha costado bastante, no hemos tenido esa personalidad de anteriores partidos pero en la segunda mitad sí y eso es lo que tenemos que aprender. Aún no habíamos perdido, nosotros sabíamos que el Dépor podía ganar y solo tenemos que coger esa personalidad y confianza para que lo sucedido hoy no nos vuelva a pasar», comentó el lateral sevillano tras el pitido final, subrayando también que la plantilla ahora tiene «ganas de jugar» el partido ante el Córdoba para «borrar la derrota contra el Dépor de nuestra mente».

Sea como fuere, esos dos tantos de Quique González llegaron bien entrada la segunda parte, igual que los otros dos que el Granada había encajado anteriormente.

El guardameta portugués Rui Silva no ha tenido que recoger el balón de su portería en los primeros cuarenta y cinco minutos de ninguna de las seis jornadas ligueras. En la primera de ellas la línea compuesta por Quini, Germán, Víctor Díaz y Álex Martínez realizó un buen trabajo en el estadio Martínez Valero de Elche y el equipo granadino no encajó ningún tanto.

Algo peor se le dio la visita del Lugo al Nuevo Los Cármenes en la segunda fecha del campeonato liguero. Pese a que los granadinos se adelantaron en el marcador con un gol de Antonio Puertas, fue en el segundo tiempo de aquella disputa cuando José Carlos Lazo estableció el 1-1 que a la postre sería definitivo (minuto 74).

La tercera jornada volvió a ser exitosa en defensa, pues los granadinos vencieron con autoridad y pasaron pocos apuros atrás ante uno de los gallitos de la categoría como el Atlético Osasuna (2-0).

Algo antes que el citado gol de Lazo llegó el de Enric Gallego para el Extremadura en el Francisco de la Hera, el más tempranero que los granadinistas han encajado hasta la fecha (minuto 59) y el anticipo de unos minutos verdaderamente angustiosos para la escuadra de Diego Martínez, que tuvo que resistir ante el empuje de un conjunto extremeño cuyas virtudes no están quedando reflejadas en la clasificación durante este primer mes de competición (los extremeños son antepenúltimos con 4 puntos sumados de 18 posibles).

Cuando Rui Silva encajó el tanto llegaron minutos en los que el azulgrana Willy remató al larguero y su compañero Barrera falló un gol cantado cuando solo tenía que empujar el balón con suavidad desde el interior del área pequeña. El equipo de Diego Martínez supo sufrir y acabó sumando los tres puntos en juego gracias a la efectividad demostrada por Antonio Puertas y por Pozo en la última media hora de partido.

Ante el Rayo Majadahonda el Granada completó su partido más redondo de la temporada y el marcador final (victoria por 3-0) no dejó lugar a dudas de que los rojiblancos habían sido mucho mejores en las dos áreas que su adversario.

Por último, en Riazor el Granada también lamentó que su portería fuese perforada en el segundo acto del encuentro. Los hombres de Diego Martínez habían sufrido en los primeros cuarenta y cinco minutos, pero habían logrado dejar su meta intacta. Fue una jugada desgraciada en la que Álex Martínez cometió penalti sobre David Simón la que originó el primer gol gallego, firmado por un Quique González que encontró el camino hacia el éxito en los minutos 68 y 77, quedándose el equipo granadino sin tiempo para reaccionar y evitar la que acabó siendo su primera derrota en el presente ejercicio liguero. Y quedándose también sin la medalla de plata en la clasificación de los equipos menos goleados, que ahora lideran el Málaga y el Alcorcón (dos goles recibidos en 6 partidos), seguidos de la UD Las Palmas (tres goles recibidos). El Granada es cuarto con cuatro goles en contra (0,7 por partido).

Mejoría incuestionable

Aunque la derrota sufrida ante el Deportivo dolió en el entorno rojiblanco porque el equipo granadino tuvo opciones de puntuar durante muchos minutos, lo cierto es que los números defensivos del equipo son mucho mejores que los que el Granada había acumulado la pasada campaña a estas alturas de Liga. El plantel que comandaba José Luis Oltra encajó el doble de goles (ocho) en las seis primeras jornadas, que finalizó con siete puntos en su casillero tras iniciar el curso con cuatro empates consecutivos, una derrota y una victoria. El primer empate ante el Albacete no tuvo goles (0-0) y fue ante el Zaragoza cuando el guardameta rojiblanco Javi Varas encajó su primer tanto de la temporada, obra de Borja Iglesias (1-1 final). Ante el Barça B el Granada encajó dos tantos en casa (2-2 final), ante el Tenerife otros dos fuera (2-2 final), en Valladolid también encajó dos (derrota 2-1) y ante el Córdoba otro más (victoria por 3-1). El Granada recibió seis de estos ocho goles en contra en la última media hora de sus partidos y los otros dos en las primeras partes de sus duelos ante el Barcelona B (Ruiz de Galarreta en el minuto 45) y el Real Valladolid (Jaime Mata en el minuto 10).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos