El gesto que macanás aprendió de la esposa de Santiago Bernabéu

El consejero del Granada, hombre entrañable, invita a comer con frecuencia a algunos futbolistas del equipo en su propia casa para fomentar ese espíritu de familiaridad que se percibe en el vestuario

Macanás (c) brinda con Monterrubio y Diego Martínez/Pepe Marín
Macanás (c) brinda con Monterrubio y Diego Martínez / Pepe Marín
Rafael Lamelas
RAFAEL LAMELAS

Fue el propio Santiago Bernabéu el que decidió su fichaje por el Real Madrid tras verle jugar un partido con el Murcia mientras pasaba las vacaciones muy cerca, en Santa Pola. Esta inclinación por él se reflejó en el carácter paternalista con el que el presidente trató siempre a Pepe Macanás. El actual consejero del Granada fue futbolista del conjunto de Chamartín y, aunque las lesiones le impidieron triunfar como le habría gustado, su recuerdo de la 'casa blanca' es imborrable. Allí aprendió algunos códigos del fútbol que ahora respeta y aplica. Uno de ellos, que fomentar el espíritu familiar ayuda siempre al vestuario.

Macanás es una persona que se esmera en este tipo de detalles porque vivió una experiencia similar. Siendo muy joven, salió de casa y tuvo que hacerse a otra ciudad. María Valenciano, doña María, la esposa de Santiago Bernabéu, le invitaba a su casa con frecuencia para que almorzara y así charlar, distendidamente, de lo divino y de lo humano. Macanás está haciendo lo mismos con algunos futbolistas jóvenes de la entidad y no se pierde un solo desplazamiento del equipo. Trata a todos, jugadores y miembros del cuerpo técnico, con inusitado cariño, algo propio de su personalidad. La plantilla le considera, como cualquiera que lo conozca, un hombre entrañable y ya se ha hecho habitual que lo incorporen a las fotografías que se hacen al final del partido, en el vestuario, para celebrar los últimos éxitos fuera de Los Cármenes.

Con la salida del vicepresidente Kangning Wang, Macanás se ha convertido momentáneamente en la persona más representativa del club tras el presidente John Jiang, si bien el mandatario chino tendrá que hacer como poco un nombramiento en la próxima junta general de accionistas que se celebrará la semana que viene. Pero Macanás no ejerce su cargo desde la autoridad ni entrando en terrenos de gestión que competen más a la estructura que hay en las oficinas. Él abre puertas, junta manos, escucha a todos y anima desde ese porte optimista que le caracteriza y que aporta un granito de arena más a la benigna situación de la escuadra.

Hay muchas personas que desde la discreción aportan en esto. En el partido de Málaga se vio el rol motivador de uno de los ayudantes de Diego, el granadino David Tenorio. También el papel que ejerce el capitán Alberto Martín, pese a participar poco sobre el césped. Como él, otros componentes veteranos que saben que para continuar esta trayectoria hay que mantener al grupo unido. Ocurre pese a que algunos del núcleo duro todavía no han resuelto la situación de sus contratos, que expiran en junio. El propio Alberto Martín, Víctor Díaz, Quini o Álex Martínez están bajo esta circunstancia. Germán, si sigue así, podrá acogerse a una renovación pactada por partidos disputados.

El Nástic, también con lío

El Reus no es el único conjunto de Segunda con gravísimos problemas económicos, que incluso podrían desembocar en su salida de la competición si no hay una solución que altere los planes de los futbolistas, quienes no aceptan el acuerdo de pago alcanzado con LaLiga. Su vecino, el Nástic de Tarragona, también tiene nóminas pendientes. Antes del partido del Granada se les adeudaba mes y medio de sueldo. En el Córdoba tampoco está siendo fácil sobrellevar estos rigores y esto genera una situación preocupante. Si los jugadores del Reus acaban liberándose habrá varias escuadras que podrían 'pescar'. Los rojiblancos, de momento, sólo observan.

 

Fotos

Vídeos