Datos

El Granada iguala su estancia en ascenso directo del pasado curso

El Granada iguala su estancia en ascenso directo del pasado curso

La campaña anterior, además, el equipo rojiblanco estuvo 18 jornadas en zona de 'play off' pero no llegó a disputarlo

CAMILO ÁLVAREZGRANADA

Sería un error, y no lo están haciendo, que jugadores, cuerpo técnico y dirigentes variaran ahora el discurso para hablar de pelear por el ascenso. Pero echando un vistazo a la clasificación, y con las buenas sensaciones que transmite el conjunto de Diego Martínez, cuesta no dejar que el optimismo se apodere de la cabeza del granadinismo.

Por segunda jornada consecutiva el Granada ocupa un puesto en zona de ascenso directo. Es segundo, sólo por detrás del Málaga, al que, además, esta semana le ha recortado dos puntos y ya está a un solo partido de distancia. También en la cola extensa de perseguidores algunos se han dejado puntos en estas últimas semanas, por lo que el empate ante el Mallorca, como mal menor, podría valer para mantener esa condición de ocupar uno de los dos primeros puestos. Las Palmas (+7), Alcorcón (+5) y Deportivo (+4) le podrían empatar a puntos pero el diferencial, el que cuenta en caso de empate a puntos por el momento, favorece al Granada (+9).

Como bien apuntó Diego Martínez hace algunas semanas, lo importante ahora no es la clasificación, sino ir acumulando puntos para que cuando llegue la época de resfriados –el frío del calendario ya amenaza– el colchón esté bien mullido. Pero mantener al equipo en la parte alta no solo alimenta la fe de la hinchada, sino que empuja a sus jugadores a mantener el nivel competitivo que están mostrando.

Como la campaña pasada, al Granada le ha costado este curso empezar a rodar. Un par de empates hicieron pensar que había pocas mimbres, pero era sólo parte del proceso evolutivo que estaba sufriendo el equipo hasta alcanzar su nivel. La duda es saber si ha llegado a su máximo o le queda margen de mejora.

Por lo pronto los pasos adelante en el juego se han traducido en puntos y, por lo tanto, en el ascenso en la tabla. Ya en la jornada cuarta se metió el Granada de Diego Martínez en zona de 'play off', sexto. Tres partidos después se colocó segundo después de ganar en casa al Córdoba y esta pasada semana logró mantener esa condición con su triunfo en Reus.

De menos a más y viceversa

Lo ocurrido el curso anterior fue algo parecido, aunque con algunas salvedades. Le costó, igual que esta campaña, encontrar sus señas de identidad, aunque el periodo de rodaje se alargó unas cuantas semanas más y no fue hasta la sexta jornada cuando obtuvo su primera victoria. Fue entonces cuando multiplicó las aspiraciones al lograr seis triunfos en siete partidos, que le llevaron a situarse segundo –zona de ascenso directo– por primera vez en la temporada. Luego llegó aquel empate en El Sadar ante el Osasuna que le hizo ser líder y acabar de convencer a los indecisos.

El Granada de Oltra era un equipo con muchos argumentos que empezaba a deslumbrar. El valenciano intentó contener la euforia sabedor de lo traicionera que es la categoría. A partir de ahí empezó a mostrar cierta irregularidad. Perdió en casa con el colista por entonces, el Sevilla Atlético, con el hoy granadinista Fede San Emeterio como aniquilador. El tiempo le acabó dando la razón, pero se lo llevó por delante

Fue la incapacidad del equipo fuera de casa la que acabó con todas sus aspiraciones. En total, el Granada anduvo en la zona de 'play off' dieciocho jornadas, a las que sumar las dos mencionadas en zona de ascenso directo. Veinte jornadas dentro del objetivo y veintidós alejado de donde, por presupuesto y plantilla, estaba llamado a estar. Las últimas semanas las vivió el equipo rojiblanco cada vez más decaído anímicamente y en la tabla. Décimo terminó el curso 2017/18. Esta vez la calma impera, pero si algo demostró la experiencia más reciente es que lo más importante es sobreponerse a los golpes.

 

Fotos

Vídeos