Granada CF

El Granada encara su 'Tourmalet'

Álex Martínez se dispone a despejar ante el Almería/Alfredo Aguilar
Álex Martínez se dispone a despejar ante el Almería / Alfredo Aguilar

El equipo rojiblanco afronta una etapa del calendario plagada de equipos que aspiran, como mínimo, a disputar el 'play off'

Camilo Álvarez
CAMILO ÁLVAREZGranada

A pesar de que el Granada ya ha consumido un cuarto del campeonato y lo ha hecho con una nota sobresaliente, metido en zona de ascenso directo y convenciendo con su juego, hay quien aún duda de su potencial amparándose en la benevolencia del calendario. Hasta ahora los rojiblancos han jugado con bastantes equipos de la zona baja de la clasificación, a los que ha superado con suficiencia en la mayoría de ocasiones. Sin embargo, ante equipos de la zona noble como el Deportivo o el Alcorcón ha perdido. Sólo ha vencido al Mallorca de los clubes que ocupan actualmente un puesto de 'play off'.

El Granada debe demostrar durante este mes de noviembre a punto de comenzar y el inicio de diciembre que los que desconfían se equivocan. Aunque con ese argumento de que sólo le gana a los equipos de abajo en la mano los siguientes rivales tampoco parecen demasiado peligrosos, pues se encuentran en una zona discreta de la clasificación. Sin embargo, su bagaje histórico y su experiencia más reciente les hacen perder esa condición de 'corderitos'. Es el caso del Zaragoza, que a estas alturas ya ha cambiado de entrenador y se asoma peligrosamente a la zona de descenso. Un granadino como Lucas Alcaraz tiene en su mano la posibilidad de dar un aire distinto a este histórico en crisis, aunque su primer partido se saldó con derrota en Elche. El curso pasado tampoco empezó bien para los maños y acabaron jugando el 'play off' de ascenso. Ojo. El partido será, además, en La Romareda, un campo que no se le da bien históricamente al Granada.

Después llegará a Los Cármenes el Numancia, otro conjunto que la temporada anterior peleó en las eliminatorias por el ascenso a Primera y se quedó sin premio. Este curso sigue al acecho para ocupar uno de los seis primeros puestos. En su última visita al estadio del Zaidín puso las cosas difíciles a Pedro Morilla en su debut al frente del primer equipo rojiblanco y fue Espinosa el que rescató los tres puntos en el descuento.

A priori los siguientes tres duelos elevarán el nivel de exigencia. Primero el Granada deberá viajar a Las Palmas para enfrentarse a un recién descendido que de la mano de Manolo Jiménez está teniendo un buen inicio de campeonato y ronda la zona de ascenso directo. El potencial de la plantilla amarilla, con futbolistas como Rubén Castro, Lemos o el exrojiblanco Juan Cala, invita a pensar que peleará hasta el final por regresar a Primera. Por ahora sus resultados en casa en Liga –en Copa sí perdió con el Majadahonda– son bastante positivos: cuatro victorias y dos empates en sus seis partidos. Esa cita en tierras insulares se jugará un viernes, igual que el partido frente al Sporting de Gijón en Los Cármenes una semana después.

El conjunto astuariano, como le ocurrió hace un año, está teniendo muchos problemas para encontrar estabilidad en su juego y regularidad en sus resultados. La labor de Rubén Baraja en el banquillo, revulsivo el año pasado, está en entredicho y ya se le han buscado algunos sustitutos en los mentideros. Aunque sólo se encuentra a tres puntos del sexto clasificado, en la ciudad asturiana no están demasiado contentos con su equipo. Su principal rémora se encuentra en los encuentros a domicilio. Todavía no ha ganado en Liga lejos de El Molinón –dos empates y tres derrotas–.

Para el primer fin de semana de diciembre, aún sin fecha ni horario definidos, queda reservado el derbi histórico ante el Málaga, que vuelve a disputarse tras un año de ausencia. Esta vez no se tratará de un duelo entre equipos que luchan por la salvación; entre dos modestos en la categoría. En Segunda son dos equipos poderosos y se está demostrando. El Málaga llega a la 'división de plata' como el equipo con el mayor presupuesto y desde el principio está caminando con paso firme de la mano de Juan Ramón López Muñiz, un experto en ascensos. Para entonces pueden suceder muchas cosas, pero bastante tendrían que cambiar la situación para que el partido en La Rosaleda no sea un gran derbi entre dos equipos en forma y ante dos hinchadas entregadas.

Ahí cerrará el Granada su particular 'Tourmalet', aunque la exigencia de la competición en Segunda no entiende de nombres ni de la historia de sus clubes. El Nástic, que esperará a los rojiblancos a mediados de diciembre, ya le hizo hincar la rodilla el curso pasado. El pasito a pasito, la mejor filosofía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos