Granada CF

Mallorca, el arte del todo en dos décadas

Mallorca, el arte del todo en dos décadas
CÁRDENAS / EFE

El conjunto balear fue nombrado octavo mejor equipo del mundo en 1999 y en el 2013 bajó a Segunda para caer otro escalón más en 2017

F. RODRÍGUEZGRANADA

La del Mallorca es la historia de un equipo que rozó la gloria y se vio caer entre el miedo y la incertidumbre de no divisar el fin del tropiezo. En apenas dos décadas pasó de pasear su bandera por Europa y perder finales de Copa a verse de nuevo en los campos de la Segunda B. Entre medias, varias clasificaciones para la previa de la 'Champions League', una Supercopa de España y una Copa del Rey, esta sí, ganada ante el Recreativo de Huelva de Lucas Alcaraz. La tercera participación en la mayor competición continental y última gran temporada del conjunto bermellón fueron abortadas por el mazazo de un jugador que ahora es rojiblanco.

El siglo XX se marchó de Mallorca dejando los momentos más dulces del fútbol balear. Los aficionados de la isla se habituaron a machadas de antaño, a disputar finales de Copa del Rey y Recopas de Europa y clasificarse durante casi un lustro para las competiciones europeas más prestigiosas. Les dolió toparse con Ruud Hesp, portero del Barcelona, en aquella final de la Copa que perdieron en los penaltis y precedería los mejores años de la historia bermellona. A los culés ganaron la Supercopa de España poco después y rozaron las mieles internacionales con una final de Recopa que perdieron ante la Lazio.

Con Luis Aragonés conseguirían ser terceros en Liga. Después, con Krauss y a la segunda, entraron en la historia del Viejo Continente al clasificarse en 2001 para la Liga de Campeones y vencer a todo un Arsenal en Son Moix. La angustiosa lucha por la permanencia que llegó después de las noches europeas parecía indicar que la etapa dulce del Mallorca había tocado a su fin. Sin embargo, con Manzano al cargo, en 2003 consiguieron levantar su primera y única Copa del Rey con un equipo que contaba con Riera, Pandiani, Ibagaza o Eto'o.

El equipo jugó la Copa de la UEFA llegando hasta octavos, aunque la realidad en Liga era distinta y, salvo el año en el que Güiza se destapó como 'Pichichi', el Mallorca luchó por la permanencia. La crisis económica y de resultados fueron haciendo cada vez más complicada la estabilidad del histórico Mallorca en Primera. Lo mejor y lo peor se darían la mano casi al mismo tiempo para hacer de Son Moix un nido de contrastes desde el año 2010.

Rodri, villano en Mallorca

Con el club sumido en el mayor caos institucional de su historia, Gregorio Manzano consiguió aislar a sus jugadores de las pujas entre las familias Alemany y Martí Mingarro para luchar hasta el último suspiro por la cuarta plaza en Liga. La tenían en la mano, habían ganado al Espanyol en Son Moix y esperaban un pinchazo del Sevilla en Almería. En el descuento, el equipo hispalense empataba a dos y daba la plaza de 'Champions' al conjunto insular, pero Rodri Ríos, ahora delantero del Granada, debutó en los últimos minutos y anotó un gran gol que enmudeció a toda Mallorca.

En 2013 se certificó el descenso deportivo a Segunda y el club encadenó tantos proyectos como fracasos. Con Oltra, Soler, Karpin, Ferrer , Fernando Vázquez y Carreras, los baleares nunca fueron aspirantes reales a recuperar su sitio en el fútbol de élite español. Irrupciones como la de Marco Asensio colorearon unos años muy grises que acabaron en el descenso a Segunda B, dos décadas después de estar en la cúspide, aunque regresó a Segunda por la vía más rápida y como líder indiscutible de un grupo muy duro.

 

Fotos

Vídeos