La crónica

Un esfuerzo titánico lleva al Granada a firmar una honorable victoria en La Rosaleda

Resumen del partido. / VÍDEO: LALIGA 123 FOTO: FERMÍN RODRÍGUEZ

Un gol de Montoro en los primeros compases del segundo tiempo fue suficiente para que los de Diego Martínez sumaran los tres puntos en juego

ANTONIO NAVARRO GRANADA

Puntuar esta temporada en el estadio La Rosaleda se había convertido en una proeza similar a conseguir la piedra filosofal o reunir las siete bolas de dragón. Todos los equipos que habían visitado al Málaga hasta este 1 de diciembre habían vuelto a sus respectivas ciudades con una derrota a cuestas, pero el Granada tiró de orden y sacó un sobresaliente en oficio, por lo que se adjudicó el derbi regional ante el vecino malagueño y, al menos este sábado previo a las elecciones, vuelve a dormir a pierna tendida en la zona de ascenso directo.

Los primeros minutos fueron un claro ejemplo de lo que iba a verse durante el resto del encuentro. Mucho orden, mucha disciplina defensiva y nada de conceder regalos. Decía David Lombán en una entrevista concedida a este periódico que la clave del encuentro estaría en la intensidad que Málaga y Granada mostraran sobre el terreno de juego y los granadinos no quisieron perder por eso. Antes de que llegaran las ocasiones de gol Álex Martínez se lesionó y tuvo que dejar su lugar a Quini, que lo reemplazó con nota. El jugador cuya participación estuvo en duda durante gran parte de la semana al final pudo jugar al no ser sancionado por el Comité de Competición, pero solo lo hizo 16 minutos.

Jack Harper dio nuevas muestras de su calidad y completó una pared con Ontiveros que este último no supo finalizar, pues se durmió en el uno contra uno ante Rui Silva (m.22) y Víctor Díaz llegó a tiempo al área para apagar el fuego. La respuesta granadinista no se hizo esperar y Adrián Ramos puso a prueba a Munir con un disparo desde la frontal que el meta blanquiazul despejó con acierto a córner (m.25). Los instantes finales del primer acto fueron igual que los primeros: mucha concentración y ningún regalo al rival, por lo que las ocasiones de gol brillaron por su ausencia.

0 Málaga

Munir; Cifu (Haksabanovic, m.81), Diego González, Pau Torres, Ricca; Juanpi (Renato Santos, m.61), N' Diaye, Lacen, Ontiveros (Dani Pacheco,m. 46); Jack Harper y Gustavo Blanco.

1 Granada

Rui Silva; Víctor Díaz, Germán, Martínez, Álex Martínez (Quini, m.16); Fede San Emeterio, Montoro, Vadillo, Pozo, Fede Vico (Puertas, m.64); y Adrián Ramos (Nico Aguirre, m.82).

gol
0-1, m.54: Montoro.
árbitro
Soto Grado (colegio castellano-manchego). Amonestó a los locales Diego González y Haksabanovic así como a los visitantes Montoro y Rui Silva.
incidencias
Partido de liga disputado en el estadio La Rosaleda ante 22.988 espectadores (cifra oficial). Alrededor de 1500 de estos espectadores eran seguidores del Granada.

La segunda mitad no pudo empezar mejor para los intereses del Granada. En un lanzamiento de esquina que despejó la defensa malaguista, el rechace cayó en Montoro, que chutó a la primera desde la frontal del área. El balón entró en la portería local con la involuntaria ayuda de Lacen, que tocó la bola y despistó a su portero (0-1). El Málaga intentó lanzar una ofensiva que neutralizara el tanto del mediocampista valenciano, pero el trabajo defensivo del Granada fue impecable. Un buen disparo de Jack Harper que atrapó bien Rui Silva (m.65) y un remate alto de N´Diaye pocos segundos después fueron las oportunidades más claras para un Málaga que vio cómo el reloj seguía contando sin que el marcador se alterase. El esfuerzo defensivo realizado por jugadores como Adrián Ramos, Antonio Puertas o Alejandro Pozo ya de por sí habría sido un buen premio para el millar de granadinistas desplazados hasta el estadio La Rosaleda, pero el conservar la victoria y el saborear tres puntos más que hacen que su equipo supere la barrera psicológica de los 30 es un regalo que entraba en pocas quinielas.

 

Fotos

Vídeos