Granada CF

El as bajo la manga de Diego

Ramón Azeez, un tipo con tres pulmones. /
Ramón Azeez, un tipo con tres pulmones.

José Ignacio Cejudo
JOSÉ IGNACIO CEJUDOGRANADA

El centrocampista nigeriano fue arrebatado del Lugo en el mercado invernal y siempre fue bien considerado por su técnico. El cansancio con el que el Granada alcanzó el invierno provocó que Diego Martínez y la secretaría técnica pusieran sus ojos en un tipo con tres pulmones, un prodigio de la naturaleza. Ramón Azeez llevaba un año y medio jugándolo todo en el Lugo, hasta arriba de galones, pero no dudó cuando el Granada le puso la oferta sobre la mesa. Hizo la maleta, cambió el norte por el sur y se alistó en la tropa de Diego Martínez. Le hablaron del sueño impronunciable del ascenso y lo militarizaron para la causa. Su técnico siempre se lo agradeció.

Y es que el técnico granadinista ha tenido una atención especial para el nigeriano, que previsiblemente también jugará en Primera bajo sus órdenes. Primero lo amparó bajo el comprensible paraguas del necesario tiempo de adaptación a un nuevo club y una nueva ciudad, desde aquel desorientado debut en Córdoba. Luego, con el paso de los partidos, se fue convirtiendo en su as bajo la manga. Una pieza utilísima.

Ramón Azeez se convirtió en sinónimo de 'pausa' para Diego Martínez. Fue lo que siempre le pidió. Que controlase los partidos, sus tiempos, sus instantes, con balón y sin él. El nigeriano cumplió, silencioso, entregado pese a su devoción durante el Ramadán. Sin ser Montoro, ni tampoco San Emeterio, supuso algo a medio camino entre ambos. Aportó lo que se le pidió.