Granada CF

El Granada cuenta con 8,1 millones de límite salarial para el primer equipo

Fran Sánchez (i) y Antonio Fernández Monterrubio durante el desayuno informativo/Pepe Marín
Fran Sánchez (i) y Antonio Fernández Monterrubio durante el desayuno informativo / Pepe Marín

El club hace balance tras el cierre del mercado de verano en su segundo año en la categoría de plata

Camilo Álvarez
CAMILO ÁLVAREZGranada

Una vez cerrado el mercado de verano, y con la competición en marcha, el club ha querido realizar un desayuno informativo en el que hacer balance de sus gestiones y explicar la nueva realidad del equipo ajustada a unos recursos económicos que se han reducido a la mitad. Antonio Fernández Monterrubio, director general, y Fran Sánchez, responsable de la parcela deportiva en el club en colaboración con el grupo Hope, han sido los encargados de ofrecer las explicaciones. El Granada ha perdido alrededor de 15 millones de euros en ingresos, 14 de la ayuda al descenso que otorga la Liga y algo menos de un millón en derechos audiovisuales. Así, el club cuenta con un límite salarial que pasa de los 17,9 millones de la campaña anterior a los 9,5 de estas. De estos, 8,1 corresponden al primer equipo, donde entran jugadores y cuerpo técnico, y el resto (1,4) a su filial y equipos de cantera, con todo el personal técnico inclusive.

Es por eso que el club ha tenido que prescindir de varios de sus integrantes del primer equipo, aquellos con unos salarios más altos, para poder cumplir las reglas que impone la Liga. Monterrubio ha señalado que del cien por cien de los recortes, el 45% corresponde al área deportiva y el resto a distintas áreas del club. Han querido dejar claro desde la entidad rojiblanca que esta nueva realidad no solo corresponde a la herencia del curso anterior, sino que es consecuencia de una política implantada desde el cambio en la propiedad, que basó su hoja de ruta en tres pilares: cambiar el modelo deportivo para tener jugadores en propiedad, reestructuración del club para adecuarlo a las necesidades de la Segunda división y hacer frente a contrados de jugadores que arrastraba de Primera inasumibles (más de 60 futbolistas se han marchado en los últimos dos años).

Al entorno le sorprendió un cierre de mercado sin refuerzos de última hora a pesar de las necesidades. Monterrubio ha puntializado que no existía margen de maniobra. Incluso con la salida a última hora de Baena. El malagueño se ha marchado a Australia (Melbourne Victory), que se hace cargo de la mitad de la ficha. Se podría pensar que esta partida liberada podría ser utilizada para contratar a un nuevo futbolista, sin embargo, ha señalado el gerente del Granada, no todo el porcentaje de ese dinero es liberado al efecto, sino que una parte va a parar al «personal no inscribible», es decir, al resto de trabajadores del área deportiva que no son futbolistas. De haber salido el malagueño en unas mejores condiciones y Varas, que sigue en el equipo, la situación podría haber cambiado, han admitido. El sevillano sigue negociando su salida y esta misma mañana se ha reunido con los responsables del club acompañado de su representante. A ello se ha unido la presencia de Fran Rico, lesionado de larga duración que ha vuelto tras su cesión al Eibar. Se habló con él y el jugador explicó que quiere recuperarse y jugar. Siendo optimistas, en el club lo esperan para enero si no surgen complicaciones en su rodilla.

Polivalencia

Por eso esta campaña Diego Martínez cuenta con una plantilla corta, pues «la realidad lo requiere», ha apuntado Fran Sánchez. Para paliar las carencias, el Granada se apoya en el filial, que ha hecho «un buen trabajo que ahora se ve reflejado en el primer equipo». El 'B', a su vez, se verá nutrido por el Huétor Vega, con el que se firmó este verano un acuerdo de filialidad. Entre los jugadores que forman parte del Recreativo se encuentra Martin Hongla, que finalmente se ha quedado en el club. El camerunés tiene ficha con el filial pero, si se lo gana, tendrá participación con el conjunto de Diego Martínez. Su situación ha cambiado porque ha cedido parte de sus derechos al club, que se los reparte ahora con el fondo de inversión que controla Gino Pozzo. Si el futbolista fuera vendido en el futuro, una parte del montante iría a parar a las arcas rojiblancas, una cláusula hasta ahora inexistente.

Una de las principales bajas ha sido la de Darwin Machís, otros de los hombres que controlaba Pozzo y que este año juega en el Udinese de su propiedad. Su traspaso al club italiano ha dejado un montante económico en el club que no han aclarado. Otras fuentes de alimentación económica, como la recuperación del dinero que el Rubin Kazan le debe por el traspaso de Rochina (4 millones aproximadamente), caso en manos de la FIFA, no se esperan para esta temporada. Sí ha llegado parte del dinero que Energy King le debía como patrocinador principal del curso anterior. Debe aún otra cantidad. Sobre el nuevo sponsor no hay novedades, aunque esperan cerrarlo cuanto antes. Insisten desde la entidad en que el presidente ha ayudado, aunque no llegue el patrocinador. Sí se han conseguido patrocinios menores que han ayudado a, entre otras cosas, a incribir a Pozo, que firmó por el Granada pero tardó unos días y poder ser inscrito.

Monterrubio y Sánchez han insistido en la necesidad de todos los trabajadores y del entorno del club de asimilar la «nueva realidad» del Granada en Segunda división, que ha obligado a trabajar con menos recursos y ser «mas creativos». Eso no significa, ha dicho, «que renunciemos a nada. Vamos a pelear a muerte». Ahora bien, el discurso ha cambiado. Nadie habla de objetivos a largo plazo. El partido a partido es lo que vale a partir de ahora.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos