Granada Juvenil

El Granada de Rubén Torrecilla y la oportunidad perfecta para ver cómo nace un gran equipo

Lance del duelo frente al Málaga. /RAMÓN L. PÉREZ
Lance del duelo frente al Málaga. / RAMÓN L. PÉREZ

En Armilla, el equipo evidenció por momentos la inexperiencia ante un Málaga mucho más maduro en la División de Honor

FRAN RODRÍGUEZGRANADA

El Granada Juvenil A que dirige Torrecilla se estrenó el pasado domingo en casa tras ganar en la jornada inaugural ante el Recreativo de Huelva. El resultado ante el Málaga, derrota por 1-3, no pudo ser el que todos los granadinistas congregados en Armilla hubiesen querido, si bien las sensaciones fueron positivas al término del encuentro. Hay algo mejor que ver a un equipo ganar, y es verlo crecer, el camino hacia el triunfo.

Este curso, el equipo de Torrecilla ofrece esta oportunidad al aficionado. Multitud de caras nuevas, muchos jugadores que no conocen la más alta categoría del fútbol juvenil, componen el nuevo plantel nazarí, que se ha reforzado con vistas al futuro, a formar una nueva hornada de jugadores. En Armilla se pudo ver la falta de experiencia en ciertas fases de juego ante un Málaga mucho más maduro en la División de Honor y exigido tras quedar fuera de la Copa del pasado año. No obstante, el talento desborda en el plantel nazarí.

Por otro lado, el cuerpo técnico sigue imprimiendo al grupo las mismas cualidades deportivas y extradeportivas que llevaron al Juvenil a hacer historia. Profesionalidad y competitividad son condición sin la cual no conciben Torrecilla y Mainz el juego. En la pizarra, los juveniles siguen mostrandose eclécticos, con laterales ofensivos y muchas posibilidades en el centro del campo. Sí se nota, de momento, huérfana la posición de líbero que ocupó con destreza Casti y que tanto vuelo daba al equipo. Ahora la referencia es Santisteban, ariete nacido para marcar.