Granada CF

Hongla espera tener una nueva oportunidad con el primer equipo

Martin Hongla. /P. M.
Martin Hongla. / P. M.

Tras ser titular con el filial, aguarda a que las cosas «vayan mejor en enero». Tiene ofertas para salir si no fuera así

RAFAEL LAMELASGRANADA

La aún corta carrera deportiva de Martín Hongla ha transcurrido en una noria. Llegó al Granada el verano de 2016 con la mayoría de edad recién cumplida para enrolarse en su filial. Debutó con el primer equipo en enero de 2017 de la mano de Lucas Alcaraz, durante el último curso en la máxima categoría. Acabó la temporada como titular indiscutible en el aciago periplo de Tony Adams, siendo de los más aseados en el centro de la defensa, pero la ruptura del acuerdo de desarrollo de jugadores del fondo de inversión vinculado al anterior propietario del club, Gino Pozzo –al que Hongla pertenecía–, interrumpió su progresión.

No quiso salir de la entidad la campaña pasada, pero sólo tuvo minutos con los 'mayores' en la Copa. Un mero partido suelto en el que el equipo fue eliminado en Zaragoza para luego quedar inédito con el filial. Salió cedido al Barcelona B en enero, con una opción de compra para los azulgrana. Cuando empezaba a ser titular como pivote se lesionó. No pudo contribuir a la salvación de los catalanes y tuvo que regresar a Granada. Parecía abocado a una salida, pero al final del periodo estival las tornas variaron. La entidad adquirió la mitad de sus derechos económicos –la otra parte sigue siendo del fondo– y le volvió a dar ficha en el segundo equipo, aunque esta vez contando como uno más. A regañadientes, Hongla y sus agentes aceptaron, aunque con la ilusión latente de que en los siguientes meses podría ganarse un sitio en el primer equipo participando en sus entrenamientos. Sin embargo, Diego Martínez no ha contado con él en las sesiones en las que se ha reforzado con chicos del Recreativo, a pesar de que Hongla ha sido un titular habitual en la zaga del conjunto de Segunda B. El camerunés no desiste y espera que esa oportunidad llegue. Que las cosas «vayan mejor a partir de enero; pienso sólo en el Granada», expresó en una entrevista concedida a IDEAL antes de irse de vacaciones. En caso de que las cosas no cambien, sus representantes volverán a presionar con algunas ofertas que llegan de ligas extranjeras.

«Mi ilusión es subir al primer equipo. Estoy a la espera. Por ahora sigo concentrado con el Recreativo, jugando ahí hasta que quieran contar conmigo», subrayó Hongla, que se encuentra bien físicamente, pero también en lo mental tras normalizar su situación contractual con los rojiblancos. «Ahora están las cosas más tranquilas, pero antes tuve algunos problemas porque quería jugar en el primer equipo y las circunstancias con el club no eran las adecuadas. Pero todo se tranquilizó, hablé con Pedro (Morilla), entré en la dinámica del filial y todo marcha como debe», repasó.

Esta confianza del preparador sevillano se refleja en el césped. Hongla ha disputado doce de los 18 partidos del Recreativo en Liga, marcando un gol, aunque sufriendo dos expulsiones. Y es que la vehemencia a veces le ha jugado malas pasadas. «He encontrado a muchos entrenadores en mi carrera. He conversado mucho con ellos sobre mis características. Ahora estoy aprendiendo a tener paciencia. Antes salía al campo y jugaba muy directo, no pensaba bien en el peligro de ciertas acciones, pero creo que estoy cambiando. Lo comento con los preparadores y la familia, que me ayuda a estar tranquilo», reconoció.

Charlas con Diego

Entre las charlas, también ha habido una con el que manda en el primer equipo. «Sí, he hablado algunas veces con Diego (Martínez). No sé lo que podrá venir, pero estoy a gusto y concentrado en que las cosas sean diferentes en 2019». Hongla aprendió muy pronto a hablar en español y se siente integrado y feliz en la ciudad que le acogió y en la que encontró una oportunidad de actuar en la élite. Sin duda, el mejor recuerdo de su trayectoria en activo. «Aquello llegó por el trabajo. Para mí es la fórmula para que un futbolista crezca rápido. Esforzarse por mejorar. Jugué en Primera, el año pasado me tocó hacerlo en Segunda y ahora estoy en Segunda B. Con trabajo creo que podré volver a estar en Primera, ayudando al equipo», afrontó.

Huye de etiquetas y no quiere cargar con la mochila de otros jóvenes de su continente que mostraron talento pero cierta inadaptación a la disciplina en su día. «Cada uno tiene su momento. Aquí han venido futbolistas africanos de todo tipo. Unos han seguido en Primera y otros no, pero cada uno tiene su calidad. Yo he de tener confianza en que las cosas vayan a mejor. Quiero triunfar aquí», insistió.

Se siente defensa, aunque no le hace ascos a ubicarse en el centro del campo. Conoce bien al central Martínez, que fue su compañero en el Barça B, «una buena persona», y dice que el vestuario del filial es «como una familia» y que tiene varios compañeros que pueden llegar lejos. «Puede ser su año», añadió sobre 2019. Está con ganas al comprobar que la actual filosofía de la entidad promueve que los jóvenes suban con los 'mayores'. Hongla quiere repetir. No quiere pensar en otro futuro por ahora, aunque sabe que necesita dar un paso adelante para no quedarse estancado.

 

Fotos

Vídeos