Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscripción Semestral + 2 Entradas Cine Megarama (valoradas en 13,60euros), ahora por 24'95euros

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app exclusiva sin publicidadNewsletters personalizadasEl Club: Ventajas, sorteos y actividades.
Granada CF

El interior derecho, el único puesto en liza en el once de Martínez

Vadillo y Fede Vico, dos de los puntales de este Granada de Diego Martínez./P. VIlloslada/GCF
Vadillo y Fede Vico, dos de los puntales de este Granada de Diego Martínez. / P. VIlloslada/GCF

El técnico ha insistido con éxito en una alineación de partida fija en la que Ojeda puede hacerse con el hueco sin dueño

MANUEL PEDREIRAGRANADA

«El Granada es un equipo ordenado y muy difícil de ganar». «El Granada tiene las ideas muy claras». «El Granada sabe muy bien a lo que juega». Frases de este tenor son habituales en las ruedas de prensa previas y posteriores a los partidos y las pronuncian los entrenadores y jugadores rivales.

Más allá de la cortesía que impone habitualmente –excepto a Quique Setién– tratar con respeto al equipo adversario y a su técnico, en el caso del Granada hay mucha verdad en esas definiciones y un vistazo a la clasificación lo confirma. Ese Granada de las ideas claras y que sabe muy bien a lo que juega se gestó primero en la cabeza del entrenador y se ha trasladado al campo a través de once posiciones ocupadas casi siempre por los mismos hombres.

Solo un puesto, el de interior derecha, parece no tener dueño hasta el momento, aunque el futbolista con más opciones de gozar de continuidad en este tramo de competición es Dani Ojeda, incorporado en el mercado invernal, que ya ha estrenado su casillero de goles y ha firmado buenas actuaciones. Además de esa posición, el lateral izquierdo se ha repartido también entre varios futbolistas tras la lesión de Álex Martínez a comienzos de diciembre. Su vuelta a la competición está cada vez más cerca y tendrá que 'vérselas' con Quini y Adri Castellano para recuperar su sitio en el once.

El resto de la alineación puede repetirla de memoria cualquier aficionado rojiblanco. La portería es de Rui Silva, el único futbolista de la plantilla que ha disputado todos los minutos, como también tiene dueño el lateral derecho del capitán Víctor Díaz, que solo se perdió un partido por sanción (vio una roja directa en Alcorcón).

La pareja de centrales compuesta por José Antonio Martínez y Germán Sánchez también se antoja inamovible. En el inicio liguero, el técnico alineó a Víctor Díaz en el centro de la defensa junto a Germán porque Martínez sufría diversos problemas físicos, pero no tardó en desplazar al capitán al costado para darle los galones al onubense, que se ha destapado como un zaguero solvente y complemento perfecto del 'jefe'.

Si no han disputado todos los partidos juntos desde entonces ha sido por alguna lesión, como la que motivó el debut de Bernardo Cruz ante el Elche para suplir la baja de Germán. El central cordobés fue el primer refuerzo invernal, obligado tras la salida de Pablo Vázquez, pero nada hace pensar que vaya a contar con minutos a corto plazo.

Un dúo consolidado

Por delante se sitúa en el campo otro dúo muy consolidado. Fernando San Emeterio y Ángel Montoro son la clave de bóveda de este Granada. Ambos son esenciales para Diego Martínez, tanto en los movimientos ofensivos como defensivos, y los dos han sido titulares siempre que la salud o las tarjetas lo han permitido. Los dos han sido titulares en 24 de 28 partidos y casi siempre han completado todos los encuentros. San Emeterio lleva jugados 2.119 minutos, una cifra que prácticamente calca su compañero Montoro (2.111).

A ambos lados de esta pareja de volantes hay otro jugador que también supera los dos mil minutos. Se trata de Álvaro Vadillo, titular en los 28 partidos de liga –el único junto a Rui Silva– pero que ha sido sustituido en casi todos. Solo ha completado seis encuentros. Su continua intervención en el juego y su permanente exposición implican una exigencia física que lo suelen llevar al vestuario antes del minuto 90.

La banda derecha y el puesto de mediapunta han tenido más dueños, aunque el espacio por detrás del punta es de Fede Vico casi en exclusiva. El cordobés ha sido titular en 23 partidos, si bien solo ha completado once y está muy cerca de alcanzar los dos mil minutos sobre el campo. La zona derecha de la medular sí ha cambiado de inquilino. Comenzó Antonio Puertas y lo hizo como un misil, con goles y dobletes en las primeras jornadas.

El jovencísimo Alejandro Pozo le daba el relevo desde el banquillo hasta que empezaron a invertirse los papeles. Pozo se afianzó, también con goles decisivos y la predilección de una grada que lo adoptó como uno de sus ídolos.

El pasado de Ojeda

Sin embargo, la estrella del sevillano se fue apagando y llegó el mercado invernal, y con él Dani Ojeda, un competente extremo con pasado reciente en Primera (Leganés). Las pinceladas positivas que ofreció en sus primeras apariciones se confirmaron cuando Diego Martínez le dio la titularidad, algo que unido a la lesión de Pozo le convierte en el candidato mejor posicionado para amarrarse al puesto y convertirse en protagonista en el último tercio de liga.

Y en punta, tampoco hay excesivas dudas. El técnico gallego ha confiado desde el principio en Adrián Ramos, titular en 20 partidos, y solo ha dado entrada al Rodri cuando el colombiano ha estado lesionado o sancionado.

El registro goleador de ambos no es para tirar cohetes –el pichichi es Puertas con 8 tantos– pero la contribución de Ramos al juego de ataque del Granada es indudable y más que suficiente para garantizarle el puesto.

El once de partida, por tanto, está muy claro en la cabeza del Diego Martínez, como también algunas de las variantes que suele introducir en los partidos. Puertas, Pozo, Azeez y el propio Rodri son las soluciones más usuales, en algunos casos con mínimos retoques en el dibujo. La plantilla no anda sobrada de efectivos pero, por ahora, responde a las mil maravillas.