Granada CF

Martínez se queda en el gimnasio en la primera sesión de la semana

Imagenes del entrenamiento de este lunes./RAMÓN L. PÉREZ
Imagenes del entrenamiento de este lunes. / RAMÓN L. PÉREZ

La plantilla pasó entre bromas una primera parte del entrenamiento jugando a balón prisionero y la intensidad fue en aumento hasta una probatura final

José Ignacio Cejudo
JOSÉ IGNACIO CEJUDOGRANADA

El Granada volvió ayer por la tarde a los entrenamientos en la Ciudad Deportiva, ya en la semana del debut liguero en el Estadio de la Cerámica ante el Villarreal. Si Diego Martínez y compañía andan tensos con el estreno, no lo escenificaron en esta primera sesión. Fue una práctica marcada por las bromas iniciales, aunque sí es cierto que no tardaría el cuerpo técnico en elevar la intensidad con ejercicios de balón. No saltó al césped José Antonio Martínez, ya incorporado a la dinámica del grupo pero con trabajo específico en el gimnasio por precaución ante unas leves molestias.

Tampoco participaron Álex Martínez, con una lesión fibrilar grado II en el isquiosural derecho; Bernardo, con una sobrecarga en el isquiosural izquierdo; ni Neyder Lozano, este con una fisura en la tibia derecha. La buena noticia la protagonizó el venezolano Yangel Herrera, que se ejercitó ya sin problemas tras varios días de tocar balón con cuidado. Adri Butzke ya entrena con el Recreativo, que saltó algo más tarde, al igual que Antonio Aranda mientras que el que sí parece que seguirá probando con el primer equipo será Isma Ruiz, flamante campeón en el torneo internacional de l'Alcúdia el pasado jueves. Subieron a echar un cable al primer equipo el central Montoro y el lateral derecho Pepe.

Diego Martínez y los suyos quisieron arrancar la sesión con risas. Los futbolistas jugaron a balón prisionero, un juego propio de la infancia, durante la primera mitad del ejercicio vespertino, con bromas entre todos y Rodri como principal artífice, metido en todas las pugnas, pese a su situación en la rampa de salida del equipo. Más tarde siguieron con otra serie de ejercicios físicos y rondos que terminaron en una segunda mitad de sesión bien distinta de la anterior, con mucha más intensidad.

La plantilla se dividió en tres equipos, tras la 'competitividad' entre risas del balón prisionero, en un ejercicio habitual de Diego Martínez que tiene por objetivo la retención de la posesión del balón. Los tres equipos rotaron, con uno por fuera de las dimensiones del terreno de juego y limitado a un toque de balón, con el que se buscaba el desplazamiento en largo y el cambio de juego, la especialidad de Ángel Montoro.

Probaturas

A continuación y como colofón a la sesión de entrenamiento, la primera en la semana definitiva a cinco días del estreno ante el Villarreal, Diego Martínez planteó un 'partidillo' en el que experimentó con distintas probaturas ya de cara al primer 'once' inicial del campeonato. Por uno de los lados, y en un 'once' con más vistos a ser titular, plantó a Aarón bajo palos –Rui Silva estuvo en el equipo rival, con mayor exigencia y con la titularidad garantizada– con Víctor Díaz, Domingos, Germán y Carlos Neva -aunque este no podría jugar salvo que permaneciera en la plantilla– en la defensa, Eteki y Montoro en el centro del campo, Puertas y Darwin Machís en las bandas, Fede Vico en la mediapunta y Adrián Ramos como delantero centro. Más tarde introdujo a Soldado por el cafetero, a Vadillo por Puertas, a Quini por Víctor Díaz y a Yangel Herrera por Montoro, con el venezolano todavía por demostrar cuánto puede aportar al equipo tras recuperarse de su lesión en el isquiosural.

Finalizado el entrenamiento, Diego Martínez y Fran Sánchez, gerente deportivo del club, mantuvieron una larga conversación sobre el césped antes de retirarse. Ambos permanecen 'quebrándose' la cabeza a pocos días del inicio de la Liga, con algo más de margen para el cierre del mercado. Las cartas del Granada están marcadas aun atentos a ciertas oportunidades que surjan con los descartes de los equipos de mayor entidad. Diego Martínez buscará el 'once' más competitivo para plantar batalla al Villarreal.