Fichajes Granada CF

Las raíces granadinas de Roberto Soldado en Algarinejo

Soldado celebra el gol que le hizo al Granada en Mestalla. /AFP
Soldado celebra el gol que le hizo al Granada en Mestalla. / AFP

La familia paterna del próximo delantero del Granada, que llega esta tarde a la ciudad, tiene sus orígenes en este lugar de la provincia

José Ignacio Cejudo
JOSÉ IGNACIO CEJUDOGRANADA

El fichaje de Roberto Soldado por el Granada esconde una historia familiar. El delantero aterrizará hoy en la ciudad tras haber volado ayer de Estambul a Madrid, concretará su contrato y será anunciado como nuevo futbolista del equipo rojiblanco por una temporada. Es el anuncio que esperan muchos vecinos de Algarinejo, la localidad granadina fronteriza con la provincia de Córdoba en la que nació su familia paterna.

Roberto Soldado vino al mundo en 1985 en Valencia, la ciudad a la que emigró su familia unos años antes. En Algarinejo vivían entonces más de cinco mil personas, el doble que ahora. Cosas del éxodo rural en el nuevo siglo. Allí nacieron los abuelos y el padre de Roberto Soldado, que hace unos años recordaba con vecinos del pueblo el camino lleno de curvas que le revolvió el estómago cuando regresó todavía niño. No tardaría mucho en deslumbrar a Vicente del Bosque para que lo reclutase en las categorías inferiores del Real Madrid gracias a sus goles en el equipo del colegio Don Bosco.

Todavía guarda amigos en Algarinejo. Se le sigue queriendo y se aguarda con entusiasmo a que estalle la oficialidad del fichaje. En marzo de 2012 visitó Los Cármenes con el Valencia y recibió en el hotel a la Peña Granaína de la localidad. Soldado era el delantero español de moda entonces: días antes había firmado un 'hat-trick' con la Selección Española de su gran valedor, Vicente del Bosque, en un amistoso en la Rosaleda ante Venezuela. Tres tantos en tres toques, el primero con la espuela. Los de Algarinejo le prepararon una pancarta que este firmó encantado.

Con su vuelta a Granada el punta se reconcilia con su sangre. Roberto Soldado será el goleador del equipo rojiblanco en su regreso a Primera, para orgullo y felicidad de quienes todavía lo consideran un vecino más. El delantero vuela esta tarde desde Madrid para firmar su nuevo contrato y convertirse en la nueva referencia nazarí. El club lo anunciará a lo largo del día como una fiesta. Soldado se someterá al reconocimiento médico mañana, al igual que Domingos Duarte, y se incorporará a la pretemporada de los de Diego Martínez. Su presentación podría ser un buen motivo para el descubrimiento de la nueva camiseta de Nike.

Ilusionado

Soldado ha rebajado considerablemente, hasta más de la mitad, el sueldo que le pagaba el poderoso Fenerbahce turco del que procede libre. Influye el factor sentimental, esa unión sanguínea que lo vincula con esta tierra y con los vecinos de Algarinejo, y también el desafío de probar a sus 34 años que todavía puede rendir en la Liga española. En el vestuario rojiblanco se encontrará entre otros con Adrián Ramos, otro 'killer' experimentado, un año más joven, que también vivió partidos de Champions e internacionales con su selección.

Garantía de gol, Soldado marcó al Granada en Mestalla en una tarde de la temporada 2012/13 en la que los rojiblancos, entonces entrenados por Lucas Alcaraz, obtuvieron la permanencia gracias a otros. El delantero español aprovechó un centro de Joao Pereira para adelantarse a todos, el más listo de la clase. Soldado sabe hacer goles, de eso no cabe duda. Ganador y guerrillero, también sabe sacar provecho de otras artes más oscuras, como reveló 'El Día Después' a raíz de su visita a Los Cármenes unos meses antes esa misma campaña, maestro también en eso que llaman 'el otro fútbol'.

Ahora firma por el Granada para defender su escudo, para partirse la cara por sus colores. Lo hará por profesionalidad, pero también por su padre, por sus abuelos y por todos los vecinos de Algarinejo.