GRANADA CF

El Granada inscribe en Liga a Pozo

El Granada inscribe en Liga a Pozo
P.M.

Aunque falta el visto bueno de Competiciones, el club se podrá centrar ahora en otras operaciones

ANTONIO NAVARRO GRANADA

Con dos puntos en su casillero tras la disputa de las dos primeras jornadas de la Liga 1|2|3, el Granada afronta su tercera semana de competición consciente de que la cuenta atrás para el cierre del mercado de fichajes llegará a su fin este viernes a las 23:59 horas. Ya no se podrá ampliar la plantilla hasta enero, ventana de fichajes en la que los más activos suelen ser los equipos con mayores agobios en la tabla clasificatoria.

La operación que ha marcado un antes y un después en la agenda del club rojiblanco durante los últimos días es la inscripción de Alejandro Pozo como nuevo jugador del Granada. El atacante hispalense fue inscrito en LaLiga ayer a través de una formula económica que no ha sido aclarada, aparentemente de carácter comercial. El último paso para que esta inscripción sea oficial es el visto bueno de Competiciones, que debería llegar en cuestión de horas, por lo que Pozo sería a todos los efectos nuevo jugador del Granada. Una vez cerrado este trámite el final del mercado de fichajes puede deparar sorpresas siempre que desde la entidad consigan la estabilidad económica deseada, motivo por el que desde hace meses se le intenta encontrar acomodo a dos futbolistas con los que el entrenador no cuenta a día de hoy: el guardameta Javi Varas y el mediocampista Raúl Baena. No hay novedades en las últimas horas respecto a su salida, por lo que el Granada tendrá que seguir esperando. Y de no producirse movimientos que den algo de margen al club en lo referente al límite salarial incorporar a nuevos jugadores será inviable, pues ya se ha comprobado como la realidad económica del club ha retrasado la inscripción de Pozo, por lo que sin un ingreso extra o un ahorro de salarios la llegada de nuevos futbolistas está prácticamente descartada.

No obstante, si se consiguieran avances en los próximos días el técnico Diego Martínez apuntó el pasado viernes que desde el club están rastreando el mercado en busca de un defensa central. La opción de Rodrigo Tarín se ha complicado pues la situación económica del Granada ha impedido que club y jugador puedan alcanzar un entendimiento y a día de hoy el zaguero del CD Leganés ya está siendo ofrecido a otros equipos. La necesidad de reforzar el centro de la zaga en estos momentos es puramente numérica pues son tres los especialistas en esta posición -Germán, Pablo Vázquez y José Antonio Martínez- y lo lógico es contar con cuatro centrales en plantilla aunque, curiosamente, Víctor Díaz está rindiendo tan bien en esta demarcación que el técnico sigue confiando en él -lateral derecho- pese a tener al resto de efectivos disponibles.

Este mecanismo defensivo que por ahora se está mostrando exitoso (el Granada solo ha encajado un gol en los dos partidos oficiales que ha jugado) contrasta con la falta de gol del equipo. Y es en el ataque donde muchos aficionados ponen el punto de mira.

Este Granada carece de la figura de un mediapunta puro como lo era el año pasado Javier Espinosa, encargado de dar ese último pase al delantero o de buscar el gol desde las inmediaciones del área si se le presentaba la ocasión. Ese lugar lo está ocupando Fede Vico, que puede caer a banda y de hecho se cambia la posición con Puertas o con Vadillo cuando estos ven la oportunidad de entrar por el centro, lugar donde hubo mucho más tráfico en el partido del domingo ante el Lugo que en el anterior ante el Elche. No obstante, si el equipo rojiblanco va a tender a adaptarse al sistema 4-2-3-1 y a presionar arriba la salida del balón de los rivales la vida sin un mediapunta que le haga sombra a Vico puede ser muy complicada. El atacante cedido por el Leganés puede tener una mala racha, puede lesionarse o ser sancionado, por lo que se echaría en falta un recambio de garantías. Alejandro Pozo también es un jugador más de banda, y se desconoce cuánto podría haber aportado al equipo si hubiera podido salir desde el banquillo en los últimos minutos del enfrentamiento ante el cuadro gallego, en los que el Granada buscó sin fortuna sumar sus primeros tres puntos de la nueva temporada. Fiar gran parte de la producción ofensiva a dos futbolistas con estas características puede ser una temeridad que obligue a la institución a salir en busca de un mediapunta de corte más clásico en el mercado de invierno, cuando más llueve en los despachos literal y metafóricamente hablando, pues son los jugadores con menos minutos los que tienen las puertas abiertas para salir de sus equipos y los que mejor rendimiento aseguran son los que rara vez abandonan los clubes en los que están triunfando en busca de nuevas oportunidades.

Sin tercer delantero

La obligada marcha de Joselu para aliviar el estado de las arcas del club y las molestias de Rodri, pendiente de conocer los resultados de las pruebas médicas que se le han realizado tras acabar lesionado el último partido, dejan a Adrián Ramos como único nueve puro del equipo. Y el colombiano no está en su mejor momento físico, lo que sin duda influyó en que el pasado domingo perdiera su condición de titular. Su compatriota Juancho, que por edad puede alternar el primer equipo y el filial, también puede jugar en punta y disfrutó de tres minutos en la recta final del citado encuentro ante el Lugo, en los que se pudo ver que es un jugador habilidoso y con descaro, pero que tiende a caer a la banda y buscar el centro a sus compañeros como hizo la pasada campaña en el Granada B, donde ejerció de extremo en la mayoría de los partidos, siendo David Grande la referencia arriba. Reforzar la defensa y olvidarse del ataque o reforzar el ataque con el riesgo que puede implicar en defensa. He ahí el dilema al que el Granada debe enfrentarse antes de recibir al Atlético Osasuna.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos