Héroes del ascenso: Ñito

«Si el Granada logra el ascenso es porque se lo ha merecido»

Ñito, en una imagen actual, guarda mucho cariño hacia el Granada y la ciudad. /M. D.
Ñito, en una imagen actual, guarda mucho cariño hacia el Granada y la ciudad. / M. D.

El exguardameta tinerfeño formaba parte del equipo que ascendió en la temporada 1967/68 y recuerda que ellos también eran fuertes atrás

JULIO PIÑEROGRANADA

Cipriano Antonio González Rivero, más conocido como Ñito, fue uno de los héroes del ascenso que logró el Granada en la temporada 1967/68. Ya ha pasado de aquello 51 años. Fue el último ascenso a Primera que se produjo en el siglo pasado. Casualmente se certificó en Mallorca tras disputarse la última jornada. Allí perdió el equipo rojiblanco, pero también lo hizo el segundo clasificado y el salto a Primera quedó asegurado.

Ñito se convirtió en un mito para el granadinismo. Fue un futbolista que dejó una profunda huella tras permanecer ocho temporadas. Llegó al Granada con 27 años después de haber estado tres campañas en el Valencia y cuatro con anterioridad en el Tenerife. Se fue con 35 años como un ídolo y años después su recuerdo aún permanece. Estuvo en la mejor época del conjunto granadino, en los años que se dieron dos sextos puestos en Primera. «En aquella época matábamos gigantes», menciona al recordar victorias sobre los equipos grandes.

Tras su retirada regresó a Santa Cruz de Tenerife, su tierra natal. Allí vive con su familia, aunque siempre que puede viaja hasta Granada para recordar viejos tiempos y saludar a los muchos amigos que conserva. Su cariño por el club no ofrece dudas pasados los años. «La mayor parte de mi carrera como jugador la pasé con el Granada y creo que de allí salí muy bien. Me dieron la baja porque es la ley del futbolista. Estoy muy agradecido a la familia del Granada, a los aficionados y a los que trabajan allí actualmente. Me alegra un montón que pueda llegar ahora este ascenso», indica el exguardameta canario.

Ñito, junto a unos niños en el antiguo Los Cármenes.
Ñito, junto a unos niños en el antiguo Los Cármenes. / ARANA/IDEAL

El ascenso de 1968 dejó algunas similitudes con el que se puede dar ahora. Ñito dejó la portería a cero en 17 de los 33 encuentros que disputó. Recuerda que «teníamos un buen conjunto, fue lo que funcionó y lo que nos dio el éxito para ascender a Primera. Estuvimos en cabeza desde las primeras jornadas. Subimos justo a la temporada siguiente de haber descendido. Fue rápido el regreso».

Ha seguido muchos de los partidos que ha disputado el equipo rojiblanco esta temporada. «Los he visto varias veces y está claro que si el Granada logra el ascenso es porque se lo ha merecido. En el fútbol no regalan nada. El encuentro con el Albacete pude verlo solo un rato, porque vinieron mis nietos y tuve que ir a buscarlos al aeropuerto. Intentaré ver los que quedan y todos los que juegue en Primera», señala.

La ciudad y el club los lleva en su corazón, aunque le hubiera gustado estar un poco más tiempo. Ñito apunta que «quiero mucho a la ciudad y la pena es que salí de allí en un momento que no me hubiera gustado, quería jugar un año más, porque pensaba que me podían hacer un homenaje». Más de cuatro décadas después lo que quiere es que «el Granada esté bien. Se merece subir y que se quede muchos años en Primera. El que me conocía sabe como soy de carácter y mis formas. Cuando voy por allí se hace un corro enseguida conmigo».

Los Canariones, embajada rojiblanca en Las Palmas

La peña Los Canariones, radicada en Las Palmas, se fundó el 30 de agosto de 2016, coincidiendo con un partido del Granada en el estadio Insular. En la actualidad la forman 27 miembros, entre los que curiosamente hay dos paraguayos, canarios, uno de León y los demás ya son granadinos. La sede de la peña está en el Minigolf de Puerto Rico, municipio de Mogan, al sur de la isla.

«Nuestro objetivo es ser una embajada de Granada en las Islas Canarias, fomentar nuestra fiestas y tradiciones y hacer partícipes a nuestros amigos canarios que nos acogieron tan hospitalariamente. Yo tengo un restaurante y son clientes míos y se han involucrado», comenta Francisco Daniel Olvera Hódar, presidente de la peña Los Canariones.

Suelen reunirse para presenciar por la tele los partidos del Granada. «Tenemos una sede social y nos solemos reunir allí. Celebramos todas las fiestas de Granada. La Toma, el Corpus o el Día de la Cruz. Hacemos eventos con socios. Estuvimos en Los Cármenes cuando se jugó el Granada-Las Palmas. Fuimos trece. Estamos muy contentos y muy ilusionados con esta temporada», apunta su presidente.