Entrevista a Quique Pina

«El Granada, siendo líder, no tiene ningún aire de grandeza y esto es clave para lograr el ascenso»

Quique Pina, expresidente del Granada, durante la entrevista que tuvo ayer con IDEAL. /A. AGUILAR
Quique Pina, expresidente del Granada, durante la entrevista que tuvo ayer con IDEAL. / A. AGUILAR

A la espera de que concluya la instrucción del caso Líbero, el murciano intenta recuperar el control del Cádiz, el próximo rival de los rojiblancos en Liga, aunque no irá al partido

RAFAEL LAMELASGRANADA

A final de mes se cumplirá un año de la operación Líbero, una investigación policial auspiciada por la Audiencia Nacional que puso en tela de juicio parte de la gestión de Quique Pina como presidente del Granada. El murciano, que cuando fue detenido era responsable deportivo del Cádiz a la vez que accionista, estuvo 17 días en prisión preventiva, para después salir en libertad sin fianza. Se encontró con que el presidente de los amarillos, Manuel Vizcaíno, con el que ya tenía una agria disputa por la propiedad de la entidad, le había retirado de sus funciones. Ahora pelea por recuperar el control en los tribunales. Los mismos que tendrán que esclarecer si aquella labor que revivió al Granada tiene algún rincón oscuro, que él insiste en negar.

–¿A qué se dedica desde su salida del Cádiz?

–Estoy viendo fútbol a la espera de regresar, que pienso que es lo justo. Asesoro a algunos futbolistas, pero sobre todo estoy centrado en recuperar la gestión del equipo.

–¿Sabe algo nuevo de la operación Líbero?

–Es una cuestión que llevan mis abogados, con la máxima tranquilidad en demostrar mi inocencia.

–¿En qué cree que quedará?

–Tengo claro que no he cometido ningún delito en mi gestión del Granada. Vine a un proyecto en el que tenía la responsabilidad deportiva. Cuando lo decidí, el club tenía una deuda enorme y podía haber desaparecido. Había una gestora que hizo una buena labor. Si no convencíamos a alguien de que entrara a dar un impulso económico, el Granada corría peligro. Trabajé con dos administraciones concursales, bajo la supervisión de un juez de lo Mercantil. Todo fue impoluto. Cuando el Granada se reconvirtió en SAD, en el consejo de administración había dos profesionales del ámbito fiscal como Juan Dolera y Jordi Trilles, y yo me dedicaba a lo deportivo. LaLiga vigila todo y, gracias a nuestra labor, logramos terminar con el convenio de acreedores y hacer un equipo competente, incluyendo la ciudad deportiva. Ese es el proceso. Respeto que la Justicia haya querido investigar, pero estoy deseando que esto acabe y salir absuelto.

–¿Qué papel jugaba en el fondo de inversión que se mencionaba en tantas operaciones con jugadores?

–No pertenezco a ningún fondo ni he recibido nada de ellos. Tampoco comisiones en las ventas de jugadores. Yo negocié los traspasos del Granada que iban a sus arcas. Es cierto que el club, como otros equipos, trabajaba con unos fondos que en ese momento estaban autorizados por la FIFA. Un tercero tenía los derechos económicos del futbolista y el club, los federativos, estableciendo un porcentaje de beneficio en caso de traspaso. Yo estaba asesorado por LaLiga y por el consejo de administración. Profundizar en quién estaba detrás del fondo no es una cuestión que me incumba o de la que pueda hablar. Las personas que trabajamos para el Granada vinimos a solucionar las deudas que se arrastraban, que no creamos nosotros.

–Desde el entorno de Pozzo se difundió una consulta vinculante a la Agencia Tributaria que autorizaba la relación con el fondo.

–Yo en el club me centraba en mi papel representativo como presidente y en la faceta deportiva. En este proceso judicial he ido conociendo más cosas y no cabe duda de que existía esa consulta. Hasta en los asuntos que no tengo que ver tengo la convicción de que se trabajó en el marco de la legalidad.

–¿Ha hablado con Pozzo después de todo esto?

–De esto no, porque es más de los abogados. Me pilló por sorpresa. Los profesionales son los que tienen que llevarlo y tengo que estar al margen. Espero que termine pronto.

–¿Usted cree que él tiene que estar preocupado?

–No. Como propietario del club siempre ha querido hacer las cosas bien y sus asesores cuidaban los detalles.

–¿Y el Granada? También está investigado como persona jurídica.

–Tampoco. Siempre ha estado con todo al día y además es que LaLiga te audita cada tres meses y no puedes tener deudas con Hacienda o Seguridad Social. Cuando llegamos al club fue clave subsanar la que ya había y durante mi gestión se quedó a cero. Fuimos al día en todo.

–¿Y del tema de su barco, que en la investigación se decía que se adquirió con dinero del club?

–De ese tema no voy a hablar. Está en manos de los abogados.

–¿Y de los gastos personales que cargó a la tarjeta del Granada?

–Lo único que puedo decir de esto es que cuando aparecía algún cargo personal era descontado de mis emolumentos después. Hubo dos años en los que tuve sueldo y se quitaba al hacer la cuenta.

–¿Usted paga a Hacienda?

–Sí. No tengo ningún problema al respecto.

–¿Sus cuentas siguen bloqueadas?

–No. Ese tema ha cambiado, pero no puedo extenderme sobre el procedimiento judicial. Lo que sí reitero es que pago a Hacienda.

–¿Insiste en que no ha comisionado por otros servicios? Previamente cobraba a través de la empresa Calambur, de 'scouting'.

–Sí, esa era una labor que ofrecía la empresa por informar sobre futbolistas, cuya administradora era mi hermana. Yo hacía el trabajo.

–¿Qué ocurrió en la operación de venta de Brahimi, en la que no cuadraban las cifras de traspaso, 6,5 millones, con las que Football Leaks documentó en sus informaciones, que se elevaban a 10?

–Ni el Granada ni yo nos hemos llevado nada extra de esa negociación. Hubo un contacto directo con el Oporto en el que se estipuló el precio del traspaso sin nada extraño.

–¿Reitera que nunca se ha aprovechado del Granada?

–No. Yo fui contratado para una gestión a la cual le dediqué mi día a día. Fue ejemplar. Cuando salí, porque el dueño vendió al grupo chino, el Granada estaba en un momento impresionante en todos los aspectos.

–¿Se la jugó Pozzo con la venta?

–No. Él era el propietario y tenía el derecho de venderlo, me gustara o no, aunque tuviera ilusión por un proyecto que iba bien. Lo importante es que el equipo se salvó cuando llegamos, que es estable. Le deseo que suba a Primera para disfrutar, como ocurrió en nuestra época, de ganarle a un Madrid o a un Barcelona. De pensarlo, aún me emociono.

–¿Piensa que ya hay un daño irreparable de imagen?

–Pienso en recuperar el estatus previo al impacto. Ya no pienso en lo mal que lo he pasado, sino en quedar indemne. Espero que mi imagen se restablezca y no guardo ningún rencor.

–¿Mantiene que no tiene nada que ver en los asuntos que se le acusan?

–Estoy tranquilo, sé lo que hice. La gestión estuvo controlada.

–¿Piensa que ya ha pasado lo peor?

–Sí, me siento fuerte pero lo he pasado mal. He actuado con buena fe y no me esperaba esto. No es fácil recuperarse, pero estoy ilusionado con que todo se solvente.

–¿Se ha sentido decepcionado con mucha gente en estos meses?

–Todo el mundo me ha tratado con cariño, con la excepción del presidente del Cádiz, Manuel Vizcaíno, que se burlaba de esta situación y la festejaba. Sé que en los momentos difíciles míos, cuando estuve unos días en prisión, dijo muchas cosas para fomentar una imagen mala de mí. Hace daño que sea tan inhumano. Si le sucediera a él, yo no lo habría hecho.

–¿Considera que Vizcaíno se ha aprovechado de esta situación para sacarle del Cádiz y resolver el conflicto que ya tenían abierto?

–Totalmente. Nosotros tenemos a medias una sociedad, Locos por el Balón, que controla el 60% del club. Antes estaba en manos de mi familia mientras yo era presidente del Granada, por la incompatibilidad de cargos. Cuando cesé, quise tener la firma mancomunada y él se mostró en contra. Fue la primera traición. Hicimos un pacto de socios para que yo llevara la parte deportiva y que mi firma valiera para fichar futbolistas. Establecimos una indemnización en caso de que no se cumpliera esto. Durante mi labor, se obtuvieron buenos resultados deportivos y económicos: por ejemplo, llevé a Álvaro García y Aridane a coste cero desde el Granada cuando ya estaba la nueva propiedad. Esto ha dejado seis millones de euros en las arcas del Cádiz. Cuando me detuvieron, Vizcaíno me quitó la firma en un acto de cobardía. El juez, cuando me da la libertad, en ningún momento me inhabilita. Fue un atropello de Vizcaíno en una situación en la que tenía que prevalecer la presunción de inocencia. Utiliza la frase de que lo hizo por guardar la imagen del Cádiz, como si fuera un delincuente. Los abogados llevan las cuestiones de la indemnización.

–¿Está convencido de recuperar el Cádiz?

–Sería lo justo. No hay ningún motivo para pensar lo contrario.

–Hubo una persona que cayó en esa 'guerra'. Fue Juan Carlos Cordero, su director deportivo.

–Fue algo lamentable. Bajo su dirección no sólo había creado una base en el primer equipo, sino en el filial, que va primero en Tercera; el juvenil también está en la parte alta... Cuando todo está así de bien, para despedir hay que tener un motivo fuerte. Ponerle en la carta lo de la investigación de la Audiencia no tiene nada que ver.

–Si usted vuelve al Cádiz, ¿él regresaría con usted?

–No quiero hablar de esos detalles del futuro, sino en seguir el día a día y que los abogados trabajen.

–¿Sabía algo de las cámaras que aparecieron en las oficinas y la ciudad deportiva del Granada?

–No tengo ni idea. Me parece muy extraño, una película. No sé qué finalidad tendría quien las puso.

–¿Cómo ve a los rojiblancos desde la distancia?

–El Granada, siendo líder, no tiene ningún aire de grandeza. Sorprende. Esto es clave para conseguir el ascenso. Recuerdo que cuando subimos a Segunda A estábamos felices cada vez que conseguíamos tres puntos y llegamos al final sin crearnos presión ni hablar de subir. El trabajo de los dirigentes y el entrenador está siendo fenomenal. Hablamos de profesionales del fútbol porque conseguir esto es difícil.

–¿Lo ve con hechuras de ascenso?

–Lo veo unido. Con una plantilla corta, la suerte de no tener lesiones, pero conjuntado. Y con jugadores de tres cuartos adelante que marcan diferencias. Hay sobriedad. Tiene condiciones para estar arriba. Cuando digo plantilla corta no tengo ni idea del control económico del club, ni por qué es así. Quizás el entrenador considere que el número es ideal. Cuando digo esto sólo me refiero a que le faltarían dos o tres elementos, no más. Crear un poco más de competencia.

–¿Estará el viernes en el partido?

–No creo que vaya. En estos momentos no estoy yendo al campo. Lo veo por la televisión.

–¿Y regresar al Granada algún día?

–Ahora mismo el Granada está en buenas manos, tanto en dirigentes como en la parte deportiva. Mi ilusión es el Cádiz. Cuando estaba en el Granada fui criticado por apoyar a este club. Es algo que llevo como una pasión. De Granada tengo un recuerdo imborrable, con una afición que siempre me brindó su cariño. Mientras esté así de bien y pueda continuar en el Cádiz, el Granada y yo seremos felices. No me he planteado ningún otro proyecto.

–El caso del supuesto maletín del Granada-Las Palmas quedó archivado.

–Fue todo un cuento. Una historia sucia. Iré hasta el final para depurar responsabilidades. Quiero conocer quién estaba detrás de ese hombre si la Justicia me da la oportunidad. No sé por qué se me quiso hacer ese daño. Fue un infierno porque no sabía de dónde venía.

–¿Se va a querellar?

–Este tema lo lleva mi abogado.

La investigación de la Líbero se prorroga hasta agosto

Fuentes relacionadas con afectados por la operación Líbero, en la que entre otros están investigados Pina, Pozzo y el propio Granada, han trasladado a IDEAL que la Audiencia Nacional ha prorrogado la fase de instrucción hasta mediados de agosto, con el fin de esclarecer todo mejor. Los delitos de la investigación son contra la Hacienda Pública y por blanqueo de capitales en el caso del italiano,a lo que el murciano añade el de insolvencia punible.

En el último auto, el juez De la Mata ha pedido unas comisiones rogatorias a los países a los que supuestamente habría ido el dinero derivado de las operaciones de traspasos de futbolistas con el fondo de inversión.

 

Fotos

Vídeos