Recreativo-At. Malagueño

Muchas ganas pero nada de acierto

Fran Serrano corta un balón con decisión. //PV/GCF
Fran Serrano corta un balón con decisión. / /PV/GCF

Recreativo y Malagueño empatan en un duelo en el que evidenciaron sus problemas con el gol y en el que los malaguistas fallaron un penalti

ANTONIO NAVARRO GRANADA

La clasificación no engaña. Si Recreativo Granada y Atlético Malagueño conviven en la zona baja de la tabla es porque su relación con el gol es muy mala. A los jóvenes talentos del equipo granadino y del filial malagueño se les apaga la luz dentro del área, en el lugar donde más beneficioso sería dar en la diana para escapar de las tinieblas.

En la mañana de ayer ambos protagonizaron un partido entretenido, con mucho frenesí pero sin ningún tanto. Al Atlético Malagueño le acabó dando más sensación de vértigo que el encuentro acabase como empezó porque para salir del último puesto de la clasificación no se puede perdonar lo que los malaguistas perdonaron en la Ciudad Deportiva, donde incluso fallaron un lanzamiento de penalti. Al Recreativo Granada al menos le queda el consuelo de que ya lleva dos partidos seguidos sin perder –los dos los ha empatado a cero- y que, con estos resultados y gracias a su sorprendente inicio de Liga, ya le tiene el gol 'average' ganado tanto al Almería B como al Atlético Malagueño.

0 Recreativo Granada

Lejárraga, Garrido, Héctor, Fran Serrano, Paco Torres (Adri Rivas, m.71), Neva, Yael, Andrés García, Caio (Viedma, m.61), Juancho y Ontiveros (Rubén Sánchez, m.80).

0 Atlético Malagueño

Samu, Robles, Alberto, Chica, Juande, Lolo, Hicham, Ian Soler, David Grande, Ramos (Rubén, m.84) y Xiscu (Iván, m.65).

Martínez Montalbán (colegio murciano). Amonestó a los locales Caio, Garrido y Paco Torres así como a los visitantes Ian Soler e Hicham.
Partido de Liga disputado en la Ciudad Deportiva del Granada ante algo más de 300 espectadores.

A pesar de que al filial granadinista se le nota en la mirada su desgaste psicológico y que los futbolistas rojiblancos están bastante rígidos y apesadumbrados tras ocho partidos sin ganar, la movilidad de Juancho en la mediapunta animó a un equipo que necesita liberarse cuanto antes de sus dos malas rachas: la de resultados y la de goles (solo ha marcado uno en las siete últimas jornadas). El atacante colombiano fue el primero en crear peligro al controlar a la perfección un balón en las inmediaciones del área contraria, buscar el disparo con rosca y acabar lamentando que el esférico saliese alto por muy poco. Los granadinos tuvieron mayor posesión del balón durante los primeros cuarenta y cinco minutos, pero ni les faltó control de juego ni les faltó intensidad. Solo les faltó chutar entre los tres palos para poder anotar un gol.

El Atlético Malagueño, con menos esfuerzo, tuvo un par de acercamientos que cerca estuvieron de convertirse en el 0-1: un violento disparo de Xiscu desde la frontal del área que atrapó bien el guardameta Lejárraga (m.17) y un centrochut de David Grande que se envenenó en el aire y que Lejárraga tuvo que desviar a córner como buenamente pudo (m.34).

El Recreativo tocaba y tocaba y en la última acción de la primera mitad a punto estuvo de conseguir el premio que tanto ansiaba. Un centro al área desde la banda derecha fue cabeceado por Ontiveros en la dirección en la que se encontraba su compañero Juancho, que recogió la bola dentro del área y su disparo –que era medio gol– acabó siendo salvado bajo palos por un defensa malaguista. Juancho fue sin duda el atacante del Granada que más peligro creó en un duelo en el que Ontiveros y Rubén Sánchez (que solo jugó en el segundo tiempo) entraron poco en contacto con la pelota. Precisamente en el segundo acto del partido el Atlético Malagueño disfrutó de un penalti que Caio cometió sobre Hicham, pero Chica falló desde los once metros y estrelló el esférico en el larguero. Fue la mejor ocasión de unos 45 minutos en los que hubo demasiado respeto, pocas ocasiones locales (un disparo lejano de Andrés García y poco más) y una jugada peligrosísima de Rubén en el 93 de partido que concluyó con un disparo raso que obligó a Lejárraga a intervenir para salvar a su equipo.

En el inicio del segundo tiempo el Atlético Malagueño disfrutó de la ocasión más clara del encuentro: un lanzamiento de penalti que Chica estrelló en el larguero. Los minutos fueron pasando y ninguno de los dos equipos quiso arriesgar demasiado por temor a perder el punto que ya tenían amarrado.

Habrá ampliación.

 

Fotos

Vídeos