Granada CF

La jornada que pudo cambiar el destino rojiblanco

Álex Martínez, en Pamplona. //LOF
Álex Martínez, en Pamplona. / /LOF

El Granada recogió el liderato en la jornada 13 del curso pasado y lo soltó sólo una después al ascendido Huesca

ANTONIO NAVARRO GRANADA

La decimotercera jornada de Liga, la que el Granada va a afrontar este domingo jugando ante el Numancia, fue una de las fechas más relevantes del curso pasado para el conjunto granadino.

El Granada de Oltra se presentó en la misma en su mejor momento de la temporada, después de haber goleado en casa al Lorca (4-1) durante un partido en el que la estrella de la plantilla, Darwin Machís, subrayó las diferencias entre uno y otro equipo.

El calendario quiso que los rojiblancos visitasen en esta fecha al Osasuna de Diego Martínez, un equipo que también había comenzado bastante bien el campeonato y que puso en aprietos al cuadro andaluz, muy serio en el estadio El Sadar de Pamplona. El 0-0 con el que finalizó la contienda permitió a los granadinos agarrar el liderato y defenderlo una semana más tarde en casa, ante el Sevilla Atlético. Lo que se intuía que podía ser un importante paso hacia el éxito lo fue hacia el desastre, porque el Granada cayó contra pronóstico ante el filial sevillista (1-2) y el equipo que le arrebató el liderato, la SD Huesca, ya no lo soltaría más hasta marzo de 2018.

En esos casi cinco meses que transcurrieron entre una fecha y otra pasaron muchas cosas. El Granada de Oltra recuperó su fiabilidad como local, pero acumuló siete partidos sin vencer fuera de casa y los anhelados puestos de ascenso directo se fueron alejando. Una racha de cuatro victorias consecutivas durante el mes de febrero –tan solo una de ellas tuvo lugar a domicilio, en Córdoba– elevó al equipo rojiblanco del octavo puesto al tercero, pero cuando más cerca volvía a estar la zona VIP de la clasificación más dura terminó siendo la caída. Tres derrotas consecutivas ante Lugo (2-1), Nástic (0-1) y Oviedo (2-1) precipitaron el cese de Oltra y la ascensión de Pedro Morilla, hasta entonces técnico del filial.

Con el sevillano en el banquillo el Granada tuvo la fortuna de vencer al Numancia gracias a un gol de Espinosa en el minuto 88 de partido, pero la suerte le dio la espalda a la formación rojiblanca en los siguientes encuentros, saldados con tres empates y una derrota. El Huesca, ese equipo que heredó el liderato del Granada en la jornada 14, venció a los rojiblancos por 2-1 en El Alcoraz (jornada 37) y dio lugar al cese de Morilla. Un técnico experimentado como Miguel Ángel Portugal fue reclutado para intentar al menos meter al equipo granadino en la fase de ascenso, pero dos derrotas consecutivas ante Rayo y Almería convirtieron ese objetivo en una quimera. El Huesca, que fue mucho más regular, también pasó por una mala racha (estuvo ocho jornadas seguidas sin ganar) pero en ningún momento se alejó del ascenso directo, que finalmente consiguió.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos