Granada CF | Filial

El Recreativo se divierte y devora al Melilla en una mañana para recordar

El Recreativo se divierte y devora al Melilla en una mañana para recordar
ALFREDO AGUILAR

Ontiveros y Buil noquean al líder en una primera parte muy efectiva; dos golazos más en la segunda parte completan la 'manita'

Antonio Navarro
ANTONIO NAVARROGRANADA

Hay días en los que todo sale redondo y algo así le sucedió al Recreativo Granada, que goleó al Melilla -líder hasta ese momento- para arrebatarle esa posición de privilegio y mirar desde arriba a sus rivales del Grupo IV de Segunda B.

El equipo de Pedro Morilla va como un cohete y a una mañana casi perfecta en lo que a trabajo defensivo se refiere añadió el estado de gracia de dos de sus atacantes: Ontiveros y Nacho Buil, que dejaron el partido liquidado con cuatro goles -un doblete para cada uno- en los primeros sesenta minutos. No obstante, los que más disfrutaron fueron los alrededor de 400 espectadores que se dieron cita en la instalación de la Carretera de Alfacar, puesto que fueron testigos de un festival de golazos de esos ante los que conviene quitarse el sombrero. Normalmente en los partidos de fútbol suele haber uno que destaque sobre el resto, pero en el Recreativo-Melilla con cualquiera de los seis goles se pudo dar por amortizado el precio de la entrada.

Nada hacía presagiar en los primeros minutos del encuentro el giro que darían los acontecimientos cuando Ontiveros inauguró el marcador. Tanto granadinos como melillenses comenzaron el enfrentamiento respetándose, intentando no perder el orden defensivo expuesto sobre el verde. Menudo asustó a la parroquia local con un disparo cruzado desde la frontal que desvió bien Lejárraga (m. 15) y unos minutos más tarde Ontiveros se anticipó a su marca, en un centro de Paco Torres al corazón del área, y giró la cabeza lo suficiente como para mandar el esférico al único lugar en el que el guardameta Dani Barrio no podía atraparlo (1-0).

Quiso reaccionar el Melilla de Luis Carrión y Yacine demostró por qué es uno de los delanteros con mejor cartel de la categoría al erguirse en el área ante los zagueros locales y cabecear con peligro un centro medido, pero Lejárraga nuevamente estaba ahí para impedir la conexión. Mucho más fluido fue el enlace entre Nacho Buil y Ontiveros, que recibió un pase en profundidad del primero que lo dejó solo ante el meta rival. El 'nueve' del Recreativo Granada falló en el mano a mano, pero el balón salió rechazado hacia los pies de Nacho Buil, que en los últimos partidos convierte en oro todo lo que toca. El mediapunta no se lo pensó dos veces y la rompió desde la frontal, entrando el balón por la escuadra. Si los dos tantos habían sido de excelente factura y el resultado de 2-0 al descanso parecía una maravilla para el filial rojiblanco, más de uno se echó las manos a la cabeza al presenciar lo que Nacho Buil hizo con el balón antes de que el trencilla señalara el camino a vestuarios.

El citado Nacho Buil recibió un balón alto en la frontal del área, se hizo un autopase con la cabeza, dejó a otro rival tirado en el suelo y engañó al portero para recortarlo y marcar a placer. Un tanto que recordó a ese otro que cambió la historia de la entidad en 2011: aquel lienzo lleno de regates y de decisiones imposibles que Ighalo dibujó en el estadio Martínez Valero de Elche el día en el que el club rojiblanco regresó al 'Olimpo' del fútbol español.

En la segunda parte el Melilla quiso meterse en el partido y lo cierto es que el equipo azulino demostró buenas hechuras, pero Ontiveros culminó una contra rojiblanca con un balón a la escuadra (4-0). Brian Martín respondió a éste con otro disparo cruzado que también entró junto a la escuadra (4-1) y Hongla se unió a la fiesta con otro gran gol desde fuera del área tras una jugada personal. Fue su última acción acertada, ya que apenas un minuto después hizo una fea entrada a un rival y fue expulsado por doble amarilla.

 

Fotos

Vídeos