Granada CF

La importancia de recuperar al mejor Antonio Puertas

Puertas, en el partido ante el Córdoba/Pepe Marín
Puertas, en el partido ante el Córdoba / Pepe Marín

El bajón en su rendimiento es una mala noticia para un equipo al que no le sobran los atacantes

Camilo Álvarez
CAMILO ÁLVAREZGranada

Fallar un penalti no es un error grave que achacar a un futbolista. Se trata de una lotería en la que cualquier cosa puede pasar. Antonio Puertas se atrevió a lanzarlo en un momento complicado, con pocos minutos para el final del partido y con el marcador en contra frente a la UD Las Palmas. Falló. No tuvo demasiadas consecuencias porque pocos minutos después Rodri empató.

El problema para el jugador almeriense es que esta pequeña mancha viene en el peor momento, justo en el partido en el que había recuperado la titularidad, cuando pretendía demostrarle a su entrenador que podía volver a ser indiscutible en sus alineaciones.

Puertas ha perdido la condición que por derecho se había ganado esta temporada a base de buenas actuaciones y goles. El rédito anotador le vale para seguir siendo el máximo goleador del equipo, pero su rendimiento ha descendido considerablemente en las últimas semanas y la irrupción de Pozo le ha pasado factura.

Precisamente la ausencia del sevillano, concentrado con la selección española sub 21 por primera vez a sus 19 años, le brindó la ocasión de volver al once. En Las Palmas estuvo tan voluntarioso como en el resto de partidos esta temporada, pero no igual de brillante. Le faltó esa inspiración individual para marcar la diferencia. Eso se ha repetido en las últimas semanas, por eso ya no fue titular en La Romareda Zaragoza.

Diego Martínez dio la pista en el partido anterior frente al exequipo de Puertas, el Almería, donde fue sustituido a la hora de juego, situación poco habitual este curso. Contra el Numancia continuó en el banquillo pero sí tuvo minutos en la segunda parte. Precisamente entró por Pozo, un cambio de cromos estudiado sabiendo que en Las Palmas esa sería la situación para conformar el ataque.

Los que han trabajado con Antonio Puertas destacan su entrega en entrenamientos y partidos, su calidad y su buen carácter para asimilar cada una de las situaciones a las que se enfrenta. Pero también que es un futbolista que necesita mucho cariño en su entorno, del entrenador, para rendir al nivel que puede alcanzar. Porque de lo contrario pierde confianza en sus posibilidades y el rendimiento cae.

El trabajo psicológico que con él ha hecho Diego Martínez hasta ahora tiene mucho mérito, porque ha conseguido convertir a un jugador hundido la temporada anterior por la falta de oportunidades en un mediapunta con mucho gol desequilibrante en la Segunda división. El reto del entrenador gallego es volver a sacar lo mejor de Antonio Puertas, porque no se puede permitir que el almeriense baje el nivel en una plantilla en la que sus compañeros han marcado una clara línea ascendente y con escasos recursos en la zona del ataque.

Por ahora la única variante que ha funcionando entrando desde el banco ha sido Pozo, que tan bien lo ha hecho que se ha instalado en la titularidad. Juancho no ha convencido por el momento como extremo. Fede Vico, con algunas dudas iniciales, y Vadillo son inamovibles a día de hoy. Esta situación cambiará a partir de enero porque el club busca refuerzos para competir en la zona de la mediapunta y los costados. Borja Lasso es el primero en añadirse a esta lista de posibles.

 

Fotos

Vídeos