Granada CF

«Si el Granada me busca me sentaré a negociar con ellos»

Siqueira, junto a su fisioterapeuta, el que está guiando su trabajo de recuperación/Ideal
Siqueira, junto a su fisioterapeuta, el que está guiando su trabajo de recuperación / Ideal

El lateral brasileño, en pleno proceso de recuperación tras un año en blanco, cree que para julio puede estar trabajando a buen nivel

Camilo Álvarez
CAMILO ÁLVAREZGranada

Pedro Albuquerque, fisioterapeuta, tiene en sus manos el futuro de Guilherme Siqueira (Florianópolis, Brasil, 1986). El exjugador del Granada, sin equipo desde el pasado verano, cuando rescindió con el Atlético, se recupera en Portugal de unos problemas en el tobillo izquierdo que le han hecho quedarse un año en blanco.

¿Cómo va su proceso de recuperación?

–Hemos empezado la cuarta semana de trabajo. Hay una evolución importante. Trabajo en doble sesión: por la mañana la parte de fisioterapia y por la tarde la parte física. Dentro del programa vamos más avanzados de lo que preveíamos, pero hay que ir con precaución. El tobillo está respondiendo bastante bien así que muy optimista.

¿Cuál era realmente el problema?

–En septiembre del año pasado me sometí a una artroscopia, una limpieza, porque el tobillo, con las lesiones que había tenido, arrastraba pequeños fragmentos. Dos semanas después ya estaba realizando trabajo de fisioterapia porque era una operación sencilla. Algo que tenía que arreglar.

¿Cuándo podría estar jugando?

–El plazo que tenemos es en el mes de julio. Cuando los equipos vuelven al trabajo, poder estar entrenando con balón. Si todo sigue como tenemos planeado ya estaré a un nivel para poder empezar el trabajo con el equipo. Llevo un año sin jugar y seguramente la parte física tardará un poco más en progresar. La idea es en julio estar listo para poder firmar por algún equipo.

¿En qué liga le gustaría jugar?

–No lo he pensado porque es una cuestión de los equipos, de sus planteamientos. Conozco varios países en los que he jugado (Brasil, Italia, España y Portugal) y me haría ilusión volver a alguno de ellos, pero depende mucho de cómo esté el tobillo. Si está bien voy a poder volver a un nivel bastante bueno, con 32 años y dos o tres más de carrera a un nivel importante. Una cosa es lo que yo quiera y otra que los equipos me correspondan. Lo que sí estoy dispuesto es a hablar con cualquier equipo.

¿Se le pasa por la cabeza volver a Granada?

–Por la mía por supuesto que sí, pero por la de mis amigos de allí mucho más (risas). El cariño que tengo por el club, por la ciudad, es algo que siempre me ha tocado. En las dos veces que estuve, además, como adversario aumentó mi cariño por la ovación que me dieron. Si me buscan me sentaré a hablar con ellos, a negociar. Independientemente de la categoría, el club necesita jugadores que sientan el escudo, que quieran que el equipo crezca, y creo que ahí encajo bastante bien. Lo he sentido durante tres años, he vivido cosas muy bonitas, con mucho sufrimiento también. Me siento preparado para poder volver, no solo en el campo, también fuera.

Hace unos meses estuvo reunido con Manolo Salvador para hablar de un proyecto paralelo. ¿Hablaron también de unir sus carreras?

–Estuve hablando con él y con Oltra de fútbol. El Cubillas pertenece a una familia de amigos míos e intento ayudarles. No hablamos mucho más. No conocía a Manolo (Salvador), me preguntó por mi tobillo pero no hablamos de nada de futuro.

¿Cómo ha visto a su Granada esta temporada?

–Difícil. A mitad de temporada todos teníamos claro que al menos iba a disputar el 'play off', por el equipo que tiene, el crecimiento del club... pero es complicado opinar si no estoy en el día a día. Una pena porque el equipo estaba capacitado para el objetivo. Hay equipo, estructura y afición suficientes para pelear la próxima temporada por el ascenso. Tomar esta temporada como aprendizaje y que no se vuelvan a cometer esos errores.

El pasado sábado había 6.000 personas en Los Cármenes. ¿Le sorprende la imagen?

–No lo vi, la verdad. Hay que entenderlo. El futbolista no quiere ver el campo así y que la gente le silbe, pero es parte de nuestro trabajo. Si el fútbol fuera todo cosas bonitas sería muy fácil. No comparto pero entiendo el enfado de la gente. Se ha creado una expectativa bastante grande y no se ha conseguido. Esto no ayuda, pero tienen todo el derecho porque pagan sus entradas y son libres de opinar lo que quieran.

Cordón o Varas señalaron que quizá el error estuvo en el discurso excesivamente ambicioso a principio de temporada...

–Es normal. Un equipo como el Granada, que baja de categoría, lo normal es que al curso siguiente pelee por el ascenso. No creo que se haya creado una expectativa que no se podía alcanzar. De repente hubo un cambio mental que le ha hecho bajar de puestos. La confianza te cambia. Hay jugadores, como Javi (Varas) o Chico (Flores), que conocen bien el fútbol español. También jugadores jóvenes pero preparados. Ha habido un bloqueo mental. El cambio de entrenador ha cambiado el vestuario.

¿La destitución de Oltra tiene la llave del fracaso?

–Es fácil hablar después de que las cosas sucedan. Cuando estás dentro y quieres cambiar cosas tienes que tomar estas decisiones. El entrenador es el que paga y seguramente no es el culpable. Está claro que el cambio no ha venido bien. Equipo siempre ha habido pero la confianza se ha ido perdiendo.

¿Por dónde debe empezar a construir el siguiente proyecto?

–El club está estable, hay una estructura espectacular, hay jugadores de calidad. La gente no debe pensar que esto ha sido un desastre porque no se ha conseguido el objetivo. Hay que tener paciencia, aprender de los errores. Estar fuertes y no tan presionados por el ascenso. Si empiezas una temporada pensando en el final seguramente tendrás más tropiezos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos