Granada CF

La falta de goleadores explica la sequía

Adrián Ramos se ha visto sometido a marcajes muy pegajosos y no ve puerta con claridad. /RAMÓN L. PÉREZ
Adrián Ramos se ha visto sometido a marcajes muy pegajosos y no ve puerta con claridad. / RAMÓN L. PÉREZ

Los atacantes de la pasada campaña sumaron 37 goles y los de la plantilla actual no llegaron a 20

ANTONIO NAVARROGRANADA

Es rara la temporada en la que un equipo comienza La Liga manteniendo en su plantilla futbolistas con un número de goles exacto al de la temporada anterior. Diversos factores como los cambios de categoría o de presupuesto influyen de manera determinante en las reestructuraciones de las plantillas, a priori mejores o peores que las del curso anterior, algo que tendrán que demostrar durante los nueve meses que dura la competición.

En el caso del Granada el presupuesto es inferior al de la temporada pasada, el discurso es más modesto y las cifras goleadoras de sus jugadores a día de hoy también están lejos de las que acumularon sus futbolistas del año pasado. La salida de Joselu en teoría deberá ayudar a que el club rojiblanco pueda reforzarse con jugadores de ataque como un mediapunta o un extremo derecho que la pasada campaña sí tenía pero de los que carece en este momento.

En la defensa las diferencias respecto al Granada de la 2017/18 son mínimas. Pablo Vázquez marcó tres goles en Segunda B mientras que Saunier solo celebró uno en Segunda. Ni Chico Flores ni Iriondo marcaron, igual que tampoco lo hicieron José Antonio Martínez o Adri. Ahora bien, en el centro del campo y en las bandas sí que existe un agujero en el apartado goleador en comparación con los números acumulados por el Granada del curso anterior, un equipo que casi siempre estuvo en la zona alta de la tabla, pero que se desinfló al acumular varios resultados negativos en el tramo final, el que sin duda marca el éxito o el fracaso de una temporada futbolística.

Los números de Alberto Martín, Baena y Montoro tienen una importancia secundaria porque todos ellos continúan esta temporada pero mientras que Kunde fue un jugador que se incorporó con descaro al ataque y marcó cinco goles, Nico Aguirre es un perfil de jugador más defensivo y la pasada campaña no celebró ningún tanto con el Chonqing Lifan. El caso de José González es diferente porque el mediocampista sí que marcó cuatro goles con el filial rojiblanco en Segunda B, pero esta cifra se explica porque el de Puente Genil era el especialista del equipo desde el punto de penalti (tres de sus cuatro goles fueron marcados desde los once metros). Eso sí, su evolución fue muy positiva y es un jugador al que aún se le percibe margen de mejora.

Ahora bien, la gran diferencia entre uno y otro Granada se percibe en la zona de ataque. Los jugadores que han abandonado el equipo marcaron 39 goles como rojiblancos: Machís firmó la mayor parte (14) y el resto se los repartieron Joselu (9), Pedro (7), Espinosa (2), Sergio Peña (1), Rey Manaj (1) y el citado Pierre Kunde (5). De los 'nuevos' solo Rodri (autor de 11 goles) superó la barrera de los cinco porque los demás no estuvieron inspirados de cara a la portería contraria: José González (4), Fede Vico (3), Álvaro Vadillo (0) y Nico Aguirre (0). La cifra total es de 17, que serán 20 si Juancho se queda en el primer equipo y se le contabilizan los tres tantos que anotó el año pasado con el 'B'.

Continuando el análisis por posiciones este dato goleador es tan sumamente inferior al de esta temporada por la diferencia existente entre los hombres de banda de uno y otro curso. En la banda derecha el anterior Granada tuvo a Pedro (7 goles) y a Puertas y Agra (0) mientras que en la temporada actual sigue Puertas -negado ante el gol- y falta un fichaje por llegar. En la izquierda jugó Machís siempre que pudo (14 tantos) porque el rendimiento de jugadores como Hjulsager o Licá (0 goles) dejó mucho que desear. En esta posición esta campaña está Vadillo, que no marcó goles en un curso 2017/18 en el que estuvo eclipsado en el Huesca por compañeros que dieron un nivel mucho mayor del esperado y que además se aprovecharon de que el hoy extremo del Granada no tuvo fortuna con las lesiones. Fede Vico (3 goles) también puede jugar en esta posición al igual que Pozo, futbolista al que el Granada pretende pero cuya llegada aún no está resuelta al cien por cien.

En la mediapunta del equipo estuvieron Espinosa (2 goles) y Sergio Peña (1), pero esta posición también está vacante en el Granada actual y al menos un refuerzo debe llegar para que no toda la responsabilidad de conectar con el delantero caiga en los pies de Fede Vico y Antonio Puertas, dos hombres de banda que también pueden jugar ahí pero a los que dar esa tarea podría ser una decisión muy arriesgada. Pozo también puede jugar en esta posición pero el problema es el mismo de antes: el canterano del Sevilla aún no es jugador del Granada, aunque esté cerca de llegar al club.

La delantera

Adrián Ramos va a continuar en el equipo y el deseo de todo el granadinismo es que ofrezca una mejor versión que la de la temporada pasada, en la que sus cuatro tantos supieron a poco. El delantero cafetero deberá tener buena suerte con las lesiones y, por supuesto, recibir balones de esos jugadores de ataque que aún están por llegar. No se puede imaginar un escenario en el que el punta colombiano salga triunfador mientras persistan los problemas que el equipo demostró en el último duelo amistoso ante el Málaga, en el que los balones que llegaron al área en buenas condiciones para ser rematados a puerta fueron muy escasos. Joselu, que firmó nueve goles, ha sido traspasado al Oviedo pero a la entidad rojiblanca ha llegado Rodri, que firmó 11 dianas en el ejercicio anterior. El puesto de tercer delantero, que el año pasado fue para Rey Manaj, genera incertidumbre en el aficionado y dentro del propio club. Esta posición no es prioritaria porque faltan, como mínimo, dos jugadores de ataque más. Además, al Granada también pertenecen dos delanteros interesantes como son Juancho y Rubén Sánchez. El handicap del primero, que lleva trabajando con el primer equipo desde que comenzó la pretemporada, es que la pasada campaña jugó pegado a banda. No es un 'nueve' puro aunque pueda actuar en esta demarcación y fuera un fijo para Pedro Morilla en las alineaciones del hasta ahora último Granada B de la historia. A Rubén se le podrá ver y juzgar cuando se recupere de la lesión de rodilla que le tiene fuera de los terrenos de juego desde el pasado mes de enero.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos