Granada CF

El Granada encuentra el camino del gol

Rodri Ríos supera, con el balón controlado, la salida del portero de Marruecos, Majid./GRANADA CF
Rodri Ríos supera, con el balón controlado, la salida del portero de Marruecos, Majid. / GRANADA CF

Los rojiblancos se consolidan como los más goleadores de Segunda con una media de dos tantos por partido

Antonio Navarro
ANTONIO NAVARROGRANADA

Fue la asignatura pendiente en pretemporada y en el primer duelo liguero jugado ante el Elche. Pero a partir de la segunda jornada, en la que el Granada recibió en Los Cármenes al Lugo, la tendencia a ver pocos goles en los encuentros del equipo granadino comenzó a desaparecer. La escuadra que dirige Diego Martínez es sólida atrás pero es su explosividad ofensiva la que le está permitiendo divertir a su afición y guardar en el zurrón una cantidad de puntos que cualquier granadinista habría firmado allá por el mes de agosto, cuando comenzó el campeonato.

El ataque del Granada funciona. Lo dicen los números de goles conseguidos: 16 en ocho partidos (dos por encuentro), pero también lo dicen las cifras de oportunidades creadas: en el último duelo liguero ante el Reus el conjunto nazarí buscó la meta contraria en 16 ocasiones, acumulando un total de seis remates entre los tres palos de la portería que defendía Edgar Badía.

El buen momento de los Antonio Puertas, Pozo, Vadillo y compañía unido a la imprescindible ayuda de compañeros como Montoro, Adrián Ramos o Rodri ha convertido al Granada en el equipo más goleador de la Segunda división y en uno de los que más puerta ve de todo el fútbol español. Sin ir más lejos, los 16 tantos celebrados por el equipo rojiblanco son más goles que los que suman ahora tres de los cuatro equipos españoles que disputan la presente edición de la Champions League: el Real Madrid (que lleva 12), el Atlético (que lleva 9) y el Valencia (que lleva 6).

El equipo de Tomé

La marca también es bastante superior a la registrada por los últimos 'Granadas'. Y es que el club rojiblanco no conseguía una cifra de goles tan alta desde hace casi una década, en la temporada 2009/10. En aquel curso, que finalizó con un inenarrable ascenso de Segunda B a Segunda, el equipo que dirigía Miguel Ángel Álvarez Tomé también sumaba 16 goles a favor a estas alturas de la temporada, aunque en esta cifra influyó mucho el severo correctivo al Águilas en el Nuevo Los Cármenes (7-1) en una vibrante tarde para la parroquia granadinista, que disfrutó de lo lindo con los goles anotados por Mainz, Tariq, Dani Benítez, Felipe Sanchón, Casares y Berrocal (2). Era la jornada siete. A la semana siguiente los rojiblancos vencieron por la mínima a otro equipo murciano, el Atlético Ciudad, gracias a un solitario tanto de Dani Benítez, que alargó una racha que acabaría siendo de cinco victorias consecutivas, que auparon a los granadinos al primer puesto del Grupo IV.

La campaña siguiente, ya en la categoría de plata, el Granada de Fabri empezó mal la competición y después de empatar en casa con el Rayo Vallecano (1-1) en este momento de la temporada llevaba 10 goles a favor, habiéndose destapado ya Álex Geijo como la gran referencia ofensiva del equipo, con tres tantos marcados.

Mucho más pobre fue la cifra anotadora de los rojiblancos en la campaña siguiente, la del regreso a Primera: dos goles marcados en las primeras ocho jornadas (la más baja de la década). No obstante, el equipo de Fabri supo sacarle mucho partido a los tantos que habían anotado Ikechukwu Uche y Fran Rico y sumó cinco puntos en ocho partidos a pesar de presentar estos pobres registros anotadores.

Con Anquela en el banquillo el Granada firmó siete goles en las ocho primeras jornadas de la 2012/13; estando Alcaraz al mando marcó cinco en los compases iniciales de la 2013/14; al año siguiente amortizó muy bien esa misma cantidad de goles estando Joaquín Caparrós en el banquillo (2014/15) y con un preparador de estilo ofensivo como José Ramón Sandoval logró aumentar sus números hasta llegar al gol por partido (ocho goles marcados en las ocho primeras citas de la 2015/16).

En la primera temporada de John Jiang al frente de la entidad tres entrenadores habían dirigido ya al equipo rojiblanco a estas alturas del campeonato (Paco Jémez, Lluis Planagumá y Lucas Alcaraz), siendo sus ocho goles a favor una cifra que en teoría debería ser aceptable para un equipo que aspiraba a la permanencia, pero fue la catastrófica cifra de goles encajados (23) la que dio lugar al baile de técnicos y a que el equipo ocupara la última posición de la tabla de Primera división, la misma en la que quedó estancado al cierre del campeonato.

Por último, la pasada campaña - con José Luis Oltra en el banquillo- el Granada había perforado la meta contraria en 13 ocasiones, quedando Pedro Sánchez (con 4 goles) y Machís y Joselu (con 2) como los máximos realizadores de un equipo que no cumplió su objetivo por los malos resultados que obtuvo en el último tercio de la competición.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos