Granada CF

Javi Varas se desvincula del Granada

Javi Varas se desvincula del Granada
F. RODRÍGUEZ

El guardameta hispalense se desvincula de la entidad al rescindir el año de contrato que le quedaba | Su salida permite al Granada ganar algo más de margen al tope salarial, un 'problema' con el que los equipos volverán a lidiar durante el mercado de invierno

ANTONIO NAVARROGRANADA

Tras meses de negociaciones y un tira y afloja que se ha extendido hasta más allá del cierre de la ventana de fichajes, el culebrón acerca de la continuidad de Javi Varas en el Granada llegó ayer a su fin. La entidad rojiblanca anunció que el guardameta sevillano se desvinculaba del club mediante un comunicado en el que quiso «agradecer a Varas la profesionalidad demostrada desde su llegada la temporada pasada» y desearle «suerte en sus futuros proyectos».

En el acuerdo final para su rescisión de contrato se establece que el futbolista percibirá unas cantidades ligeramente superiores a las que se le ofrecieron el 31 de agosto (último día del mercado de fichajes) y que consistían en abonarle el 75% de lo estipulado en su contrato más un 25% en variables. Finalmente, la cantidad que tendrá que pagarle el Granada será superior a ese setenta y cinco por cierto, aunque según ha podido saber IDEAL no llega a ser el 80% del total.

La decisión del club rojiblanco de prescindir del ex guardameta de equipos como el Sevilla o el Celta de Vigo se tomó a comienzos de verano, quedando clara y oficializada la continuidad de dos promesas de futuro en las que el Granada confía para esta temporada: el meta portugués Rui Silva y el valenciano Aarón Escandell, promocionado desde el filial granadino.

A Varas se le comunicó que no entraba en los planes del Granada 2018/19 pese a tener un año más de contrato, situación que obligaba a ambas partes a comunicarse hasta alcanzar un entendimiento. A pesar de que su contrato, cercano a los 400.000 euros anuales, no era de los más altos de la plantilla, la confianza en Rui Silva y en Aarón así como la necesidad de ampliar el margen salarial del club ante LaLiga para acometer nuevas operaciones llevaron al Granada a establecer la salida del cancerbero como una de sus prioridades. No hubo entendimiento económico a lo largo de un verano en el que la entidad sí que consiguió dar salida a otros tres futbolistas que también vivieron su particular culebrón veraniego, pero que terminaron abandonando el club durante el mercado de fichajes: el defensa central Matthieu Saunier (traspasado al Lorient), el punta Joselu Moreno (traspasado al Real Oviedo) y el mediocampista Raúl Baena, cedido el 31 de agosto al Melbourne Victory australiano, que paga algo más de la mitad de su ficha.

Con este movimiento y la salida de Baena en el día previo al cierre del mercado, el Granada gana algo más de margen en lo referente al tope salarial establecido por LaLiga, un asunto espinoso que ha alterado el inicio de Liga a un buen número de equipos de la Segunda división.

La situación del club granadino ahora es otra de cara a la posibilidad de reforzarse en el mercado de invierno, pues el tope salarial es una cifra que varía en función de los ingresos y gastos de los clubes. Si el Granada también consigue encontrar un patrocinador principal, otra de las asignaturas pendientes en los últimos meses, el margen para ampliar la plantilla en enero será aún mayor.

Más pena que gloria

La etapa de Javi Varas en el Granada no ha terminado siendo todo lo fructífera que ambas partes hubiesen deseado. El portero, que cumplirá 36 años el próximo 10 de septiembre, fue una de las primeras incorporaciones el pasado verano de 2017, con el equipo recién descendido a Segunda. Su experiencia en la elite le ayudó a ganarse la titularidad con José Luis Oltra en el banquillo, jugando todos los partidos de la primera vuelta de LaLiga a excepción de uno, en Vallecas, en el que no pudo estar bajo palos por problemas personales.

Sus actuaciones generaron dudas pues alternó paradas de mérito con errores de bulto, como el que le costó a su equipo el ser empatado en el minuto 45 del duelo de la jornada 31 ante el Real Oviedo, un rival que estaba siendo muy inferior al equipo granadino y que tras igualar el marcador acabó marcando otro gol más (el 2-1 definitivo) y llevándose la victoria, la que -en la práctica- le costó el puesto a Oltra. Cuando Pedro Morilla se hizo cargo del primer equipo rojiblanco siguió confiando en él para proteger la portería pero, tras una buena actuación ante el Numancia, los números en los cuatro siguientes encuentros fueron catastróficos: siete goles encajados en 360 minutos, siendo especialmente grave su fallo ante Osasuna, en el que no atrapó bien un balón alto que quedó en los pues del rojillo Xisco, que lo envío al fondo de la red.

Los tres goles encajados ante la Cultural Leonesa fueron los últimos que recibió con Morilla como entrenador, pues el técnico hispalense se jugó el cargo en Huesca con Rui Silva de titular. El Granada perdió aquel encuentro, Morilla fue cesado y a Varas se le presentó una nueva oportunidad de volver al once con Miguel Ángel Portugal en el banquillo.

El veterano técnico también confió en él para defender la portería rojiblanca, pero la crisis en la que estaba inmerso su equipo provocó numerosos cambios en las alineaciones puesto que las derrotas ante el Rayo Vallecano en casa (0-2) y el Almería fuera (2-0) alejaron muchísimo al equipo granadino de la zona de promoción de ascenso. Varas no falló en la victoria de los granadinos ante el Reus (1-0) pero a pesar de eso no jugó ninguno de los dos últimos encuentros de la pasada campaña.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos