Con lo justo

Kundé trata de controlar el balón. /ALFREDO AGUILAR
Kundé trata de controlar el balón. / ALFREDO AGUILAR

Sexta victoria consecutiva en casa del Granada. Como en las dos últimas ocasiones tras una segunda parte de sufrimiento, aunque esta vez la portería propia quedó a cero

EDUARDO ZURITA (AFICIONADO DEL GRANADA CF)GRANADA

Sexta victoria consecutiva en casa del Granada. Como en las dos últimas ocasiones tras una segunda parte de sufrimiento, aunque esta vez la portería propia quedó a cero, lo cual es un logro echando un vistazo a las últimas jornadas y a la endeblez defensiva que se había mostrado en las jugadas a balón parado. No hubo caso en esta ocasión, y la pareja de centrales formada por Chico Flores y Germán anduvieron atentos a los centros pucelanos para cortar a tiempo las intentonas rivales. El temido goleador Mata pasó desapercibido, bien cubierto por la pareja de centrales, pero tuvo en sus pies el empate en una jugada embarullada en la segunda parte que salvó Víctor Díaz cuando el balón enfilaba a meta.

En la primera parte nuevamente el Granada se mostró como equipo dominador y superior. La colocación de dos delanteros, Ramos y Joselu, llevó el esquema a un 1-4-4-2, donde Montoro y Kunde parecieron demasiado próximos en algunas fases del encuentro, a pesar de que el joven camerunés se proyectaba en cuanto podía en ataque y terminó siendo el sostén del centro del campo granadinista a lo largo de todo el encuentro. Se ha asentado como un fijo del once y en casi todos los partidos confirma las razones de ello.

Una nueva victoria en casa

El aumento de efectivos en punta no se tradujo en más ocasiones, que escasearon al principio, donde sólo Machís parecía capaz de crear inquietud. No había fluidez en el juego, y el esquema de dos puntas otorgaba menos claridad en la posesión. A Peña se le echaba de menos en el enlace con los puntas, pero la parroquia confiaba en que más pronto que tarde se inclinaría la balanza a favor de los suyos puesto que el balón merodeaba más el área del equipo vallisoletano, aunque carente de profundidad. Tuvo que ser la combinación de cuatro jugadores que representan las esencias de la calidad en la plantilla rojiblanca la que provocara la ruptura del equilibrio en el marcador. Montoro conectó con Adrián Ramos que con rapidez abrió hacia banda a la posición de Víctor Díaz y éste otorgó un magnífico centro profundo que superó a la línea defensiva albivioleta para que Darwin Machís remachara al primer toque colocando el balón ajustado a un palo. Jugadón y golazo derivado de toques precisos y de calidad, lo mejor de la noche por parte del Granada.

Faltaban veinte minutos para el descanso y el Granada tuvo algunas ocasiones para sentenciar, sobre todo Joselu tras un buen servicio de cabeza de Ramos que no impactó adecuadamente. Del Valladolid en ataque en esta primera fase, nada de nada. El descanso llegaba una jornada más en casa con un Granada controlador del partido y superior a su rival. La peor noticia fue la lesión muscular de Montoro en el tramo final que obligó a su sustitución por Baena. Se ganaba en músculo y corte, pero se perdía en templanza y control del partido. El Granada lo acusaría.

Pájaras

Las pájaras de las segundas partes de jornadas anteriores parecían volver a repetirse en el inicio del segundo periodo donde el Valladolid en pocos minutos se aproximó con tres remates, el primero de ellos tras una gran jugada profunda por la banda izquierda de su ataque que fue incomprensiblemente desperdiciada por Óscar Plano. Empezó el rumor de desafección de la grada que veía que su equipo se echaba atrás y que se cargaba de tarjetas porque en los balones divididos los jugadores del Valladolid casi siempre llegaban segundos antes y terminaban derribados por algún rojiblanco.

El Granada renunció a la pelota y empezó a sufrir. La salida de Ontiveros agravó las cuitas. El malagueño demostró la calidad que atesora y por la que se le quiso en Granada como refuerzo. Pitado por el público local dada su negativa confesa a enrolarse con los rojiblancos fue el jugador visitante que llevó el peligro más claro hasta el final del partido, en especial en un tiro cruzado que salió ligeramente desviado a la izquierda de la meta de Varas, y sobre todo con una gran asistencia a Mata que el portero rojiblanco abortó en última instancia.

"El remate de Machís fue el único entre los tres palos en todo el partido"

Sólo Kunde parecía capaz de tomar decisiones juiciosas desde el lado del Granada. En la capacidad de desequilibrio de Ramos y en la velocidad de Machís se fiaron las posibilidades de apuntillar el partido por parte de los locales: el venezolano la tuvo tras una finta que culminó con un tiro cruzado que salió desviado; el colombiano otorgó al debutante Salvador Agra -muy luchador y activo desde que saltó al terreno de juego en sustitución de Pedro, que estuvo otra vez gris-, una gran oportunidad de marcar tras convertir un mal pase del portugués en una magnífica asistencia que se perdió tras un deficiente último control del portugués. No golea Adrián, pero su capacidad de controlar balones por alto y bajo, de abrir hacia bandas, de otorgar espacios y asistencias a sus compañeros empieza a enraizarse como una más de las potencialidades del equipo.

Tres puntos alcanzados con lo justo: el remate de Machís fue el único entre los tres palos en todo el partido. La victoria era muy importante y permite volver a acercarse a la cabeza a la espera de los resultados de la jornada. Dos partidos seguidos en casa que han supuesto seis puntos tras derrotar a Tenerife y Valladolid, cortando además una racha victoriosa de los pucelanos que les había situado a un solo punto del Granada antes del partido de la noche del viernes. Nada que objetar en cuanto a resultados y puntuación en casa, aunque sigue latente el resquemor derivado de la bajada de ritmo que el equipo muestra en las segundas partes, que empieza a aparecer como un mal crónico. Esperemos que la otra endemia, la de las derrotas fuera de casa, quede definitivamente curada en la visita a El Arcángel para enfrentarse al Córdoba en la próxima jornada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos